lunes 14 de octubre de 2019 - Edición Nº1299
Impulsobaires » La Plata » 26 jul 2019

Cuesta 1.2 M por mes reparar daños a escuelas

Dañaron las paredes del colegio Albert Thomas con afiches de Tolosa Paz, y la comunidad educativa estalló en bronca

Decenas de carteles de la precandidata a intendente por el Frente Todos, Victoria Tolosa Paz, fueron utilizados como publicidad ilegal sobre los paredones del tradicional colegio técnico Albert Thomas. Hay malestar en la comunidad educativa y vecinos. En el PJ local dicen que son “grupos del conurbano que trabajan en la interna”. A los platenses les salió en 2018, $ 1.2 M por mes reparar la marca del vandalismo contra escuelas.


Por: Redacción

El Albert Thomas empezó a hacer historia el 31 de agosto de 1910, y es considerado el segundo colegio de enseñanza técnica del país, luego del porteño Otto Krausse.

La escuela de perfil industrialista fue creado hace más de cien años para dar respuesta a los tiempos que iban a venir, y pensando en un perfil de región insertado en un país en desarrollo constante.

Ese pedazo de historia, del que egresaron miles y miles de vecinos, fue dañado de manera inescrupulosa durante esta semana con carteles que muestran la foto y el nombre de la precandidata a intendente por el Frente Todos, concejal Victoria Tolosa Paz, y a pesar de un contundente malestar de vecinos que se hicieron escuchar en redes sociales publicando fotos y videos, la edil no dijo ni una sola palabra.

Este jueves, el diputado radical Diego Rovella, especializado en temas de educación pública, manifestó su desagrado publicando un tuit: “¡Así dejaron el Albert Thomas los militantes del kirchnerismo!”, apuntó.

ImpulsoBaires.com.ar tomó contacto con algunos referentes del Partido Justicialista platense pero no quisieron hablar argumentando que “estamos en medio de una PASO complicada y sería impropio opinar sobre lo que presuntamente hace cada lista, lo que sí se puede decir es que estamos en contra de dañar el espacio público y más una escuela”.

Pero los conocedores del peronismo platense explicaron a este portal una línea curiosa que debería ser investigada: “hay cinco listas en la interna, y no hay tanta militancia como para alimentarlas. Lo más seguro es que esa nómina haya tenido que recurrir a grupos de compañeros del conurbano, que están acostumbrados a pintar y pegar afiches en cualquier lugar y por eso ocurren estas cuestiones. No es para justificar la situación, pero eso es lo que pasa cuando por ahí alguna lista no tiene compañeros de los barrios que acompañen”.

Con esa increíble argumentación de la probable “ausencia de militancia local” que podría tener una lista, -en este caso la de Tolosa Paz-, es que se expone un problema mayor y es la constante agresión al patrimonio público y particular de la Ciudad, en lo que constituye una verdadera y contundente barbarie.

La lucha constante por aparecer en algún lado está llevando a sectores políticos locales a ser agresivos contra monumentos, edificios educativos, y frentes particulares ocasionando gastos enormes.

 

Vidal había pedido que el Código Penal maximice castigo al vandalismo en escuelas

 

En marzo de este año, la gobernadora María Eugenia Vidal pidió que en la reforma del Código Penal se incorporen penas duras para quienes produzcan vandalismo a instituciones educativas.

En esa línea, el director de Cultura y Educación bonaerense, Gabriel Sánchez Zinny, había dicho que en la Legislatura provincial también se avanzó aunque en materia contravencional, y contó que la intención del gobierno bonaerense está en la dirección de “mostrar que la escuela es un lugar que la ley tiene que proteger y que cualquiera que atente contra el colegio tendrá un castigo".

 

“En daño a escuelas y jardines se van $ 1.2 M por mes"

 

El vandalismo a establecimientos de la Ciudad fue un tema de debate a comienzo de año, y en ese momento tenía que ver con aristas vinculadas a destrozos dentro de edificios, pero también con lo que ocurre en sus paredes, es decir las agresiones como pintadas y pegatinas de afiches.

Por ese momento flotaban sospechas, investigadas en algunos procedimientos, sobre hipotética participación de punteros políticos y militantes afines a sindicatos “duros” en agresiones a establecimientos con la intención de crear inestabilidad.

En ese marco, el intendente Julio Garro había manifestado un altísimo malestar cuando se destrozó el jardín infantes número 981 a mediados de marzo: “No creo en las casualidades y mucho menos cuando se trata de vandalismo a instituciones educativas. Pido a la justicia que les caiga con todo el peso de la ley”, destacó en su momento.

En la dirección planteada y en el mismo punto de la línea de tiempo, el subsecretario de Vinculación y Gestión de la Municipalidad local, a cargo del Fondo Educativo, Martiniano Ferrer Picado dijo que “estos daños equivalen a la construcción de 14 aulas nuevas con última tecnología, o en su defecto a la construcción de un Jardín con baños en cada una de las aulas”, al referirse a los $ 14.4 millones erogados el año último por la Comuna para reparar lo que el vandalismo dejó como marca.
 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS