sábado 21 de septiembre de 2019 - Edición Nº1276
Impulsobaires » Politica » 28 sep 2018

Anticipo

La Iglesia de Rosario reclama más seguridad en los barrios ante el avance narco

El arzobispo de Rosario, Monseñor Eduardo Martín, reclamó a las autoridades mayor “seguridad” en los barrios periféricos de la ciudad de Rosario tomado por narcos y condenó los hechos de “violencia que a diario viven los pobladores que hace mucho no tienen paz”.


Por: Redacción

 “Las autoridades son constituidas para que den paz a la población y ciertamente nuestros barrios hace mucho que no tienen paz”, aseguró anoche el Arzobispo de Rosario, Eduardo Martín en la homilía de una misa solidaria “por la paz” que fue celebrada en la parroquia Maria Reina, que el domingo último fue blanco de un ataque a balazos perpetrado, presuntamente por miembros de bandas delictivas que operan en la zona.
“En nuestra ciudad día por medio tenemos un muerto por la violencia, armas desparramadas por todos lados y dinero negro que corre a raudales”, graficó el prelado sobre la realidad que se vive en los barrios y en particular donde se encuentra ubicada la parroquia que fue centro de un tiroteo que alcanzó también la fachada del colegio Paulo VI que funciona al frente, sobre la calle México al 1000 del barrio Larrea.
Al condenar la violencia ejercida contra la iglesia y ante una masiva misa de vecinos que concurrieron a la ceremonia en “solidaridad” con el cura del barrio, Juan Pablo Núñez que denunció los hechos, el máximo representante de los católicos en Rosario, aseguró “que nadie puede mirar para otro lado”.
“La seguridad no esta en manos ni del obispo, ni del cura, ni de nosotros, sino de las autoridades. Por eso es que humilde y firmemente reclamamos a las autoridades, no desde la oposición política, no desde un proyecto político, sino desde la iglesia, como pastores, como quien mira el bien del pueblo. Entonces la necesidad de que la clase dirigente ponga el ojo en esta cuestión y no que sea algo superficial mientras pasa esta tormenta y se siga traficando, se siga repartiendo armas, se siga matando gente”, reclamó el Prelado.
En esa línea, Monseñor Martín consideró desde el púlpito, “que lo que necesitan los barrios es paz y tranquilidad”.
“Lo que quiere la gente, lo que queremos es poder vivir tranquilos, trabajar, estudiar, poder salir a la calle, tomar mates, poder salir a visitar a los vecinos, ir a compran pan; la vida sencilla de cada día”, remarcó el Arzobispo en su homilía.
En la vereda de la parroquia María Reina, se encontraban apostados varios móviles de Gendarmería Nacional que custodiaron a los vecinos que concurrieron en forma masiva para apoyar la misión del cura del barrio.
La misa fue convocada y celebrada por el Arzobispo y concelebrada por una docena de curas que trabajan en los barrios más violentos de Rosario.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS