domingo 26 de septiembre de 2021 - Edición Nº2012
Impulsobaires » Politica » 18 jul 2021

La semana que pasó

Panorama Político Platense: ¿cómo afecta la cultura organizacional?

Unas breves líneas para reflexionar este domingo sobre las importantes definiciones que se vienen en materia política. La incertidumbre de los armados con sus éxitos y fracasos. También, quiénes aciertan o equivocan tienen un motivo subyacente que muy pocos pueden observar y sobre todo entender. Al final, un punteo de temas de actualidad con respecto a los armados.


Por: Fabricio Moschettoni, editor de ImpulsoBaires / Twitter @FMoschettoni

Peter Ferdinand Drucker (1909-2005) es considerado el padre del management, o mejor y más entendible lo definimos como el mayor filósofo de la administración moderna, y aún lo estudiamos en escuelas de negocios o en carreras vinculadas con las ciencias empresariales. Una vez escribió una definición que se hizo, a mi entender, el punto más significativo para reflexionar sobre las organizaciones empresariales en general, pero con esa misma mirada coloco la lupa sobre el desenvolvimiento de las organizaciones políticas: “la cultura (organizacional) se come a la estrategia para el desayuno” dijo y ahí armó un lío bárbaro. La cultura de una organización es el alma de la organización, o para otros es el carácter, y es algo que engloba al clima de la organización que en todo caso es apenas el humor momentáneo del conjunto de sus miembros.

Siguiendo el razonamiento de Drucker, una organización equis puede tener la mejor estrategia del mundo, pero si la cultura organizacional no la asimila el fracaso está asegurado, y por el contrario, una organización puede tener una estrategia de negocios apenas armadita pero si posee una fuerte cultura organizacional sus miembros la van a enriquecer, pulir y hacer exitosa. Eso mismo se puede trasladar a la política o incluso al plano de gestión de clubes de fútbol, por citar ejemplos.

Este mundo del estudio de las organizaciones modernas es fascinante, tanto así como estudiar los modelos mentales de los liderazgos a lo largo de la historia, porque cuando llegamos a descifrarlo se nos hace menos complejo entender por qué hay empresas enormes que vuelan por los aires y quiebran, y hasta desaparecen por decisiones que a simple vista no se comprenden, incluso en esta dirección hay hasta fusiones inexplicables; o  también lo vemos cuando una marca premium tiene la infeliz idea de masificarse y desarma toda su filosofía de jerarquía existencial.

Y si bien muchas veces en el estudio de las organizaciones empresariales tomamos parte de métodos surgidos en épocas lejanas en el campo militar, como las estrategias o la logística, para la política me gusta experimentar el estudio con esos mismos patrones. Para algunos puede sonar alocado, para otros no tanto, pero me parece que es una mirada diferente que trasciende a las ciencias políticas para analizar las estructuras o a la sociología para indagar en la conformación y transformación de las sociedades.

Un caso que se puede estudiar perfectamente con esta lógica que acabo de mencionar es el PRO, o Propuesta Republicana. Un tibio partido vecinalista surgido en el 2005 por una idea muy visionaria de quien lo empujó a caminar, el empresario y ex presidente Mauricio Macri, un día se manifestó en una ciudad, la ganó, implementó un modelo de gestión que triunfó y sus resultados fueron tan bien asimilados socialmente que una expresión localista poco tiempo después gobernó la República en un marco de alianzas que lideró incluso incorporando a su cruzada a un partido de más de cien años, y no conforme con eso ahora está en carrera para poder dar pelea con grandes posibilidades de éxitos en el próximo turno electoral para la presidencial. ¿Qué pasó ahí?, algunos seguramente se sonríen por que lo saben, y la mayoría aún cree que fue ´la suerte, los medios nacionales y el maldito establishment´, pero la verdad es más simple, porque el acierto estuvo en la cultura organizacional.

La cultura de una organización es difícil de advertir por los adversarios de esa organización, y hasta también por la enorme mayoría de sus miembros, pero sin embargo ella está actuando como si fuese la fuerza invisible que creó el universo y lo mantiene con vida. La cultura es todo, la estrategia es desechable. La cultura difícilmente se pueda cambiar, la estrategia es como la ropa que usamos.

Si usted es político piense ahora mismo en su organización, pero no solo en el frente o alianza al que pertenece su organización en sí, sino en la suya específicamente y después suba de nivel. Y piense con profundidad y despojado de límites porque total nadie lo está observando.

Hay veces que las organizaciones políticas fracasan por su estilo de liderazgo. Hay algunos referentes fenomenales que estudian los liderazgos más en el terreno empresarial como Roberto Mourey, -ex asesor en comunicación a la ciudadanía de la Presidencia de México en épocas de Felipe Calderón y Vicente Fox, ex directivo de Pepsi Procter & Gamble, Televisa, Monsanto y Telefónica, y actualmente presidente del Instituto Mettaliderzgo-, que insiste justamente con esa idea del metaliderzgo, o sea con la diversificación de varios estamentos de líderes, desde la jerarquía hasta cada uno de los segmentos de la estructura. Esos estilos modernos de liderazgos múltiples que se dan en una organización son los que permiten el éxito.

Pero tomando esa idea, o parte de ella, los líderes de las organizaciones están representados por sus diversos miembros, y ahí está la clave de la cuestión. 

Una estructura política en este caso puede fracasar estrepitosamente cuando se cree que alguien ajeno a su cultura los puede representar en una contienda electoral. Si esa “adquisición” no está perfectamente consustanciada con la mismísima organización lo único seguro es el fracaso. Ocurre en el plano del escenario mayor, pasa si analizamos una estructura de nuestra ciudad, e incluso en cualquier localidad por más chica que sea.

Sucede muchas veces que los líderes máximos de un espacio piensan que con integrar a tal o cual dirigente para que lidere una lista van a resolver una coyuntura electoral, pero no se dan cuenta que esa presencia extraña termina erosionando la confianza y el compromiso del resto de los líderes que forman parte de una organización.

La cultura de la organización rechaza a quienes no la entienden, o por el contrario lo pueden transformar. La cultura siempre gana, y si no gana lo que estalla es la organización: se termina, es el final!. Pero el período de transformación no es rápido, sino que lleva tiempo que incluye a veces varios años.

La experiencia del PRO es el ejemplo para estudiar con detenimiento en cuanto al rotundo éxito como organización. Pero también posiblemente a fin de año se pueda hablar del fracaso del PRO en determinados distritos si sus miembros quisieron ir en contra de la propia cultura organizacional, y en ese sentido hay luces de alarma encendidas a más no poder.

¿Por qué falló el gobierno de la Alianza?, y es fácil entenderlo con este método: falló su cultura organizacional claramente. ¿Por qué fue exitoso en varias presentaciones el kirchnerismo?, porque no se desafió a su cultura organizacional, y todos sus miembros actuaron felices llevando adelante diferentes estrategias. ¿Por qué está fallando el gobierno nacional y el provincial?, porque todavía no tienen una cultura organizacional definida y posiblemente no vayan a tenerla nunca por la diversificación de las organizaciones que integran la organización madre.

Entiendo que la mayoría debe rechazar estas cuestiones sobre todo entre políticos tradicionales, y es lógico porque no se ven las fuerzas que actúan, y lo que no se ve se resiste a ser reconocido. Son tan abstractas estas acciones que suceden como las fuerzas que hacen mover a los planetas, o por lo menos son invisibles. Pero el éxito o el fracaso de cualquier formación que se presente el sábado próximo tendrá que ver con el respeto de la cultura que la vio nacer y que asimilan sus miembros. Los paracaidistas, por más que lleguen con un visado poderoso, por lo general no encuentran beneplácito entre miembros fundacionales de una cultura, y ese es el gran dato a tener en cuenta y el inmenso desafío de las organizaciones.

Lo de hoy en día

En Juntos todavía no tienen determinado como sortearán estas PASO. Al día de hoy se observan muchas pruebas de armados, pero ni siquiera pueden asegurar que haya confrontación.
En esta semana habrá un fuerte planteo de los 62 intendentes de la coalición para que en los distritos que haya posibilidades de listas de unidad se avance en tal sentido. Y también podría haber contactos entre el mismísimo jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el precandidato a diputado por la UCR, Facundo Manes. Por otra parte, aseguran que hubo diálogo entre Larreta y otro precandidato a diputado, el también radical Gustavo Posse, intendente de San Isidro.

En La Plata los radicales hablan de llevar como cabeza de lista a Leandro Bazze y otros dicen que el favorito es el concejal Claudio Frangul, y también hubo sondeos con la diputada del Pro, Carolina Píparo para convertirla en candidata. De todos modos hasta el sábado por la noche el oficialismo partidario representado por el diputado Diego Rovella no había tenido contacto con el referente del espacio del senador Martín Lousteau, y su ex adversario, Pablo Nicoletti. En el caso del Pro todo está más simple en el sentido de que el gran ordenador será el intendente Julio Garro, pero la verdad es que más allá de los nombres que se vienen probando hace más de un mes no hay una certeza total de quienes serán las cabezas de listas. Algunos hablan de que para la tira de diputados quien tiene más chances es la secretaria de Desarrollo Social, Julieta Quinteros, otros mencionan nuevamente al consultor Fabián Perechodnik, un referente que hace un par de meses el alcalde incorporó a su staff, y hay quienes observan al secretario de Seguridad, Darío Ganduglia liderando. Tampoco se sabe con exactitud quién podrán estar a la cabeza de la nómina de concejales y ni siquiera el perfil de la candidata o el candidato. 

Se supone que ambas formaciones, Pro y radicales, en caso de confrontación mostrarán candidatos contenedores y representativos de sus propias estructuras internas a efectos de conseguir el mayor rendimiento y entusiasmo de sus militantes. En ese punto podrán tener una diferencia comparativa (Ver cultura organizacional).

En el Frente de Todos hubo una fuerte presentación de la concejala Victoria Tolosa Paz en un local lindero al Centro Cultural Malvinas, y en rigor fue un plenario virtual al que se interconectaron unos mil referentes y militantes, pero no se sabe si será candidata a diputada nacional o bien encabezará la lista de diputados provinciales. La certeza en esa coalición está por el lado del Frente Renovador, y se indica que si al diputado Sergio Massa le corresponde un casillero para legislador provincial por La Plata el candidato será el ex concejal y titular de la CNRT, José Arteaga. Además se asegura que habrá fuerte presencia en listas de La Cámpora, y el viernes empezó a circular el nombre del sindicalista Pedro Borgini auspiciado por varios sindicatos para ser parte de las nóminas. Por otra parte están haciendo causa común el diputado Guillermo Escudero y el ex juez Luis Arias, que en la última contienda fueron parte de los cinco precandidatos a intendente que tuvo esa fuerza política.

En el espacio liberal de José Luis Espert no parece haber grandes novedades más allá de que quienes suenan como precandidatos a concejal y a diputado provincial respectivamente son Ricardo Bayes y Lucas Defeis.

A lo largo de la semana las usinas de rumores van a trabajar al máximo, y no será muy fácil tener un parama acertado hasta casi el límite de presentación de listas.

Un tema que en la semana tendrá fuerza: la política habitacional

Mediante los trabajos técnicos de la secretaria de Planeamiento de la Municipalidad de La Plata, arquitecta María Botta, hace largo tiempo que el intendente Garro está buscando la manera de hacer cumplir con exactitud la comercialización de terrenos, sobre todo por la enorme cantidad de ofertas que se dan en redes sociales y no todas tienen un grado de ajuste a la legislación por lo que podrían ser un dolor de cabeza para los futuros propietarios.

Está próximo a celebrarse un acuerdo de magnitud entre la Municipalidad con los colegios profesionales que están vinculados al uso, comercialización y escrituración del suelo, y será tal vez el mayor aporte para dar seguridad a los eventuales compradores sobre su futura propiedad.

En tanto, desde la Comuna se pide a los interesados en comprar terrenos que consulten a [email protected] si es que tienen dudas sobre la factibilidad de la operación que se les propone.
 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias