lunes 30 de noviembre de 2020 - Edición Nº1712
Impulsobaires » Sociedad » 19 nov 2020

Datos útiles

¿Cómo prevenir cáncer de piel en épocas de pandemia mediante autocuidado?

“Te damos las claves para protegerte del daño solar” es el lema con el que este año la Sociedad Argentina de Dermatología busca alentar el autoexamen y la consulta médica con especialistas para detectar y prevenir el cáncer de piel.


Por: Redacción

Hace más de dos décadas, la Sociedad Argentina de Dermatología realiza su campaña anual de prevención de cáncer de piel, que se llevará adelante durante todo el mes de noviembre, alentando la consulta médica y el chequeo gratuito en hospitales públicos de todo el país. Sin embargo, la pandemia de COVID 19 obligó a modificar la modalidad de la campaña del 2020. Es por esto que este año el autoexamen y la consulta temprana (bajo normas y protocolos estrictos por el COVID) son las estrategias más importantes para poner en práctica, antes del verano.

Impulso Baires habló con la doctora Ana Clara Acosta, Matrícula Profesional 107.559, y sobre la situación actual en épocas de coronavirus en relación con las tradicionales campañas anuales, dijo: “con la pandemia se modificaron muchas cuestiones, nosotros con las campañas impulsábamos las consultas de los pacientes la tercer semana de noviembre, pero por una cuestión de médicos y pacientes y los riesgos que esto implica y  además cuando empezamos a organizarla, en abril y mayo, no sabíamos lo que iba a pasar en esta época decidimos no hacer tanto lo presencial pero sí estimular la prevención, y si bien las lesiones de piel y puntualmente el cáncer de piel que es lo que uno intenta prevenir es difícil de hacerlo de manera virtual uno lo que puede hacer es autocontrol, aprender a mirarnos la piel, a conocer las cosas que tenemos, lo que va apareciendo  y lo que tenemos cómo va modificándose o no”.

Una forma simple para prestar atención

Al preguntarse sobre conceptos básicos en los que una persona puede ayudarse en la prevención, dijo: “nosotros resaltamos mucho el control de lunares con algo muy básico que se llama A, B, C, D y algunos le agregan la E y también está bien. La A significa simetría, si tenemos una lesión por ejemplo un botón y si yo lo divido la idea es que sea una lesión simétrica o sea que un lado sea igual al otro; la B es la de los bordes y que sean regulares, prolijitos y sin ninguna cosa rara; la C es de colores, si la lesión en benigna por lo general tiene uno o como mucho dos colores; la D es del  tamaño, y se supone que todo lo que tenga menos de seis milímetros es benigno; y la E, que es lo que yo agregué, es evolución y quiere decir que una persona puede ir notando que en el tiempo la lesión va cambiando. Si ocurre una lesión asimétrica, con bordes irregulares, de varios colores y que evolucionó o tuvo algún cambio es sospecha de malignidad. Eso es para lo que es pigmentado, y para lo que no es pigmentado hay que tener presente una lesión nueva, una cascarita que no cura, que todo el tiempo la tengo y que fui a la farmacia y me dieron alguna crema para curarla y pasa uno o dos meses y no pasa eso también nos tiene que alarmar”.

Detección temprana

Luego, al ser consultada sobre el momento de localización de posible lesión y su actuación temprana, dijo: “los dermatólogos tenemos varios récords. Uno de ellos es que tenemos la parte más grande del cuerpo y que tenemos los cánceres más frecuentes de todo el organismo. Yo trabajo en el Hospital Ramos Mejía y en el consultorio muchas veces viene un paciente con un tumor o lesión sospechosa en el transcurso de sus controles de por vida le vamos encontrando algunos tumores más y siempre el segundo, tercero o cuarto que encontramos son de mejor pronóstico y eso es porque el paciente se controla, y al hacer prevención uno lo puede pronosticar más chiquito o menos profundo y eso mejora el pronóstico”.

Nuestra acción cultural y el medio ambiente son claves

Acerca de si el medio ambiente es más lesivo últimamente, dijo que “ahí hay varias cosas para pensar. Por un lado, hay una cuestión cultural y por la otra el medio ambiente. Con el tema ambiental vemos que la capa de ozono cada vez tenemos menos y entonces los rayos UVB y UVA que son los dañinos son lo que nos va a lastimar la piel, pero la culpa no es solo del medioambiente porque somos nosotros los que nos exponemos. Por suerte esta cultura del bronceado cada vez se ve menos pero se sigue viendo ahora que están los días lindos y se sale a las plazas gente tirada tomando sol, y la idea es estimular a que deje de pasar eso. De hecho si uno va al dermatólogo va a ver que la mayoría somos blanquitos y si tenemos algún poco de color es porque podemos usar alguna crema que de color así que bienvenidos los autobronceantes”.

Protectores conocidos y seguros

Sobre los protectores que muchas veces se ofrecen en kioscos dijo que “siempre recomendamos comprar protectores de marcas reconocidas. Idealmente tiene que ser un protector de 20 para arriba, pero hay que ve el tipo de piel y lo que hace cada uno. Y también hay que protegerse de otra manera, con ropa, sombreros, anteojos”.

Camas solares

Las camas solares son un problema mayúsculo y por eso preguntamos sobre su potencialidad dañando la piel, y dijo: “son más lesivas que el sol, dicho de una forma muy directa es como si no tuviésemos capa de ozono. De hecho, países como Brasil las prohibieron por ley. Por suerte vemos cada vez menos. Estamos completamente en contra de esa exposición”.

Tumores crecen por falta de consultas presenciales

La doctora Acosta fue muy gráfica para explicar el daño que está haciendo la pandemia al imposibilitar la toma de contacto de pacientes con los dermatólogos: “cirugías programadas para marzo se cancelaron porque al sistema de salud nos reubicaron y hacemos Covid. Esos pacientes los controlamos por teléfono pero es muy triste ver como esos tumores crecían. Tengo un paciente con dos tumores en la cabeza y todavía no tiene turno de cirugía y la pandemia alargó todo. Es todo muy triste, hay pacientes sin control, mucha gente grande porque los pacientes de 70 o 75 de ahora en su juventud no había datos ni protectores y así fueron creciendo los tumores”.

Nuestro pasado habla en el presente

Acerca de la piel y su efecto memoria, dijo: “desde que somos bebés, la primera exposición que uno tiene la piel adquiere memoria, por eso es importante cuidar a los chicos, ponerles protector y cubrirlos con ropa y evitar sol directo para todos a pleno mediodía. Cuando uno ve un cáncer en adultos y se le pregunta si alguna vez tuvo quemaduras la mayoría dice que sí, son esos que  se ponen rojos, que tienen ampollas. Hay que dar el ejemplo con los chicos, no estar tirados tomando sol porque van a tender a hacer lo mismo”.

Recomendaciones para resaltar

Al concluir, dijo: “hay que hacerse autocontrol una vez por mes o cada dos veces, y tener registros de las manchitas o lesiones que tenemos. En las zonas del cuerpo que no tenemos accesos como la espalda pedirle a alguien que lo haga. También recordar que hay zonas como entre los dedos, los genitales por ejemplo que también hay que controlar”.
 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS