miércoles 28 de septiembre de 2022 - Edición Nº2379
Impulsobaires » Economía » 26 jul 2022

Estado de situación

Advertencia del FMI a la Argentina: bajar la inflación es "la principal prioridad"

En su nuevo informe sobre el panorama mundial, el FMI se refirió a los países que se encuentran con serios problemas económicos e indicó que “en este momento, la principal prioridad en materia de políticas es controlar la inflación, ya que la estabilidad de precios es una condición previa para lograr aumentos duraderos del bienestar económico y de la estabilidad financiera”.


Por: Redacción

Allí, el FMI mantuvo estable su proyección de crecimiento de la economía argentina, la cual ubicó en torno a 4% para este año. De este modo, coincide con las palabras del economista jefe Pierre-Olivier Gourinchas, quien esta semana al ser consultado sobre la Argentina, mencionó que “la situación es bastante preocupante. El tema más importante en Argentina, en este momento, es la inflación desanclada. Creo que la cifra está por encima del 60% y las expectativas pueden seguir aumentando en lo que resta del año” según publica en su web Radio Mitre.

Recomendación de nota escrita este martes por Pierre-Olivier Gourinchas en su blog dentro del sitio del FMI

El crecimiento económico mundial se desacelera en medio de un panorama sombrío y más incierto

 

Desde el Fondo se remarcó que “las economías en las que la inflación y las presiones inflacionarias subyacentes han aumentado de forma persistente y significativa por encima de los niveles fijados como meta deben tomar medidas contundentes para endurecer la política monetaria, y los bancos centrales deben reducir sus balances y elevar las tasas de interés real”.

"En el corto plazo, esas políticas reducen la inflación a expensas de una menor actividad real, mayor desempleo y salarios más bajos. Las mismas personas que sufrieron de forma más directa en años recientes probablemente sentirán más el impacto de cualquier desaceleración. El afán de proteger a los más vulnerables y reducir el costo económico, así como de limitar el impacto en los precios de los activos, puede parecer una razón válida para endurecer la política monetaria más lentamente. Sin embargo, una estrategia de este tipo tendería a ser contraproducente, ya que hay escasa evidencia de que esta gradualidad limite los costos de la desinflación”, alerta el texto publicado este martes.

Entre las advertencias, también se aclara que “aunque la austeridad salarial en el sector público puede aliviar la presión inflacionaria, en general deben evitarse las políticas que procuran ante todo contener directamente los precios y los salarios en el sector privado, ya que en el pasado tales políticas a menudo han demostrado ser costosas e ineficaces”.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias