jueves 18 de octubre de 2018 - Edición Nº938
Impulsobaires. "Donde se informan los que te informan" » Sociedad » 10 oct 2018

Irlanda del Norte

La Corte británica falla a favor de pasteleros en litigio por una torta para boda gay

La Corte Suprema británica falló hoy a favor de los dueños de una pastelería de Irlanda del Norte que se negaron a decorar una torta con la leyenda "Apoya el matrimonio gay" para el casamiento de una pareja homosexual con el argumento de que el eslogan era contrario a sus convicciones.


Por:
Redacción

La polémica comenzó en 2014 cuando Gareth Lee, uno de los cónyuges y conocido militante de los derechos LGBT, denunció por "discriminación" a Daniel y Amy McArthur, una pareja de jóvenes católicos practicantes, dueños de Ashers Bakery, según reportó la agencia Ansa.
Ante la negativa de los pasteleros a realizar la torta el recurso fue presentado ante el organismo político Comisión de Igualdad de Belfast, que tomó las razones de los demandantes, y el caso escaló hasta las máximas instancias judiciales.
La presidenta de la Corte británica, Brenda Hale, observó en la sentencia que los pasteleros habrían sido censurables si se hubieran negado desde el inicio a hacer una torta a la pareja gay o a cualquier otro por cuestiones de identidad, orientación sexual o política del cliente.
En cambio, los McArthur aceptaron el encargo sabiendo que era para una unión entre homosexuales, pero desistieron cuando Lee adjuntó el pedido de dibujar el eslogan "contrario a sus convicciones", por lo que Hale tuvo en cuenta el derecho a la libertad de conciencia.
La polémica no se cierra aún: "Hemos servido al señor Lee en el pasado y estamos listos para hacerlo ahora", dijeron fuera de la Corte los pasteleros, reivindicando solo la defensa de un "principio".
Algunos comentaristas expusieron dudas sobre las consecuencias de que se extienda la objeción de conciencia a otro espectro del mundo comercial.
Lee dijo estar "desilusionado", al igual que John O'Doherty, líder de una de las principales asociaciones LGBT de Irlanda del Norte.
"Para mí hubo violación contractual y fue de hecho una discriminación que no puede encontrar justificaciones en pretendidas cláusulas de conciencia", afirmó O'Doherty.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS