martes 07 de diciembre de 2021 - Edición Nº2084
Impulsobaires » Politica » 30 nov -1

Medios

Adepa: “Gran parte de lo que se debate apasionadamente en las redes sociales proviene, de un modo u otro, del trabajo de las organizaciones periodísticas"

La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa) destacó hoy que la prensa continúa siendo una institución que ayuda a fortalecer la calidad de la democracia, ya que “permite una comunicación más equilibrada entre gobernantes y gobernados, ayuda a controlar los desvíos del poder y contribuye a que las discusiones públicas sean más argumentadas y, por ende, más productivas”.


Por: Redacción


Adepa realizó el jueves 5 de abril en Buenos Aires las deliberaciones de su 166ª Junta de Directores, en la que se dio a conocer una declaración pública sobre la situación de la libertad de prensa y la sustentabilidad de la industria periodística en la Argentina, bajo el título “Preservar la salud de la prensa es cuidar el vigor de la democracia”.

Redes sociales y producción periodística

Del extenso documento final, el que se puede acceder desde aquí, dice en una parte que el informe de la Comisión de Libertad de Expresión señala que lejos de estar en decadencia o en retroceso, las funciones de la prensa se potencian hoy por efecto de lo digital. “Gran parte de lo que se debate apasionadamente en las redes sociales proviene, de un modo u otro, del trabajo de las organizaciones periodísticas. Y está muy bien que así sea. Cómo no celebrar que la prensa, aun con fallas y errores, pero guiada por criterios profesionales y por la búsqueda de la verdad, sea el insumo del debate público frente a fenómenos que nos angustian, como las noticias falsas o “fake news” y los “hechos alternativos” derivados de la propaganda política”, enfatiza el texto.
Para Adepa, afortunadamente el país ha dejado atrás una política de confrontación oficial contra el periodismo independiente. Lo ha valorado la entidad en sus últimas dos juntas de directores: se puso fin a un esquema de persecución sistemática a la disidencia y, en general, al ejercicio del periodismo que da cuenta de una realidad muchas veces incómoda para el poder.
No obstante, así como se observa una positiva evolución en la las dos primeras premisas que se requieren para una efectiva vigencia de la libertad de expresión (decir lo que se quiere y hacerlo sin sufrir consecuencias), sigue pendiente el tercer requerimiento: cómo contribuir a preservar la sustentabilidad de un actor de la democracia que está llamado a cumplir un rol social e institucional del cual el Estado no puede desentenderse.
“Los medios gráficos y digitales vivimos en todo el mundo una paradoja que nos esperanza y nos desafía a la vez. Nunca en la historia hemos tenido más lectores. Con Internet hemos multiplicado por diez la audiencia que nos elige para saber y entender frente al océano de datos que circula en la web y las redes sociales, que muchas veces terminan generando desinformación. Al mismo tiempo, nunca como antes enfrentamos tal incertidumbre respecto de la ecuación económica de un modelo en el que quienes producen los contenidos -en definitiva, quienes financian el trabajo periodístico- no participan proporcionalmente de los ingresos que genera el tráfico digital ni ven recompensada de manera justa la propiedad intelectual de esos contenidos”, señala uno de los párrafos del documento.
En otro de los puntos analizados, el informe de Adepa reflexiona sobre el futuro de la industria periodística en nuestro país. “Durante los últimos 18 años –ciertamente aquellos donde la revolución tecnológica afectó como nunca antes la ecuación económica de la prensa– el sistema político no encaró soluciones de fondo para un sector que requiere más que respuestas de corto plazo o soluciones particulares”.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias