lunes 05 de diciembre de 2022 - Edición Nº2447
Impulsobaires » Podcast » 16 may 2022

Analisis

"Lo que le faltaba a Alberto, la traición a Putin", dijo Jorge Joury por la FM 98.9 y Pinamar TV

"Más que una gira para atraer inversiones, el periplo improvisado de Alberto Fernández por Europa dejó al descubierto la interna feroz en el FdT y abortó cualquier posibilidad de que alguien se fije a futuro en nuestro país para venir a poner un peso, en medio de semejante conventillo político..Sus entrevistas parecieron resultar reveladoras de dos cosas. Una es el modo en que es visualizada su figura, bajo el cristal de la debilidad. Y la otra, las magras expectativas que despierta la Argentina, al menos bajo su gobierno, en un continente que está atravesado por la guerra que desató la invasión de Rusia a Ucrania". Así resumió la situación actual el periodista Jorge Joury en su columna en el programa "A las cosas por su nombre", que conduce Hugo Manzo por la FM 98.9, Coast y Pinamar TV.


Por: Redacción

El analista señaló que : "Uno de los golpes más duros que recibió Alberto tras su gira en las últimas provino del principal medio ruso la agencia Sputnik, que lo acusó de haber traicionado a Vladimir Putin tras la condena del presidente argentino a la invasión rusa en Ucrania, en su reciente visita a Alemania. El editorial de Sputnik se titula "La hipocresía y la traición del presidente argentino Alberto Fernández a Putin no tiene límites" y luego de recordarle la ayuda que le brindó Putin con las vacunas contra el coronavirus cuando la Argentina no tenía acceso a vacunas, interpretan que cambió de posición para venderle alimentos y gas a Europa.

Sputnik es una agencia informativa rusa que depende directamente de Putin y marca las posiciones oficiales del gobierno. "El nivel de traición del presidente argentino hacia su par ruso, está fuera de duda y fuera de concurso", puede leerse en un editorial que fue publicado el fin de semana. La virulencia del texto contra un presidente extranjero es imposible que se haya publicado sin un visto bueno -o pedido- del Kremlin.

Lo más delicado para su investidura, es que el Presidente debió enfrentar, con recurrencia, acerca de quién manda en el país. La sombra de Cristina Fernández y del kirchnerismo es conocida en el exterior. Incluso le preguntaron en España si estaba seguro de poder concluir su mandato.Cristina cree que se apropió de un gobierno que no le pertenece. Con el fin de sacar pecho ante un reto de esas características, echó a rodar su presunto proyecto reeleccionista para 2023.

Pero luego se desdijo rápidamente en París. ¿Habrá sido aquella una simple imprudencia? ¿O habrá corroborado el insignificante eco de su lanzamiento? Se escuchó apenas el apoyo del gobernador de Tierra del Fuego, Gustavo Melella. Y el refuerzo estoico del ministro de Seguridad, Aníbal Fernández.

A Cristina la pone loca que Alberto Fernández quiera instalar el tema de su reelección. Es más, durante su discurso en el Chaco intentó vaciarlo de todo poder. Quiere ser ella quien decida el futuro de la coalición gobernante.Tanto Cristina, como su hijo Máximo y los principales dirigentes de La Cámpora están convencidos de que ahora es su turno para volver a la Casa Rosada, aunque no tienen en claro quién puede ser el candidato.El ministro del Interior Wado de Pedro es una de las posibilidades si es que Cristina no quiere correr riesgos y asegurarse una senaduría que le conservaría los fueros ante el complejo frente judicial que tiene por delante.Por ahora, Máximo es el que se hace escuchar y le manda mensajes al Presidente: “Cuando uno quiere conducir también debe saber obedecer al pueblo”, fue lo último que dijo en un acto de FdT en Lanús.

Hace más de 60 días que el Presidente le declaró la guerra a la inflación y los resultados son catastróficos. Representan una tragedia social con alas, ya que cada punto de inflación significa 230 mil pobres más y la clase media que sigue bajando de escalón. Y lo más grave, que tras el dato del jueves, el mercado ya aumentó su proyección de inflación para el año al 70%. La inflación es el impuesto que pagan los pobres. No hay cómo safar. Viene con el pan, con la sopa y con la leche.

La cantidad de planes sociales creció un 657% desde 2002 y se gastan 2 billones de pesos para hacerles frente.

También los especialistas advierten que recuperar el atraso en las tarifas de energía y transporte equivale a 60 puntos más de inflación. Según un informe privado, llevar la economía a un esquema “normalizado” implicaría aumentos de 250% en electricidad, 100% en transporte y 50% en alimentos, sumando 60 puntos al nivel general de precios, que podría atenuarse con un programa de estabilización.

Hay un dato a tener en cuenta. Por la alta inflación, la deuda pública indexada aumenta a un ritmo de más de $16.600 millones por día", finalizó el analista.  

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias