Sudamericana: Estudiantes le ganó por penales a Peñarol y avanzó a cuartos | Randazzo desafió a Scioli a las PASO del FPV | Eseverri: “Los municipios somos la rueda de auxilio del Gobierno de la Provincia” | Hallan en San Juan un área con fósiles desconocidos de 200 millones de años | La Corte de Apelaciones de Nueva York habilita a terceras partes a demandar al BONY y desmintió una apelación argentina contra el bloqueo de fondos | Realizaron la “Marcha de la Gorra”, de Capital a La Plata, para denunciar violencia institucional | Vanoli recibirá a directivos de CAME en el inicio de una ronda de consultas con pymes | Tras el amparo, la justicia porteña ordena al Ejecutivo local a presentar la documentación por la construcción del Metrobus Norte |
 
00:58 | 25 FEB
Reducir TipografiaAmpliar TipografiaEnviar nota por EmailImprimir Nota

Tatuajes: la marca de la historia

Por: Lic. Malena Avila / Para Impulso Baires

 El tatuaje es el arte más complejo, ¿sabés por qué?, porque no tenemos margen de error. Así definió su profesión Juan Manuel, tatuador platense desde hace 14 años; y enseguida ejemplificó su concepto para que no quedaran dudas: - Un pintor pinta un cuadro, no le gusta, lo tira y lo hace de nuevo, nosotros no podemos tener esa alternativa si nos equivocamos. 
De esta definición,  en el intento de sentar posiciones que no encuentran eco en la sociedad, lo que queda resonando en el aire, buscando fundamentos fuertes para confrontar a cualquiera que quiera negarlo, es la palabra arte: ¿es un arte el tatuaje?, ¿quién se anima a confrontarlo?

Cuestión de conceptosLa indecisión sobrevuela la mente de los que buscan una respuesta, porque para muchos, el tatuaje está signado por una moda juvenil sinónimo de rebeldía. Pero esta práctica de marcar el cuerpo es tan antigua  que hasta muchos afirman que su origen se remonta a tiempos antes de Cristo. Y al pasar del tiempo, cada civilización, cada cultura mantuvo vivo este arte que hoy se resignifica para quedar sellado en los cuerpos del siglo XXI.
El  cambio de sentido del "hacer" del tatuaje, es reconocido por estos artistas. Roza la obviedad reconocer que la masividad y la popularidad actual de las figuras en el cuerpo son causa de una moda que se afianza cada vez más. Pero no por ello es loable desconocer su origen y significado cultural. Al igual que la contradicción entre arte y moda que rodea al tatuaje, la dialéctica también se presenta en lo relativo a significados y los porqué de tatuarse: para muchos es signo y discurso del cuerpo, para otros simple adorno y ornamento.
Reconociendo esta relación polarizada, los tatuadores, explican que hay dos grandes grupos dentro de sus clientes, "en general los chicos que se quieren tatuar que tienen entre 14 y 20 años lo hacen por una cuestión de moda; pero de veinte para arriba, aparece la cuestión del arte en sí y el gusto por él". 

Historia marcada
A lo largo de la historia, y casi tan viejo como ella, el tatuaje estuvo ligado a prácticas sociales concretas y fueron utilizados con diversos significados. La intención de marcar el cuerpo, identificar roles dentro de las sociedades y diferenciarse, fue el eje constante que mantuvo vivo al tatuaje.
Antes de la utilización de pigmentos, para pintar los dibujos sobre la piel, las tribus africanas realizaban la escarificación o escoriación, que consistía en realizar pequeños tajos en la piel que luego eran rellenados con arcilla, jugos de plantas o cal. Esta técnica, a diferencia del tatuaje, utilizaba el relieve como parte de sus dibujos y no eran coloridos.
La técnica de la pigmentación de la piel a partir de la perforación, se remonta al antiguo Egipto, donde tatuaban a los difuntos para que lleven su marca a otras vidas. Estos descubrimientos, aparecen en las momias halladas, y se puede saber que eran utilizados por la gente de alta posición social, porque sólo ellos eras momificados. En la Grecia clásica, si bien utilizaban estas marcas para identificar a prisioneros y esclavos, los tatuajes estaban en los cuerpos de gobernantes y hombres importantes: los sacerdotes un sol en el muslo, los arquitectos un triángulo en el brazo izquierdo, y los intérpretes un loro en el pecho.
En Roma, se marcaban esclavos en las sienes o frente y los soldados grababan en el dorso de su mano el nombre de su general o un gavilán que simbolizaba su pertenencia al ejército.
Con la consolidación de la Iglesia, el tatuaje fue prohibido porque se instituyó la idea del cuidado y pureza del cuerpo, perfecta creación de Dios.
En las tribus americanas, el tatuaje estaba difundido y se marcaban símbolos con los que identificaban a sus dioses. Pero la colonización, que arrasó sobre las tribus nativas y con muchas de sus prácticas, dejó casi enterrado al tatuaje. Entre estas culturas, el tatuaje, estaba relacionado con lo religioso y lo mítico; y cuanta la historia, que en muchos casos era utilizado como terapia: a aquellos que sufrían dolores de cabeza o de muela, se les tatuaba las sienes, la frente y las mejillas como forma de exorcizar los demonios, que creían, causaban los dolores.
Los tatuadores respetan a estos personajes que se marcaban el 60 o 70 por ciento del cuerpo, quienes, al hacerse los dibujos con una técnica casera debían practicar el autocontrol del cuerpo para someterse a ese sufrimiento.

La importación del tatuaje
En tiempos más cercanos, los que popularizaron el tatuaje en Occidente, fueron los hombres de mar: balleneros, piratas, desertores y aventureros que tan solo estaban aferrados a su cuerpo y alma. Como un talismán, prueba de hombría o sello de alguna historia vivida, cada tatuaje de un marino connotaba una serie de experiencias que sólo su cuerpo podía relatar. Estos hombres fueron dejando la marca del tatuaje en América y al pasar del tiempo, los tatuajes fueron adquiriendo nuevos mecanismos, técnicas y significados en las distintas sociedades. Ya en el siglo veinte, el período de guerras y entreguerras favoreció a la popularización del tatuaje que adquirió significado patriótico y nacionalista. También las pandillas y los grupos de rock alentaron la moda del tatuaje y aportaron a su masificación: "En este siglo, cada década tuvo su estética propia, la rebeldía adolescente de los cincuenta, el inconformismo político y militante de los sesenta, la dureza, amargura y el disco de los eclécticos setenta, la frivolidad de los ochenta y los mixtos noventa ", relata el libro llamado El libro del tatuaje.

Generación X
Actualmente, la práctica del tatuaje, está conectada con una idea de rebeldía. Sin embargo, también subyace la sensación de identificación o pertenencia a un grupo determinado que permite, en general a los jóvenes, sentirse parte de una tribu urbana a la que pertenecen o con la cual se identifican. En este sentido, explica Juan Manuel, están de moda las estrellas negras que se hacen todos los integrantes de un grupo (de amigas por ejemplo), las fotos o retratos. 
Los lugares de tatuajes suelen estar todos juntos en alguna galería. Desde la vereda se escucha una canción de alguna banda que pocos se atreven a tararear. En Capital Federal la Bond Street marca, por su popularidad, el lugar de los tatuajes, el bodypiercing (aros en el cuerpo) y otras yerbas. En La Plata, el subsuelo de galería San Martín es el lugar indicado para quién quiera sellar su cuerpo con algún dibujo. La identificación, que remite a grupos de personas signadas por algún gusto en común, se observa en estos lugares. Como las confiterías del centro para los empresarios, son estas galerías para los jóvenes de 15 a 18 años donde se sientan en las escaleras o en el piso y se pasan horas entre ellos, cada uno con sus respectivos tatuajes y aros.

Cuestión de leyes En relación con el tiempo de existencia del tatuaje, su aceptación y legalidad es reciente. Tal vez por ello no existe en el país ningún reglamentación para la práctica de este arte que, no hace más de dos décadas estaba prohibido en Nueva York, hoy la capital del tatuaje. A pesar de la masividad que tiene y la popularidad, el tema de la reglamentación preocupa a los tatuadores, y al mismo tiempo se convierte en una desventaja para aquel que se quiera tatuar, porque no existe nadie que pueda verificar las condiciones de los locales donde se tatúa, en términos de higiene, esterilización, normas para menores de edad, entre otras cuestiones que harían más confiable para el cliente, el hecho de tatuarse. Esta falta de control y al mismo tiempo de reconocimiento por parte del Estado, está relacionado con la falta de aceptación a la que aún está sometido el tatuaje, sobre todo entre la gente grande. Juan Manuel, reconoce que "la sociedad todavía está medio reacia porque el tatuaje siempre estuvo vinculado a las cárceles, la droga y gente de mal pasar"; y la falta de regulación profundiza la falta de confianza y aceptación, llegando en algunos casos a la discriminación de que lleva tatuajes.
Sin embargo, sabiendo cómo elegir el lugar donde tatuarse en cuanto a esterilización de los elementos, y qué dibujarse, pensando que es algo que acompañará al cuerpo toda la vida, no hay peligros que recorran este arte. Sí hay lugares en los que es más doloroso, pero también hay muchas personas que no han sentido dolor, lo mejor es desterrar el mito del sufrimiento y entender que el dolor es subjetivo y depende de la persona.  Así es que si las ganas están, está elegido el motivo y verificadas las condiciones, adelante...

Consejos después de tatuarse

" Hay que curar el Tattoo tres veces al día durante al menos una semana.
" Limpiarse al zona con toallas húmedas
" Aplicarse vaselina
" Se tapará con una gasa limpia
" no tomar sol ni rayos UVA hasta dos meses después de haberse tatuado
" No hay problemas para ducharse pero no hay que frotar la zona
" Pasada la semana deberá aplicar en el tatu crema hidratante o aceite corporal durante un mes para evitar que se deshidrate o se pele.


Estilos al momento de elegir tu tatuaje
Tribales: basados en los diseños originales, esquemáticos y simbólicos de la provenientes de las islas del Pacífico, principalmente de la tradición maorí en Nueva Zelanda. Consisten en formas llenas, sin sombreado, de color negro.
Tradicionales o americanos: pequeños dibujos con contorno negro (corazones, anclas, delfines)
Orientales: diseños coloridos, basados en símbolos religiosos y mitos orientales. Figuras de dragones, fénix, héroes con olas y vientos.
Realistas: imágenes que pretenden calidad fotográfica, como retratos.
Biomecánicos: proviene de la cultura cyberpunk, la literatur psicodélica y la ciencia ficción. Parte del cuerpo mecánicas  componentes electrónicos o robóticos. 
Maquillaje permanente: delineados de ojos, labios, lunares falsos, etc.

 



 

 

Enviar nota por Email
Tu Nombre:
Tu Email:
Email Amigo/a:
 

Subir | Atras | Home

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
Diseño y Desarrollo por DreamDesigners