jueves 18 de agosto de 2022 - Edición Nº2338
Impulsobaires » Politica » 23 jul 2022

Contrapoder

Frankenstein ataca y avanza el no da para más

Con el Ministerio de Economía vallado, al estilo de una fortaleza sitiada, donde se deciden nuevas medidas, la política se muestra impotente para resolver la crisis. La cara de vencido del Presidente, estimula a los mercados para que hagan su intermitente trabajo de demolición. Con el dólar en $340 y amenazando con tomar mayor altura, la desconfianza avanza como un virus. El no da para más avanza, para que todo explote y la situación se ordene de una vez.


Por: Jorge Joury *

El peso argentino continúa hundiéndose, destrozando salarios, jubilaciones, pensiones y la gobernabilidad del Frente de Todos. Los bonos argentinos siguen en picada y el riesgo país se acerca a los 3.000 puntos. Y por si fuera poco, en medio de fuertes versiones sobre la posibilidad de un adelantamiento de las elecciones por el marco de gravedad en la economía, el dirigente social Juan Grabois irresponsablemente advirtió que las calles se pueden teñir con sangre. 

Redoblando la apuesta, aclaró que prefiere dar un alerta antes de que empiecen los saqueos. El hombre que oficia de una suerte de monaguillo del Papa Francisco y figura o figuraba entre los preferidos de Cristina Kirchner, hoy se ha convertido en un Frankenstein dispuesto a acabar con sus propios dueños y detonar una poderosa bomba de consecuencias sociales imprevisibles.

No es otra cosa que una extorsión, para conseguir un salario universal que puede hacer volar en pedazos la economía porque la máquina de imprimir dinero ya no da más y echa vapor. El Gobierno debe hacerse cargo y desactivar al hombre que maneja un poderoso movimiento social con la plata de todos. Está en juego una caja de 70 mil millones de pesos con la que se puede construir mucho poder. Y eso Cristina lo sabe y quiere quitárselo. Grabois está jugando con fuego y amenazando con desestabilizar la democracia con violencia. En otras palabras, significa crear un clima destituyente.Tal vez pueda encuadrarse  en el delito de apología de la violencia. Los fiscales tienen la palabra y el Papa no puede seguir mirando hacia otro lado, sin aplicarle un urgente correctivo y ponerlo en caja para evitar daños sociales irreparables.

En este contexto, el país no puede seguir avanzando hacia una ciénaga, regalando dinero que no tiene, mientras Juan Grabois suma poder y redobla la apuesta, coqueteando con la izquierda y radicalizando su postura contra la Casa Rosada.

Lo que le altera el pulso al gobierno, es el acercamiento con Unidad Piquetera, el grupo que unifica al Polo Obrero, Libres del Sur, el MST y el Frente de Organizaciones en Lucha. Son todas las expresiones de la izquierda combativa que están en la vereda de enfrente de la administración de Fernández. Se cree que ambos grupos están poniendo en marcha un plan para debilitar a la ministra Batakis.

En Balcarce 50 sospechan que estos reacomodamientos entre movimientos sociales encienden las alarmas de que el oficialismo  ha perdido el control de la calle y existe la manifiesta intención de crear un clima de estallido social.

En los últimos días, Raúl Castells protagonizó en Rosario, una de las ciudades de mayor conflictividad, una acción que llegó al límite del saqueo en un supermercado. Esto ha sembrado inquietud en el entorno del gobernador Kicillof y lo ha obligado a dar instrucciones a su ministro de Seguridad, Sergio Berni, para que pare las antenas y redoble la vigilancia en las villas y barrios más pobres. La pobreza en el conurbano se extiende peligrosamente y la mecha es corta, porque la inflación cada día siembra más angustias. El dólar en lo que va de julio ya subió más de 100 pesos impactando en los alimentos, que en muchos barrios se venden fraccionados en los comercios de cercanía. Mientras tanto, se generaliza el parate en la industria y cada vez son más las empresas las que informan a sus trabajadores y clientes que a partir de determinada fecha dejarán de producir, adelantarán vacaciones o directamente se rumorea una ola de despidos masivos.

Esto motiva una suba de precios fenomenal por dólar y por desabastecimiento, mientras las consultoras pronostican una inflación mensual en julio de por lo menos un 7%..Mientras tanto, el Presidente parece mirar otro canal y  los mercados le están avisando que de certezas y apague el fuego de manera urgente, antes de que sea tarde.

En este contexto de caos generalizado, la presión para que Silvina Batakis habilite la devaluación es total. Pero la inacción de la ministra, que hasta el momento no anunció ninguna medida y sólo dejó trascender posibles anuncios para el fin de semana, exaspera tanto a los socios del Frente de Todos como a la oposición, que ya salió a marcar un límite a las posibles negociaciones con la Rosada.

El Banco Central cuenta en sus arcas con 39.863 millones de dólares en reservas y, si no renegocia con el FMI, a fin de año debería desembolsar unos 5.000 millones adicionales. En ese marco es que para frenar que los bancos se pasen de pesos a dólares por temor a una mega devaluación, el BCRA deberá pagar en intereses por pasivos remunerados a fin de año cerca de $200.000 millones por mes, casi $1,2 billón. Números que asustan y que podrían hacer  el dólar blue, vuele hacia los $400. Un escenario que nadie quiere, pero que muchos piensan.

Los rumores dan cuenta que Alberto quiere un pacto con la oposición para dejar atrás 10 días de corrida. Algunos señalaron a Juan Manuel Olmos, uno de los principales colaboradores presidenciales, como el autor de los llamados. Pero en la oposición dijeron que nadie los llamó, aclarando que si llegan a hacerlo, pasen primero por el parlamento para dirimir la cuestión a cielo abierto. "Primero nos insultan, como lo hace de manera constante Kicillof. Y después nos piden ayuda, porque ya el agua les llega al cuello", dijo una fuente confiable que vaticinó un fin de semana de alto voltaje. En este contexto, la crisis social que se observa en el malhumor social, tiene niveles se asemejan a los meses previos de la crisis del 2001 y empieza a asustar a toda la dirigencia política. El que se vayan todos empieza a escucharse más fuerte que nunca y no repara entre cuerdos y extraviados. Es hora de que la dirigencia tome decisiones, antes de que sea tarde.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la Universidad Nacional de La Plata. El 22 de noviembre de 2017, el Concejo Deliberante de La Plata lo declaró "personalidad destacada en el periodismo".

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias