sábado 16 de octubre de 2021 - Edición Nº2032
Impulsobaires » Politica » 28 sep 2021

Contrapoder

El Mondongo blanco y la Policía oscura

No están Los Monos, pero existe otra mafia con características similares. Hace años que una porción del barrio platense "El Mondongo", se parece a la narco rosario. Se llegó en su momento al colmo de existir cien casas en venta porque los vecinos están hastiados de tanta impunidad, Lo vengo denunciando en mis columnas hace años. Pero nunca pasó nada, porque se trata de una zona liberada con la evidente e inocultable complicidad policial. Cada tanto hay algún operativo como para demostrar preocupación, pero todo termina en la nada y el problema subsiste, sostienen los vecinos.


Por: Jorge Joury

Lo grave, es que el mercado sexual le dejó paso ahora a la venta al narcomenudeo, donde decenas de travestis se mueven durante la noche como una suerte de víbora de ocho cabezas. Este vil negocio fue puesto nuevamente al descubierto el domingo pasado por el periodista Jorge Lanata en su ciclo PPT. A través de un video exclusivo la audiencia pudo observar cómo se vende cocaína en la calle a dos cuadras de una sede de la Policía bonaerense.

Lo más bochornoso es que las autoridades aseguran que no recibieron denuncias, algo poco creíble a la luz de los reclamos de cientos de vecinos que han recurrido a la Justicia. pero que también se ven frustrados porque se hace oídos ante el angustioso clamor que conviven con el miedo.

En La Plata no hay nadie que no conozca que la llamada “zona roja”, que pasó de ser un recorrido de trabajadoras sexuales a una vía de venta y compra de drogas, comienza en la intersección de las avenidas 1 y 60 y se extiende hasta el cruce entre 1 y 66 donde está ubicada la Plaza Matheu. 

Según un relevamiento de la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (AMMAR), el 80% de las trabajadoras sexuales de La Plata se ubican en esa franja de la ciudad. El perímetro se extiende, también, por la diagonal 73 que atraviesa la Plaza Matheu y llega, en algunas noches, hasta la calle 3.

En esa geografia tenebrosa, cada esquina es un punto de entrega de cocaína, que se vende en pequeñísimas bolsas de colores. La frase de los automovilistas cuando se detienen es pedir "algo rico para comer". Es un negocio multimillonario, ya que cada dosis cuesta mil pesos, según mostró un informe de PPT.

Lo que resulta insólito es que apenas a una cuadra del comienzo del recorrido se erige la sede de La Plata de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de la Policía bonaerense. Y al lado, una dependencia del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, la Subsecretaría de Emergencias. Resulta inverosímil creer que nadie sepa del negocio ilegal que poco hace por esconderse. Tampoco se entiende como el súper Berni no se haya enterado. Con salir una noche de estas con su moto de altas cilindradas, podría comprobar la desfachatada operatoria.

Lo que indigna aún más, es que la DDI en cuestión se especializa, entre otras áreas, en narcocriminalidad. Según PPT, el Jefe policial a cargo de la división es el comisario Mayor Christian Novelino, quien fuera el titular de la DDI de Dolores durante la investigación por el homicidio de Fernando Baez Sosa en Villa Gesell. Su hermano,  siempre según la investigación periodística, el también comisario Martín Novelino, fue Jefe Departamental de La Plata entre noviembre de 2020 y agosto de 2021, pero fue desplazado por un crecimiento en las estadísticas de los casos de inseguridad. (1)

Los vecinos están preocupados, porque con el aumento de la venta de estupefacientes, en la zona crecieron los hechos de violencia de peleas sangrientas a altas horas de la madrugada de parte de quienes tienen parceladas las zonas de venta. Denunciaron además que son habituales los enfrentamientos entre travestis y automovilistas y que los deliveries prefieren evitar esas esquinas para no ser atacados. En la Municipalidad de La Plata, en cambio, los funcionarios admiten que es uno de los puntos más conflictivos de la ciudad.

Pero advierten que los operativos se encuentran limitados por la cercanía de la zona roja con la denominada “triple frontera”, en la división entre La Plata, Berisso y Ensenada. “Está claro que el negocio ahí es el narcotráfico, no la prostitución”, reconoce un dirigente platense cercano al Intendente.

Miriam Godoy una mujer que representa a  la ONG Madres Territoriales contra las Drogas de la ciudad, una asociación civil local que acompaña a los niños y jóvenes con problemas de consumo, asegura que se trata de una “zona liberada”. Un espacio en el que los efectivos de seguridad de la bonaerense prefieren, por complicidad o ineficiencia, no meterse ni aunque pasen a diario. “No hay otra explicación”, sostiene. (2)

Lo realmente inquietante es que este cuadro de situación se repite de lunes a lunes todo el año. Y viene desde hace años. La pregunta que surge es lógica: ¿Cómo pueden existir operaciones de narcomenudeo todas las madrugadas de la semana en las narices de una base de operaciones de la policía?. La respuesta es más que obvia y no requiere de ningún análisis. Se llama impunidad.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la Universidad Nacional de La Plata. El 22 de noviembre de 2017, el Concejo Deliberante de La Plata lo declaró "personalidad destacada en el periodismo".

 

(Fuente 1 y 2)

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias