lunes 14 de octubre de 2019 - Edición Nº1299
Impulsobaires » Sociedad » 3 oct 2019

Lo que hay que saber

Cáncer de mama, una enfermedad que afecta a hombres y mujeres

El cáncer de mama es una enfermedad que presenta mayor incidencia en mujeres a nivel mundial, con una tasa de 73 casos por cada 100.000 mujeres, se encuentra entre las causas de muerte más frecuente en el género femenino, una de cada 8 mujeres que hayan alcanzado los 80 años tendrá cáncer de mama. En la Argentina, se detectan más de 19.000 nuevos casos por año.


Por: Redacción

Si bien existen cada vez más patologías mamarias en las mujeres, los hombres no están exentos de padecer este tipo de cáncer, representan el 1%. A pesar del mínimo el porcentaje, su detección suele ser bastante tardía. Sin embargo, a diferencia de las mujeres, los hombres no realizan consultas sobre este tema porque no se piensa que pueda afectar al género masculino y no se controlan la glándula mamaria. Las consultas médicas se suele enfocar en otros tipos de cáncer como el de colon, próstata o pulmón, patologías con mayor prevalencia en el género. Sin embargo, entre los 55 y 60 años es cuando podría llegar a aparecer el cáncer de mama en el hombre.

En el caso de las mujeres, se trata de una patología que tiene mayor incidencia, incluso con pacientes cada vez más jóvenes. Si bien la sociedad está atenta y concientizada sobre la detección temprana, aún suele haber un alto desconocimiento: 3 de cada 10 mujeres no realizan la mamografía, el 27% se encuentra en edad de realizarse una mamografía y, a pesar de contar con cobertura médica, no se realiza los estudios.

Develando mitos


1° La mamografía no produce cáncer.  
Si bien es cierto que utiliza rayos, la dosis es sumamente baja, es equivalente a la dosis que un ser humano recibe por la radiación ambiente en el transcurso de un mes. Por lo tanto no produce cáncer de mama ni de ningún otro órgano. 

2° No existe demostración científica que pruebe que los implantes mamarios puedan provocar cáncer o aumentar el riesgo de desarrollarlo.
Asimismo, la detección temprana del cáncer de mama también es posible en estos casos. Los estudios de imágenes de los cuales disponemos para el control de las mamas con implantes son: la mamografía con una técnica especial llamada “de Eklund” que permite ver específicamente el tejido mamario, la ecografía y la Resonancia Magnética Nuclear.  
 
3° En estadios iniciales, el cáncer de mama no produce dolor ni tiene síntomas.
Por ello, la mamografía es fundamental, ya que permite ver lo que aún no se puede tocar o sentir. 

4° El 85% de los cánceres de mama son esporádicos.
La mayoría de las pacientes que presentan la enfermedad no tienen familiares directos con cáncer de mama. 

5° Tener hijos antes de los 30 años y amantarlos disminuye la probabilidad de desarrollar la enfermedad.
Esto tiene su explicación en la maduración que sufre la glándula durante el embarazo. Sin embargo, no garantiza la no aparición de la enfermedad. 
 
6° Los anticonceptivos orales no son nocivos para las mamas, ni pueden provocar por sí mismos este tipo de cáncer.
Si bien es fundamental la evaluación con el profesional a cargo, para elegir correctamente el tipo de anticoncepción a utilizar, sólo en algunas mujeres, de acuerdo a sus antecedentes personales y familiares, puede modificar el riesgo que tengan a desarrollarlo.

7° La ingesta de leche entera aumenta el riesgo a desarrollar la enfermedad.
Esto se debe al alto contenido en hormonas y grasas que tiene la leche entera de vaca. Se recomienda consumir leche descremada.

8° La ingesta de pollo no incrementa las probabilidades de padecer cáncer de mama.
A diferencia de lo que comúnmente se cree, no se engorda los pollos con hormonas, sino que se recurre a la manipulación genética y esta no produce cáncer.

9° Los antitranspirantes no provocan cáncer de mama.
La relación entre ambos carece de sustento científico.

10° Los corpiños con aro no producen la enfermedad. 
El uso del corpiño puede generar incomodidad si es muy ajustado o si está fabricado con algún material rugoso. Pero no aumenta el riesgo de cáncer de mama. 

11° El sobrepeso, la obesidad y el sedentarismo aumentan el riesgo de cáncer de mama.
Llevar una vida saludable, evitar el consumo de tabaco, mesurar la ingesta de alcohol, modificar malas conductas alimenticias, incluir verduras frescas, hortalizas, y frutas en la dieta diaria, realizar ejercicio físico y exponerse a la luz solar con prudencia, son factores que ayudan en la prevención del cáncer de mama, y de muchas otras enfermedades que afectan a la mujer.


La mama densa y su vínculo con el cáncer


Un factor que pasa desapercibido es la densidad mamaria, los casos de mama densa se encuentran en mayor riesgo de desarrollar un cáncer de mama, aumenta de 2 a 6 veces las posibilidades. Sin embargo, un 59 % de las mujeres nunca escuchó hablar de este término. Y de aquellas que alguna vez se han hecho una mamografía, sólo un 36% establece la relación. La mayoría de las mujeres desconoce si tienen densidad mamaria.

Por esto, la consulta médica regular, el tacto periódico y  estudios específicos como mamografía, ecografía mamaria y tomosíntesis (estudio 3D), permiten detectar la presencia temprana de cáncer de mama. Lo recomendable es realizar una mamografía de base a los 35 años, y luego de forma anual a partir de los 40. Quienes presenten antecedentes directos (madre, hermana), deben comenzar con los estudios 10 años antes de la edad de detección del cáncer del familiar más cercano. Por lo general, es a los 30 años.

Desde la Sociedad Argentina de Mastología advierten que si se llega a tiempo, es una enfermedad totalmente controlable.


Fuente: Sociedad Argentina de Mastología.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS