viernes 03 de febrero de 2023 - Edición Nº2507
Impulsobaires » Politica » 22 nov 2022

Contrapoder

Pelotazos en contra del Gobierno en el Mundial

El Gobierno le reza a la Selección Argentina para que le vaya bien en este Mundial y le traiga una alegría al pueblo. Mientras tanto acelera el gasto público de una manera preocupante. Por ejemplo, acaba de saberse en las últimas horas que el acto de Cristina Kirchner en La Plata costó más de 72 millones de pesos. Y como si fuera poco, el gobernador Axel Kicillof sumó 45 mil empleados públicos a planta permanente desde que asumió. Y se prepara una moratoria previsional para 800 mil personas que no cumplen con los aportes, además de un bono de fin de año para los estatales. Pero el rumor más inquietante en el Ministerio de Economía, es que la vicepresidenta frene el ajuste 2023 para poner en marcha el "Plan Platita". Un verdadero desquicio por donde se lo mire, en un país casi sin fondos en el Banco Central y con una gestión pidiendo la hora para llegar a fin de mandato sin tener que tirar la toalla.


Por: Jorge Joury *

Todo forma parte de las brazadas de ahogado de un gobierno en el que sus principales referentes tienen proyectos personales diferentes. Un mecanismo muy loco, en el que arrastran a sus seguidores hacia el abismo. Son gente que inexplicablemente toleran el fracaso en la gestión, reciben dádivas de todo tipo y siguen incondicionalmente a Cristina a la manera de una secta. 

Más allá de la desafortunada frase por la que la ministra de Trabajo de la Nación, Kelly Olmos, tuvo que salir a dar explicaciones y reafirmar que el Gobierno iba a “seguir trabajando” durante el mes del Mundial, no está de más advertir que la escena pública estará mirando hacia otro lado. En esa oportunidad, con las luces bajas y la pelota al piso, la gestión continúa para ir ganando espacios en el campo de juego y acelerar lo más posible de cara al inicio formal de la campaña electoral para el 2023.

Frente a este escenario entonces, convendría preguntar cuál es el bienestar futuro que propone la vicepresidenta mostrándose como una jefa de la oposición a su propio proyecto y en medio de una tasa de inflación anual de tres dígitos. Si el peronismo promoviera el bienestar, tendría que deslomarse en bajar la inflación, que es un fenómeno monetario, apalancado en un gasto público no financiable en forma genuina, "Plan Platita" incluido y que CFK nunca quiso ni querrá bajar, porque su único frente es hacer populismo. 

En este contexto, nadie puede negar que el marco no es el apropiado en el oficialismo para consolidar un norte. Cristina intuye que la próxima elección la tiene perdida y su proyecto es fortificarse en la provincia de Buenos Aires, con un triunfo que le será dificultoso. 

Tampoco se puede ignorar que ha aumentado la tensión por las candidaturas del 2023 y se profundizó la rivalidad entre el kirchnerismo y la Casa Rosada. La Cámpora le exige a Alberto Fernández una mesa política para acordar las decisiones. Y el presidente sospecha que podría tratarse de una trampa para desgastarlo. Por eso, se pone el traje de rebelde e intenta fortalecerse frente a las permanentes críticas internas. Es un proceso cansador, pero por todas las cosas destructivo. La gente lo percibe y hay niveles de hartazgo. Según los más reconocidos politólogos hoy un 35% de la población dice que “la democracia le da lo mismo” o “a veces es mejor un gobierno no democrático o un gobierno autoritario, que un gobierno democrático”.

Tanto a los sectores populares como a las clases medias altas y los jóvenes más educados, la democracia, el país, los están frustrando. Ante esto, los jóvenes de clase media alta se están yendo del país y los de clase media baja se están yendo de la democracia por cada día baja más de categoría y se acerca a la pobreza. 

La relación entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner está completamente rota. Pero el kirchnerismo tiene el poder de fuego. Maneja las partidas presupuestarias  más voluminosas del sector público nacional . Esta vertiente de recursos quedarán a salvo del ajuste del gasto que el Gobierno ejecutará el año próximo, incluidas las partidas sociales más sensibles. Según el presupuesto 2023, organismos claves como ANSeS, PAMI, Aerolíneas Argentinas, Enarsa, Correo Argentino, en su mayoría controlados por La Cámpora, no sólo no tendrán recortes, sino que, en algunos casos, tendrán aumentos que superan a la inflación del 76% promedio que está prevista.  Son cajas súper millonarias. Por caso, el ANSeS, organismo a cargo del pago de jubilaciones y pensiones que controla la kirchnerista Fernanda Raverta, tendrá un presupuesto de casi 13 billones de pesos (93% de aumento); el PAMI, que preside la camporista Luana Volnovich, recibirá el doble de ingresos respecto de este año, mientras que Enarsa, empresa clave en la política energética del país a cargo del kirchnerista Agustín Gerez, recibirá transferencias del Tesoro por $925.019 millones, un 133% más que este año.

Para dimensionar la magnitud de los recursos bajo el control de Cristina y Máximo Kirchner basta cristalizarla en porcentajes: según un informe que elaboró el diputado Rodrigo De Loredo (Evolución Radical), el 70% de las partidas del presupuesto 2023 se mantendrá en manos de la vicepresidenta, mientras que solo el 10% quedará bajo la órbita del Presidente y el 20% restante seguirá en control del ministro de Economía Sergio Massa.

Otro dato para poner de relieve es que la interna en el FdT está en llamas y es difícil recomponer el escenario. Por ejemplo, en  el Movimiento Evita sospechan que la olla que se destapó por el pago de Planes Potenciar Trabajo a 2800 fallecidos y la filtración sobre la compra de dólares de muchos beneficiarios pudo haber sido detonada por el propio kirchnerismo. La depuración del padrón fue requerida por Juan Zabaleta, el ex ministro de Desarrollo Social que regresó a su pago, Hurlingham, para lidiar contra La Cámpora. Dejó el sillón a Victoria Tolosa Paz. Llamó la atención, sin embargo, la velocidad con que la Administración General de Ingresos Públicos (AFIP) se encargó de la revelación.

Llamativamente, el  organismo es comandado desde agosto por el contador Carlos Castagneto, sucesor de Mercedes Marcó del Pont. Es un ex colaborador de Alicia Kirchner, cuya terminal política es el Instituto Patria.
También denunciaron a Emilio Pérsico por un giro de $160 millones a la Federación de Cooperativas que él dirigía. La demanda fue presentada por dirigentes de la Coalición Cívica. Apuntaron que el líder del Movimiento Evita está a cargo del programa Potenciar Trabajo e interviene en expedientes millonarios que benefician a su organización.

En este contexto,al kirchnerismo se le frunce el ceño por la salud del Presidente, La pregunta que ronda por el Instituto Patria da cuenta delo siguiente: ¿Qué ocurriría si Alberto vuelve a tener un percance en su salud? ¿Qué haría CFK si los médicos le recomendaran al paciente un tiempo de descanso? Una licencia, tal vez. Ella tendría que hacerse cargo del comando de un país en llamas y atrás quedaría su proyecto de querer convertirse en jefa de la oposición a un gobierno desfalleciente. La moneda está  en el aire


*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la Universidad Nacional de La Plata. El 22 de noviembre de 2017, el Concejo Deliberante de La Plata lo declaró "personalidad destacada en el periodismo".

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias