martes 20 de abril de 2021 - Edición Nº1853
Impulsobaires » Politica » 24 feb 2021

La mirada de Jorge Joury

Tras la condena al clan Báez hay telegrama para Cristina

Aunque la comparación resulte antojadiza, la condena a Lázaro Báez le quita al Gobierno un poco de presión. Saca de los principales títulos de los diarios al vacunatorio vip. Le acerca a Alberto Fernández un respirador para seguir pergeñando cómo salir del laberinto, si es que se puede salir decorosamente del ridículo en que está envuelta la gestión. Pero, por otro lado, resulta a todas luces un mal augurio para su socia política, Cristina Kirchner. La pena máxima de 12 años que el tribunal dictó sobre Báez, es un telegrama para la vicepresidenta. No solo, porque no hay empresario que haya tenido una relación tan estrecha con Néstor Kirchner como la que tuvo Lázaro, que fue su amigo y socio comercial, ya que Santa Cruz todos saben que tocar a Báez es meterse con los Kirchner. Y es así desde que sus caminos se cruzaron, hace un cuarto de siglo, en Río Gallegos.


Por: Jorge Joury *

Sino, porque el Tribunal Oral Federal 4, por mayoría, vinculó a la vicepresidenta con la génesis del caso. Dejó en claro que sospecha que el dinero lavado vino, al menos en parte, de los presuntos negocios espurios que hizo Báez durante el gobierno de Cristina Kirchner, con contratos de obra pública que le habrían permitido hacer la fortuna de 55 millones de dólares que después lavó. 

Frente a este fallo, hay que poner de manifiesto que nunca antes la justicia argentina había dictado una sentencia semejante, condenando lavado de dinero de la corrupción al más alto nivel.

Frente a este derroche de dinero en un país empobrecido como el nuestro, vale preguntarse con semejante suma cuántas escuelas, hospitales, caminos y viviendas para los más humildes se podían haber construido.

Para los especialistas en derecho penal, el impacto jurídico que tendrá sobre la vicepresidenta esta sentencia todavía se desconoce.Pero se trata, el preludio de la tormenta que puede venir.

Para el caso de que Báez hubiera sido absuelto, el kirchnerismo haría un a fiesta como la prueba de que las investigaciones por corrupción que avanzan contra la expresidenta no son más que una maniobra de lawfare de la que los propios tribunales desconfían. Pero el latigazo hasta sacudió los cimientos del Instituto Patria.

Todavía no se conoce la entretela de  los fundamentos del caso. Cuando se levante ese telón, se confirmará que el tribunal que condenó a Báez vinculó a Cristina Kirchner con el delito precedente de este lavado.

La incógnita era, desde hace semanas, si el tribunal iba a considerar como delito precedente solo el fraude tributario de Austral Construcciones o, también, los hechos de corrupción en la asignación de obra pública que se juzgan en el caso "Vialidad", que tiene a Cristina Kirchner en el banquillo. Por dos votos contra uno, incluyó los dos, según fuentes de Comodoro Py.

Se trata de una causa en la que el juez responsable de la instrucción, Sebastián Casanello, siguió con prolijidad una ruta de cuevas de la city y guaridas off shore por el mundo, y que incautó activos por una cifra récord de 200 millones de dólares.

Otro tema a tener en cuenta, es que la pena más alta después de la de Lázaro fue para su hijo Martín, condenado a 9 años de prisión. En tanto, su hermano Leandro deberá cumplir 5 años de prisión por ser "partícipe necesario" de las maniobras de lavado de activos, mientras que Melina y Luciana Báez fueron condenadas a 3 años de cárcel en suspenso.

Hay que señalar que Lázaro está con prisión domiciliaria desde septiembre pasado, cuando la Cámara Federal de Casación Penal ordenó darle ese beneficio. En cambio su hijo Martín está alojado en la cárcel de Ezeiza desde febrero de 2019 por orden del Tribunal, ante una denuncia por un intento de trasferir cinco millones de dólares cuando estaba inhibido.

El tribunal también condenó al "valijero" platense Leonardo Farina a 5 años de prisión. "La pena fue reducida en tres años por su rol de imputado colaborador", explicó el presidente del TOF 4, Néstor Costabel.

En tanto, el contador Daniel Pérez Gadin y el abogado Jorge Chueco recibieron penas de 8 años de cárcel, mientras que Fabián Rossi recibió 5 años de condena y Federico Elaskar 4 años.

El comentario por estas horas en el ámbito judicial, es que la condena amenaza con destruir definitivamente el pacto de silencio especialmente entre los hijos de Báez, que pese a algunos amagues hasta ahora nunca fueron contra su padre y sus presuntos protectores políticos. El largo brazo de la justicia está llegando al fondo de la olla, pero todavía quedan casilleros para llenar de gran impacto político.

* Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias