sábado 27 de noviembre de 2021 - Edición Nº2074
Impulsobaires » Politica » 3 jul 2021

Contrapoder

Con Morales y SuperManes, la UCR saca pecho y hace hace crujir al PRO

En medio de la pelea por liderazgos entre Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta, apareció el radicalismo pidiendo cancha y con jugadores fuertes que le hacen temblar la pera a gran parte de la dirigencia de JxC. Uno de ellos, es Facundo Manes que finalmente será candidato por la UCR, tratando de izar en lo más alto las banderas rojas y blancas. La titular del partido GEN, Margarita Stolbizer, acordó sumarse a su boleta e ir en segundo lugar. Con esta incorporación la UCR presentará una fórmula con la que buscará imponerse en las PASO el próximo 12 de septiembre dentro de Juntos por el Cambio y en las que hasta ahora competirán Diego Santilli y Jorge Macri. También al elenco de Manes está a un paso de sumarse Emilio Monzó.


Por: Jorge Joury

En el entorno del neurocientífico se admitió que la estrategia de campaña será plantear una mirada de “centro popular” tendiente a recuperar el voto radical en los grandes centros urbanos.

Maximiliano Abad, presidente de la UCR bonaerense y jefe del bloque de Juntos por el Cambio en la Legislatura bonaerense, y Gastón Manes, hermano de Facundo, serán dos de los armadores territoriales y animarán la campaña. Tanto le temen a la candidatura de Manes, que ya surgió una campaña sucia. Según se comenta, desde el propio campamento del PRO y la CC, salieron a operarlo con falsas denuncias, para tratar de mancharlo.

Manes se subió al podio de la competencia, tras su viaje a Jujuy con Martín Lousteau y pegarse en la foto triunfalista del gobernador Gerardo Morales. Tal vez fue el anticipo de lo que estaba por venir. De esta manera, la UCR saltó al primer lugar de la escena política y le alteró el pulso a la dirigencia del PRO y la CC, que ya no tendrán vía libre para conformar las futuras listas y deberán dirimir espacios en internas.

El partido de los boinas blancas acaba de cumplir 130 años, posee una gran logística federal con sedes en todas las provincias y por los movimientos estratégicos que se están observando, el objetivo es dejar de ser el furgón de cola y aspirar a convertirse en la locomotora de la coalición Juntos por el Cambio.

Con un Gerardo Morales embalado, después de borrar de la escena cualquier vestigio de Milagro Sala y la Tupac, ahora le pone el aliento en la nuca al PRO. Ni lerdo ni perezoso, ya se declaró candidato a presidente de cara al 2023. Lo declama con cada micrófono que se le cruza y no pierde la oportunidad de diferenciarse del ala dura del PRO, al señalar irónicamente que no están acostumbrados a las internas “como nosotros”.

Y como si fuera poco, propone una vuelta al “centro” luego de lo que entiende fue un equivocado viraje a la derecha. “Juntos por el Cambio'' en los últimos tiempos se ha convertido en una telenovela del PRO y en un ‘te quiero, no te quiero’”, disparó con ironía hace unos días.

Aunque la palabra unidad es la prioridad en la coalición opositora, acordar una lista única en la provincia de Buenos Aires se ha convertido en una verdadera guerra de egos donde nadie está dispuesto a dar un paso al costado.

Larreta quiere a Santilli en la Provincia y a María Eugenia Vidal en la Ciudad. Jorge Macri no quiere a Santilli en suelo bonaerense. Mauricio Macri no quiere a Vidal en la Capital y pide que se postule como candidata por el territorio que gobernó entre 2015 y 2019.

“Hoy el PRO no tiene renovación, se pelean por la provincia de Buenos Aires pero son todos candidatos que tienen que explicar por qué perdieron en 2019. No hicieron ninguna autocrítica", disparan desde la vereda radical.

Morales es un hombre de experiencia. Tuvo la valentía de enfrentar al ejército de Milagro Sala y vencerlo tras una dura batalla. Además, es el último general de la “vieja guardia” que queda en medio de una renovación que tiene a Martín Lousteau en la Ciudad, a Maximiliano Abad en la provincia de Buenos Aires, Maximiliano Pullaro y Mario Barletta en Santa Fe, Alfredo Cornejo en Mendoza y en Córdoba Mario Negri y Rodrigo de Loredo.

Cornejo también está con la sangre en el ojo con el quipo amarillo. Para él, durante la gestión Cambiemos fueron ninguneados. A la luz de la victoria de Morales, cree que llegó el momento de ganar protagonismo y recuperar espacios. Si bien reclama que debe haber unidad  dentro de la coalición, avisa que en la provincia de Buenos Aires no hay otra carta que con Manes a la cabeza. Su olfato le dice que la clase media castigada por el kirchnerismo y desencantada de tantas promesas de la desgastada dirigencia, podría llegar a poner el voto en el destacado neurólogo que llega a darle aire fresco a la política.

Las caras nuevas de la UCR, como Manes, Abad y Lousteau pusieron primera y se encargan de seguir adelante con los recorridos de la renovación. Van a las provincias, se juntan con los referentes, se sacan fotos con los ganadores y se paran sacando pecho con las legislativas, pero mirando simultáneamente al 2023, tratando de devolver a la vida el ¡adelante radicales!.

Para manejar la comunicación de la campaña, Manes contará con la experiencia del publicista Ramiro Agulla. Es una carta clave para graficar una apuesta fuerte del neurocientífico en su debut electoral, que, al menos hasta ahora, lo llevará a enfrentarse en las PASO contra la lista encabezada por Diego Santilli, del PRO, y, en caso de ganar, liderar la propuesta opositora contra el Frente de Todos.

Agulla es uno de los publicistas más famosos del país y en su experiencia en la política aún se lo recuerda como el autor de la campaña “Dicen que soy aburrido” que llevó a Fernando de la Rúa a la Presidencia de la Nación en 1999, aunque también trabajó con Carlos Menem, Sergio Massa, Francisco de Narváez, José Manuel de la Sota y últimamente con el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti. En plano internacional, asesoró al presidente de Chile, Sebastián Piñera, al ex mandatario mexicano Vicente Fox y al ex candidato norteamericano John McCain, entre otros.

Además, Manes contará con un elenco de asesores de lujo, entre ellos el politólogo Andrés Malamud, el economista Eduardo Levy Yeyati y el escritor, periodista y productor televisivo Luciano Olivera, mientras siguen las tratativas para que se sume el consultor político Daniel Ivoskus, ex legislador radical.

Pero a quien más escucha el autor del libro “El cerebro argentino” es a Gastón Manes, su hermano, quien integró la lista de la UCR bonaerense que encabezó Maximiliano Abad y que ganó las elecciones internas en marzo pasado.

Manes es una piedra en el zapato para algunos dirigentes de la coalición, que empezaron a a pegarle con chicanas. Los misiles fueron disparados desde el PRO, la Coalición Cívica y hasta mediante periodistas cercanos a Macri. Es una manera de someterno al látigo amigo, que tiene que ver con dejarle en claro que el ingreso a la rosca deberá ser a los golpes y hay que ver hasta dónde está dispuesto a poner el lomo.
Saben que los radicales envalentonados con la elección jujeña, aseguran que pueden ganar la interna de Buenos Aires y así tener un armado consistente de cara al 2023.

Atentos a estas jugadas de ajedrez, primero fue Elisa Carrió, quien salió a cruzarlo, después de que le había dado la bienvenida hace 10 días, ahora la cosa cambió. Tiene su explicación, ya que la jefa de la CC se vendió como la candidata de la unidad para evitar el enfrentamiento entre Diego Santilli y Jorge Macri.

Era la carta de Lilita cuando se creía que la única interna era la de los dos dirigentes del PRO. Pero si la UCR presenta a Manes, ahora tiene chance de quedarse con un triunfo que nadie esperaba meses atrás.
"Hay que ver si Manes quiere la unidad", disparó Carrió con munición gruesa. "Quiere llegar en helicóptero a la Casa Rosada con una especie de mesianismo que no es cristiano", agregó Lilita. Y completó: "Gente que sin conocer la política quiere llegar a la Casa Rosada como una cuestión religiosa. Quieren que todos nos pongamos a disposición de ellos".

Los radicales miran con desconfianza y sospechan que se trata de un mensaje por elevación de Horacio Rodríguez Larreta, Murmuran por lo bajo que "no se esperaban que levantemos la cabeza", sostuvo un armador de la UCR.

En las últimas horas el fuego amigo se reavivó y volvió a salir a la luz un caso donde se acusa a Manes de haber actuado contra una paciente en el marco de una disputa familiar por una herencia. La denuncia indica que el neurólogo habría jugado a favor de la familia para declarar insana a la mujer.

Inmediatamente, Ernesto Sanz salió en defensa de Manes. "Es la única cosa suelta de noticia cuando uno se mete a googlear en la vida de él, no tiene ninguna mancha, ni algo sucio", afirmó el mendocino. "Facundo emitió en una oportunidad un certificado médico que luego fue ratificado por más de diez peritos en un juicio civil", agregó. "Estas cosas no se hacen contra aquellos que no son capaces de mover la aguja", afirmó Sanz. "Estos ataques deliberados se hacen contra aquellos que vienen a romper el status quo", disparó.

En la provincia de Buenos Aires, donde se disputará la madre de las batallas, se renuevan 35 diputados. En esa laguna quiere pescar JxC, lo más que pueda, para frenar el proyecto hegemónico del kirchnerismo.

El diputado Mario Negri subió la apuesta y alertó: "estamos a 7 votos de ser Venezuela".

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP.

NOTICIAS RELACIONADAS

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias