lunes 02 de agosto de 2021 - Edición Nº1957
Impulsobaires » Politica » 5 jun 2021

Contrapoder

Los candidatos bonaerenses ranqueados, campaña sin actos y el temor a Randazzo

En las mesas de café de las diagonales platenses, ya comenzó la rosca política y se barajan nombres. A casi dos meses del cierre de listas en la provincia de Buenos Aires, todos los ojos están puestos en los movimientos de piezas de las principales fuerzas. Un dato a tener en cuenta, es que esta vez no habrá actos, ni caravanas multitudinarias. El peronismo se enfrentará en los próximos meses a la que probablemente sea la campaña más inusual desde, por lo menos, 1983.


Por: Jorge Joury *

Todo tiene que ver con que la pandemia condiciona la aglomeración de gente y desde el Gobierno no se expondrán a que cualquier convocatoria que supere los límites que él mismo predispone se convierta en un búmeran. Por lo tanto, habrá más entrevistas y presencia en redes sociales.

En este marco, la gran incógnita para el Gobierno, es qué peso tendría un armado peronista por fuera del oficialismo, como el que pretende encabezar Florencio Randazzo. Comentan en sus cuarteles que el ex ministro está ávido de revancha por el mal resultado que obtuvo en los comicios de 2017, cuando se quedó con las ganas de una banca en el Senado. Aquella vez, paradójicamente su jefe de campaña fue Alberto Fernández

No obstante, al oficialismo lo conforma la existencia de una oposición muy dispersa y "blanda aún para presentar batalla", le reconoció una de las espadas más filosas del peronismo a Impulso Baires

Por ahora y ante la falta de un candidato que entusiasme, la gestión de Axel Kicillof, con la compra de vacunas y la aceleración del operativo para inocular más gente, junto a las obras a inaugurar y mayor ayuda social al conurbano, se convierten en la gran locomotora de Cristina para arrimar votos. Hoy el gobernador es la pieza más empoderada en el andamiaje kirchnerista. Es el ministro de Economía en las sombras del Instituto Patria. Impuso su teoría del congelamiento de precios, dólar y tarifas hasta después de las elecciones. Además mantiene con la rienda corta a Martín Guzmán para que no se les salga del molde. Le dejaron a Basualdo y lo tienen maniatado con teorías propias en el pago de la deuda.

 "Kici", como llaman los pulloveres negros de su gabinete a Kicillof, es el futuro as de espadas de Cristina en la grilla de los posibles presidenciables para el 2023, según sostiene el periodista y escritor Jorge Asís.
Otro dato a tener en cuenta, es que cuanto peor le va al ministro Guzmán en el plano inflacionario, mejor le salen las cuentas fiscales. Está logrando licuar buena parte del gasto público, incluyendo los salarios estatales y las jubilaciones.

Pero viajando hacia al fondo de la olla bonaerense, el Frente de Todos, que encarnó en la última contienda electoral la esperanza de un futuro distinto y más próspero, con asado incluido, hoy como fuerza gobernante tiene la obligación de dar explicaciones. El territorio no se le muestra nada fácil, ya que según detectan los intendentes, los necesitados golpean cada vez más a las puertas de sus comunas. Es por eso que se está estudiando otorgar un nuevo IFE suplementario para tres millones de personas. Cuidado, a más segura emisión, habrá más inflación.Cristina tiene en esa geografía de pobreza y clientelismo, una fuerte base electoral estimada entre el 25 y 27% de adherentes,

Pese a la ayuda social histórica que se distribuye, hoy mucha gente está desencantada, el trabajo brilla por su ausencia, se cayeron las changas y los comedores populares explotan de concurrencia.En lo que tiene que ver cómo jugarán sus fichas Cristina y Sergio Massa para despertar algo de entusiasmo en la tropa, por ahora ambos están sumidos en un llamativo mutismo. El tigrense aún cuenta con un caudal electoral de entre 7 y 8%. Por estas horas, el único que habla es el Presidente, pero no logra convencer ni a los propios y termina alimentando el estómago de la oposición. AF carece de un jefe de ministros hábil y de asesores duchos en lo comunicacional que lo pongan en caja para que no cometa tantos errores garrafales.

Mientras tanto,  Axel Kicillof, acumula poder y se abroquela en la provincia y los militantes observan perplejos, huérfanos de mística y de letra. Hasta quiere avanzar construyendo mini gobernaciones en varios distritos, una inversión multimillonaria e innecesaria para un país que tiene otras urgencias.

Lo que se comenta con fuerza por estas horas es que Cristina y Máximo Kirchner no terminan de encontrar al candidato bonaerense de gran arrastre. Por eso volvieron a subir las acciones del ministro de Seguridad, Sergio Berni, quien aparece en todos los sondeos como el más competitivo y que muestra más nivel de conocimiento por sus incursiones mediáticas.Tampoco se descarta jugar a Daniel Scioli, para conformar a la clase media y darle una cuota de  moderación a la lista.

La búsqueda de posibles jugadores se inició con el perfil camporista de la titular del PAMI, Luana Volnovich y la gerenta general de ANSES, Fernanda Raverta. Además salieron a instalar a la funcionaria del Ministerio de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz.  Pero lo real, es que las tres mujeres no miden bien, tienen bajo nivel de conocimiento y además mala imagen entre quienes afirman saber quiénes son.
En esa dirección, El cristinismo y La Cámpora murmuran en voz baja que lo que se necesita es un cabeza de lista que rompa el techo electoral del voto cautivo que hoy sigue reteniendo el oficialismo. “Necesitamos a alguien que seduzca al votante blando que perdimos desde el 10 de diciembre de 2019”, disparan los voceros gubernamentales, por eso miran hacia Daniel Scioli.En la grilla de candidatos además aparece al Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. También sondean en encuestas a varios ministros, como Daniel Arroyo (Desarrollos Social), Gabriel Katopodis (Obras Públicas) y Jorge Ferraresi (Vivienda). Estos dos suman valor agregado en campañas, ya que han ganado varias elecciones como intendentes de San Martín y Avellaneda.

Pero a tener en cuenta que esta vez en la gran pelea bonaerense por lo menos habrá cinco vertientes donde se derramarán los votos.El Frente de Todos, Juntos por el Cambio, un desprendimiento del peronismo por derecha que encabezará Florencio Randazzo o Emilio Monzó, otra de Guillermo Moreno y la derecha libertaria de José Luis Espert y Javier Milei.

En los datos que analizó la última mesa política de la coalición gobernante no hay muchas sorpresas. Pero la ventaja holgada que tenían hace un mes se va achicando. Los especialistas aseguran que si Juntos por el Cambio va con Diego Santilli a la cabeza, saca cuatro puntos más que si deciden poner como timonel a Jorge Macri.

Lo que hay que señalar, es queJorge Macri, resiste el desembarco de Santilli en provincia y quiere hacer valer su condición de presidente del PRO bonaerense para erigirse como el candidato natural en la provincia.

"Diego Santilli no tiene domicilio en la provincia", disparó el intendente. "No sé por que naturalizamos esta idea de Larreta, que a esta altura me suena a un capricho, de querer cruzar candidatos", dijo Macri en la primera crítica pública directa al jefe de gobierno, el principal promotor de la candidatura de su vicejefe.

No obstante, Santilli almorzó con Emilio Monzó.Ambos coincidieron en la necesidad  de ampliarse y sumar peronistas al espacio, además de que las reglas de juego para las PASO tienen que ser una herramienta central para el futuro de Juntos por el Cambio.

El vicejefe de Gobierno porteño ha ganado mucho protagonismo durante la pandemia y sigue siendo la opción que tiene Rodríguez Larreta si es que como se da por casi seguro que María Eugenia Vidal decide descartar una candidatura bonaerense.

Santilli se apoya en las encuestas donde comentan que, después de Vidal, es quien mejor mide de los dirigentes opositores en la Provincia. En ese contexto, su pase a territorio bonaerense va tomando forma, aunque sus espadas señalaron a ImpulsoBaires que "el colorado no quiere oficializar su candidatura ahora, porque sabe que desde la otra vereda van a salir a pegarle con todo".

El gran enigma es cómo jugará María Eugenia Vidal. La ex gobernadora es la figurita más difícil del álbum. No termina de definir cuál vestido se va a poner en esta elección. Solo reconoció que está dispuesta a “poner el cuerpo”. La Provincia parecía el lugar natural para revalidar la gestión, pero viene dando señales de que prefiere incursionar en Capital. Eso le permitiría anotarse para suceder a Larreta en la Jefatura de Gobierno o incluso posicionarse como presidenciable o integrar la fórmula. En el territorio bonaerense, en cambio, existe el riesgo de exponerse a una nueva derrota y eso sería fatal para su futuro político. La que si va a jugar en Provincia es Lilita Carrió, que ya comenzó a apuntarle con sus cañones a Kicillof.

Mientras tanto, los radicales observan y parecen convidados de piedra en la pelea interna. Maxi Abad asumió el Comité Provincia. Es una joven promesa, está alineado con Vidal y Larreta, pero sin candidatos de peso para ofrecer. Facundo Manes, el siempre bendecido como un faro de pensamiento, se muestra siempre dubitativo, ya que por enésima vez declinó postularse. Era la boina blanca más potente.
Pero la movida que más le sacude los cimientos a la Casa Rosada, es que Randazzo/Monzó ( y Espert/Milei le sacan casi por igual cantidad de votos a las dos coaliciones mayoritarias."Randazzo tiene decidido ser candidato en la Provincia de Buenos Aires. Y hoy hasta acá le saca más votos al gobierno que a la oposición", le dijo a ImpulsoBaires Osvaldo Dameno. Para el dirigente platense, Carlos Fara, el consultor que maneja la imagen del ex ministro del Interior sostiene que: "El voto a Randazzo es el típico voto blando no ideologizado, y puede aspirar al ex votante de Massa. Randazzo tiene un piso del 5% que sacó en 2017 y un techo del 17/28%". Ese escenario es el que entusiasma a Randazzo en esta vuelta, según Dameno, quien es apoderado provincial de SUMAR, una fuerza integrada por Chiche Duhalde y otros conocidos dirigentes peronistas de los denominados históricos, que quieren ponerle freno al kirchnerismo.

También hay acercamientos del randazzismo, además de Roberto Lavagna, con el gobernador Juan Schiaretti, Humberto Tumini y Jorge Ceballos, dirigentes del partido Libres del Sur, que ya están con un pie dentro de su alianza electoral, al igual que Graciela Camaño.

También hay que decir que en el foco de la construcción de esta nueva alternativa se suman el GEN de Margarita Stolbizer, el Socialismo y los sectores del radicalismo que están disconformes con el lugar que tienen en Juntos por el Cambio."Randazzo va a jugar además en provincias clave, como Córdoba y Santa Fe. Nos falta ponerle el nombre al partido e inscribirlo. Me gustaría que se llame SUMAR, pero eso habrá que consensuar", aclaró Osvaldo Dameno.

De a poco los mosaicos se van armando. Pero en este contexto, los políticos deben tomar nota de una encuesta del monitor Nacional de Taquion, Horus, Inclusión y Gestión Federal, que contiene indicadores sociales, políticos y económicos. Allí se determina que la mayoría de los argentinos se encuentran desesperanzados. Sucede que 7 de cada 10 consideró que está peor que hace un año y, a su vez, ve con poco optimismo el futuro. Es decir que, la mayor parte de la población cree que “estamos peor que ayer pero mejor que mañana”, resume el informe. El que encuentre un camino de esperanza, será el que se lleve el premio mayor.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias