viernes 22 de enero de 2021 - Edición Nº1765
Impulsobaires » Politica » 7 dic 2019

Un papelón

El economista Roberto Cachanosky se indignó por un desprolijo debate al que fue invitado, repleto de activistas marxistas

El economista y referente liberal, Roberto Cachanosky, fue invitado a una actividad de la Fundación para la Responsabilidad Intelectual con la intención de generar un debate sobre Capitalismo o Socialismo en Latinoamérica. Pero el mismo fue ampliamente propagandizado días previos por sectores de izquierda, y terminó siendo un lugar incómodo para el debate de ideas. El hombre del liberalismo manifestó su malestar.


Por: Redacción

Dijo Roberto Cachanosky en su cuenta de Facebook: “ayer (por el jueves) participé de un debate organizado por la Fundación para la Responsabilidad Intelectual (FRI). El tema del debate era: Latinoamérica en la encrucijada. ¿Capitalismo o Socialismo?”.

“Desafortunadamente fue una muy mala experiencia. En primer lugar nunca se nos advirtió que íbamos a debatir con fanáticos marxistas de la era de la cortina de hierro y la guerra fría. Con decir que afirmaron que Maduro y el chavismo en general eran modelos capitalistas al igual que el de Evo Morales queda todo dicho. Y también sostuvieron que el peronismo era capitalista y liberal, con estos datos queda en evidencia el nivel intelectual en el que cayó el debate. Es más, esgrimieron un tsunami de estadísticas extraídas de la era de la KGB y las daban como ciertas”, añadió luego.

Y siguió relatando: “pero lo más grave es que lanzaron reiteradas ofensas personales. A tal punto llegó esa agresión que tuve que parar el debate y mediante moción de orden decir que si no se terminaba con las agresiones a las personas y seguían sin debatir ideas me retiraba del auditorio. No me interesa ganar un debate a los insultos. No es mi estilo ni lo considero de utilidad”.

“Quienes me conocen saben que no le escapo al debate. Me han visto en televisión debatiendo con piqueteros, trotskistas, sindicalistas, peronistas, kirchneristas, etc. pero siempre en un marco de respeto. De manera que no le escapo al debate y creo estar haciendo bastante esfuerzo personal por defender las ideas liberales, sacrificando horas de descanso y de familia”, acotó.

Luego dijo: “el nivel de agresión personal llegó hasta el cierre del debate donde ya no podía responder, y uno de los participantes de la mesa marxista hacía referencia a mi persona diciendo cosas que no eran ciertas y no tuve derecho a réplica”.

“De lo que expongo hay muchos testigos dado que en el auditorio había, al menos 500 personas, muchas de las cuales me manifestaron su total disgusto por la forma en que fue organizado el debate, particularmente por el bajo nivel de la mesa marxista como de las agresiones personales”, dijo.

“Finalmente recalco que mi participación fue sin cobrar honorarios, como suelo hacerlo en estos casos. Si uno sacrifica su tiempo para participar de estas cosas, lo mínimo que se exige es pasar un momento agradable debatiendo para aprender entre todos y no tener que estar soportando descalificaciones personales como todo argumento por parte de los marxistas de la era de la guerra fría”, dejó en claro.

Y luego sostuvo: “nada positivo quedó del debate de ayer, lo cual debe enseñar que debatir siempre es bueno, pero buscando que las partes y el público se enriquezcan del debate e impere el respeto. De nada sirve llevar a un grupo de marxistas de barricada para que descalifiquen a las personas como tales y se la pasen dando datos proporcionados por la KGB para demostrar el maravilloso mundo del comunismo, maravilloso mundo que tuvo que construir un muro para que la gente no escapara del paraíso terrenal que nos describían.
En síntesis, seguiré colaborando para difundir las ideas liberales, pero cada vez voy a ser más exigente en las condiciones del debate. No es cuestión de estar perdiendo el tiempo”.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias