22/06/2024 - Edición Nº3012

Politica

Contrapoder

Último capítulo, en los sótanos de la democracia

11/11/2023 | Sobre el final de su ciclo oscuro como Presidente, Alberto Fernández acaba de sumar a su manual de fracasos otra promesa incumplida. El 1° de marzo de este año, en su último discurso de apertura de las sesiones ordinarias del Congreso, Fernández afirmó: “Prometí, al asumir la Presidencia, que pondría fin a los sótanos de la democracia. Lo hice. […) no hay escuchas ni intromisiones en la privacidad de ningún ciudadano. El espionaje interno ya no existe. Todos y todas pueden pensar libremente sin temer el acoso del poder estatal”.


por Jorge Joury *


El caso Zanchetta, que acaba de salpicar la campaña con una lluvia negra, acercan las náuseas de una realidad que se empeña en contradecir al todavía jefe de Estado.

Y como si fuera poco lo que los argentinos tenemos que padecer, el escenario discursivo de los candidatos, es de una pobreza total. Sergio Massa y Javier Milei por estas horas luchan para romper sus respectivos techos electorales y hasta se tiran con a quien le gusta más el cuartetazo. Y lo hacen por captar la simpatía de los cordobeses, otro distrito de peso electoral, con el objetivo de rapiñar los últimos votos en un balotaje que se muestra palo a palo y se podría definir por apenas dos puntos.

Después de la campaña del miedo que a Massa le dio buen resultado, uno de sus socios, el radical Gerardo Morales le sumó una ficha: "si gana Milei, Jujuy no podrá pagar los sueldos de los estatales". 

En este contexto, Massa y Milei también tratan de escapar al rayo paralizante de la lucha interna. Lo hacen como pueden, enredados entre los hilos de la telaraña que les han tejido tanto Cristina Kirchner, como Mauricio Macri. A los dos principales protagonistas de esta final, sus socios les tironean de las mangas para ganar respaldo y acomodarse para el futuro, sobre todo en lo que tiene que ver con las causas judiciales que se están despertando de su sueño. 

Mauricio tiene cuatro demonios que lo acosan: el Correo Argentino, parques eólicos, peajes y espionaje. Las de Cristina, son múltiples y de público conocimiento.Y en el medio de este escenario de intrigas, está la gente que busca votar por el menos malo de los contrincantes.

Massa ya advirtió que no pone las manos en el fuego por nadie, tratando de deskirchnerizarse. 

“Cristina no va a tener influencia en mi gobierno”, insistió el ministro en la noche del domingo pasado en el programa del periodista Luis Majul. Días atrás, la senadora Juliana Di Tullio, del riñón de la vicepresidenta, había utilizado una frase casi similar. Horas antes, Massa había abundado en que él nunca fue “kirchnerista”, sino “del Frente Renovador”.

En ese proceso de despegarse de los piantavotos, existe un sostenido y acordado silencio por parte de La Cámpora, de su jefe Máximo Kirchner y de las principales figuras de la agrupación. En el escenario, se observan apariciones fugaces de Cristina en sus redes, con escasísimo volumen político. La orden que baja desde el búnker de Massa, es evitar temas ríspidos o contradecir a su propio gobierno. Se ve además, un corrimiento a un peronismo de centro que incluyó la llegada de Juan Manuel Urtubey y hasta promesas de apoyo en Córdoba, a pesar de los sucesivos reproches de Juan Schiaretti. 

Massa busca votos lejanos al peronismo y en esa senda anunció que su ministro de Economía será un extrapartidario. Suenan Martín Redrado y Carlos Melconian. En este último caso, la estrategia sería ir a pescar votos en la pecera que dejó vacante Patricia Bullrich.

También habrá que ver que tanto le roza al ministro de Economía la causa que investiga el fiscal Gerardo Pollicita por presunto espionaje ilegal a jueces, políticos, sindicalistas y periodistas, donde se asegura que la organización liderada por el ex policía Ariel Pedro Zanchetta habría operado con la ayuda de funcionarios del kirchnerismo.

Rodolfo Tailhade es uno de los mencionados en el dictamen de 143 páginas, en donde se detalla la mecánica de la banda delictiva. Aunque el diputado del Frente de Todos no quedó imputado, está en la mira de la Justicia y podría ser llamado a declarar en los próximos días.

Lo cierto es que Tailhade es uno de los operadores judiciales y de inteligencia de mayor confianza de Cristina Kirchner, y se le atribuye un rol clave en la comisión de Juicio Político de Diputados que impulsa la avanzada contra los miembros de la Corte Suprema.

En el informe presentado por Pollicita salen a la luz las conversaciones que tuvo con Zanchetta en septiembre y noviembre del año pasado. 

Aparecen en la grilla, desde el presidente Alberto Fernández hasta Marcelo Tinelli. De Claudio "Chiqui" Tapia a Victoria Tolosa Paz. También periodistas y dirigentes de peso como Javier Milei, Sergio Massa, Jorge Macri y Horacio Rodríguez Larreta, entre otros jueces, fiscales y famosos.

El material obtenido de modo ilegal de cada uno de ellos fue reunido, o al menos almacenado, en una computadora del ex agente Ariel Zanchetta. La fiscalía de Pollicita continúa la búsqueda informática de mayores precisiones. La causa sobre la maquinaria de espionaje K acaba de empezar y recién empiezan a conocerse parte de los "objetivos" pesquisados en secreto, o cuya información personal se rastreó en bases públicas de datos y en una empresa privada dedicada a ese rubro quizás de modo ilegal.

Por estas circunstancias, después del yate de Insaurralde y el Chocolate Gate, el peronismo entró nuevamente en shock y en medio de una ola de indignación. Además de actuales ministros, hay entre los espiados importantes dirigentes y jefes territoriales que encuentran a un solo sector de haber promovido seguimientos y posibles intervenciones telefónicas sin orden judicial: a la agrupación La Cámpora, liderada por Kirchner hijo.

En los mensajes aparece también un informe histórico sobre la fundadora de la Coalición Cívica, Elisa “Lilita” Carrio” y se habla de armar una carpeta sobre el ex candidato a gobernador de Córdoba de Juntos por el Cambio, Luis Juez.

Por el lado de Milei, también hay piedras en el camino.  Una nota publicada en el prestigioso diario británico The Guardian, dio cuenta que más de 100 economistas de primera línea advirtieron que si gana  Milei habrá "devastación y caos". Se trata de una carta abierta firmada por Thomas PIketty, Jayati Ghosh, Branko Milanovic y José Antonio Ocampo, entre otros, con serios cuestionamientos al león libertario.

En este contexto de zozobra, Macri se ha convertido en un virtual jefe de campaña, no solo de Boca, donde será candidato a vice contra Riquelme, sino también de futuras decisiones clave si Milei llega al gobierno. Por ejemplo,  el ex presidente pretende imponer para el Ministerio de Economía a Federico Sturzenegger, una de sus espadas. Pero a la vez, ha desatando tempestades entre los seguidores de Milei, que soñaban terminar con "la casta" y se encontraron con más de lo mismo, lo cual provocó una diáspora de legisladores electos.

Milei y Massa volverán a verse las caras, ahora con la posibilidad de tener un fuego cruzado, este domingo durante el debate televisado para el país en la Facultad de Derecho de la UBA. Habrá que ver con qué se tiran y los platos que dejan rotos.

Seguramente, esta vez Massa aprovechará el momento para marcar el desorden interno que muestra el espacio de su adversario con la fuga de legisladores y la presencia de Macri como mascarón de proa. Lo expondrá en el debate y planteará los riesgos para el caso de que lleguen al poder en ese marco de beligerancia.

Por el lado de Milei, se sospecha que se mostrará moderado, pero no por eso cederá sus propuestas de cabecera. Mantendrá la dolarización junto a la eliminación del Banco Central y negará una distribución de cargos tras el pacto electoral con Mauricio Macri y Patricia Bullrich.

Además, seguramente tomará como bandera la reciente causa del espionaje y el fracaso de la gestión económica del oficialismo.

Lo que no se puede ocultar, es que la interna libertaria arde en medio de fuertes críticas de un sector de diputados electos y dirigentes contra la alianza con Mauricio Macri y Patricia Bullrich. Ahora, legisladores volvieron a cuestionar el pacto, ya que temen una "colonización" del macrismo en La libertad avanza y reconocen que está cortado el vínculo con el candidato a Presidente y su hermana, Karina Milei. 

En el acuerdo que selló Milei con el líder libertario, además de garantizar una ayuda al momento de fiscalizar, Macri le dejó en claro  que si gana las elecciones, deberá compartir el gobierno.

En esa dirección, el jefe del bloque de diputados del PRO, Cristian Ritondo, será el guardián de los votos al candidato de La Libertad Avanza en territorio bonaerense. A cambio, el economista le prometió que si triunfa le dará la presidencia de la Cámara baja. Por el contrario, Diego Santilli, que también ayudará en el operativo de fiscalización, prefiere mantener el perfil bajo, al menos por ahora.

Macri tiene el desafío de convencer a dirigentes de PRO para que lo acompañen en la defensa de Milei, mientras Juntos por el Cambio está en ruinas ante el enojo de los radicales y el larretismo, que remarcaron su reticencia a respaldar al libertario.

El ex ministro de Cultura del Gobierno de Mauricio Macri, Pablo Avelluto también está en disidencia y señaló: “Mi postura es que no voy a votar a Milei bajo ninguna circunstancia y  muchos votantes del PRO no van a votarlo. Cuando me sumé al PRO, la idea de una alianza con un sector de ultraderecha no estaba ni remotamente en las posibilidades”, manifestó.

Las principales espadas de Milei le aconsejan que se aleje todo lo posible de las esquirlas de "la casta". Y a Massa se le recalca que tome distancia de su rol de ministro de Economía. Lo que se busca para este tramo decisivo de la campaña, es sacar de escena a todos los piantavotos. Por eso Massa tiene escondidos a Cristina, Alberto Fernández, Máximo, la Cámpora y los gordos de la CGT. Y Milei oculta debajo de la alfombra a Ramiro Marra, Benegas Lynch padre, Benegas Lynch hijo, Lilia Lemoine y ahora también a Diana Mondino. El problema es que cuando los candidatos tienen que sacar de escena a tanta gente, se quedan sin personajes clave para militar en los medios.

Diana Mondino, posible candidata a canciller de su espacio, le dio recientemente un dolor de cabeza a Milei. Volvió a ponerlo en la discusión pública al decir que: “el mercado de órganos es algo fantástico”, lo cual cayó como un balde de agua fría. Lo que más paraliza de la desafortunada frase, es la palabra "fantástico", que sensibiliza a gran parte de la opinión pública.

En la mirada de los politólogos, la  combinación pública de Milei y el PRO parece que no está dando muy buenos resultados en las encuestas. Sin embargo, Macri analizó un sondeo encargado por su equipo más cercano después del cierre con LLA que, según trascendió, arrojó una leve ventaja en favor de Milei, aunque con un importante número de indecisos.

Desde que Milei, Mauricio Macri y Bullrich sellaron el acuerdo para este balotaje, la estrategia electoral de La Libertad Avanza entró en una zona gris. En la semana que pasó, el candidato libertario se había encerrado en el hotel-búnker de la zona centro con un grupo de legisladores electos para contener la fuga a cuenta gotas de algunos dirigentes fastidiados con esa alianza con el PRO, y en los días previos le había solicitado a través de sus asesores al ex mandatario y a la ex ministra de Seguridad que bajaran el perfil mediático para volver a focalizar la campaña en su figura y en el eje “anti casta” que lo llevó a la segunda vuelta. Bullrich comprendió el reclamo y así lo hizo saber en el WhatsApp.

Milei atraviesa momentos cruciales. En su entorno reconocen que la figura de Macri despierta recelo interno y resistencia pública -”Por eso no hay una foto conjunta”, razonaron-, y que por eso lo mejor fue activar rápidamente el acuerdo, horas después de las elecciones generales, para tratar de encarrilar la campaña lo más lejos posible del balotaje. Pero el malhumor puertas adentro expuso la fragilidad del armado libertario, y la incidencia de algunos dirigentes que pusieron en duda por estas horas la lealtad al proyecto. Con la excusa de la intromisión macrista en la campaña, primero fueron algunos legisladores nacionales electos los que manifestaron públicamente su descontento con esa situación, después un grupo de la provincia de Buenos Aires, que ventilaron el descontento, y se espera para los próximos días a otro sector que consiguió una banca en el Senado bonaerense. Hay inquietud, según confiaron, en torno a Carlos Kikuchi.

En el campamento libertario juran que, por ahora, el acuerdo con el macrismo se circunscribe solo a la logística por la fiscalización.

En Unión por la Patria, por el contrario, la centralidad es pura y exclusivamente de Sergio Massa. No hay ningún tema que no tenga su aprobación final. La campaña está focalizada solo en su figura y en las últimas semanas el ministro-candidato redobló los esfuerzos para que la “deskirchnerización” que publicita de su eventual gestión, si es elegido presidente, penetre en el votante que detesta al kirchnerismo - que es un buen número- y en el caudal de indecisos que aún no definió el voto. 

Todos los consultores pronostican un final apretado, cabeza a cabeza. La participación y el voto en blanco serán más que decisivos. Si uno baja y el otro sube, los pisos pueden elevarse y los techos abrirse casi como por arte de magia. Esto marca un escenario de mayores incógnitas para todos. Duele decirlo, pero pareciera que la gente está decidiendo con angustia por el que menos tenga capacidad de daño.¡Hagan juego, señores!

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información y analista político. El 22 de noviembre de 2017, el Concejo Deliberante de La Plata lo declaró "personalidad destacada en el periodismo".