lunes 27 de enero de 2020 - Edición Nº1404
Impulsobaires » El Mundo » 7 ene 2020

Anticipo

Irán lanzó 10 misiles contra una base de EEUU en Irak como represalia por la muerte de Soleimani

Irán lanzó hoy al menos diez misiles contra una base militar estadounidense en Irak como represalia por el asesinato de su general Qasem Soleimani, informaron la Guardia Revolucionaria y la televisión estatal iraníes, y confirmó el gobierno de Estados Unidos.


Por: Redacción

La televisora Irinn reportó el lanzamiento de 10 misiles tierra-tierra contra la base militar norteamericana Al Assad en Irak y detalló que el nombre de la operación es “Mártir Qasem Soleimani”.

“Los valientes soldados de la unidad aeroespacial de IRGC (Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, grupo de elite de las fuerzas armadas iraníes) lanzaron un ataque exitoso con decenas de misiles balísticos en la base militar de Al Assad en nombre del mártir general Qasem Soleimani”, indicó un comunicado de esa organización militar citado en Twitter por Farnaz Fassihi, corresponsal del diario estadounidense The New York Times.

El incidente fue confirmado esta noche por el gobierno de Estados Unidos, a través de voceros de la Casa Blanca y el Departamento de Defensa.

"Está claro que estos misiles fueron lanzados desde Irán y dirigidos contra al menos dos bases militares iraquíes", informó un comunicado del Pentágono firmado por su portavoz Jonathan Hoffman.

La nota precisó que los proyectiles impactaron las bases militares Al Assad y Erbil, y agregó que aún no se sabía si había víctimas pero aseguró que las autoridades ya estaban evaluando los daños, según la agencia de noticias EFE.

"Estamos al tanto de los informes de ataques contra las instalaciones estadounidenses en Irak", señaló a su vez la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, en su cuenta de Twitter.

El ataque, reportado también por otros medios en redes sociales, es la primera represalia conocida por la muerte de Soleimani, ocurrida el jueves pasado en Bagdad, durante un bombardeo aéreo de tropas norteamericanas.

Más temprano, el gobierno de Irak sostuvo que la salida del país de las fuerzas extranjeras "es la única solución" para frenar la escalada de tensión y dejó al desnudo los intentos, hasta ahora poco eficaces, de Estados Unidos de mantener unida a su coalición en ese país árabe.

"No nos vamos de Irak. Hubo una confusión, pero nuestra política no cambió. Seguimos comprometidos con nuestros aliados en la región y con el objetivo de frenar las malas acciones iraníes, garantizar una derrota duradera de ISIS (Estado Islámico) y apoyar a Irak para que se convierta en una nación fuerte e independiente", afirmó el secretario de Defensa estadounidense, Mark Esper, en conferencia de prensa.

Tras enunciar una serie de amenazas, Esper aseguró que Washington estaba buscando "una solución diplomática" y que estaba dispuesto a "un diálogo sin condiciones previas", si Irán se compromete a poner fin a sus "acciones malignas en la región" y a "terminar este derrame de sangre".

Poco después, el presidente Donald Trump ratificó que no sacará sus tropas de Irak.

"En algún momento queremos salir, pero este no es el momento adecuado", sostuvo ante la prensa al recibir en la Casa Blanca al primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis.

En las últimas 24 horas, los gobiernos de Estados Unidos e Irak quedaron inmersos en un cruce de desmentidas y explicaciones confusas sobre una carta en la que la Casa Blanca parecía haber anunciado una "reubicación" de sus tropas en ese país árabe.

En medio de la confusión y antes que el gobierno estadounidense explicara que el envío de la carta había sido "un error", sus aliados comenzaron a anunciar sus propias retiradas.

Esta mañana, la OTAN anunció que "reposicionará" temporalmente a parte de su personal en Irak a diferentes zonas dentro y fuera del país, y horas después, sus tropas comenzaron a abandonar la llamada Zona Verde de Bagdad, la más segura de la capital, según el medio online The Middle East Eye.

Una fuente de la OTAN le informó al diario The Washington Post que, además, cancelaron todas las operaciones de entrenamiento a las tropas locales, una de las principales funciones de la coalición militar en el país.

En paralelo, Alemania, Canadá, Croacia y Eslovaquia informaron que trasladarán a sus militares a Kuwait y Jordania. Reino Unido, por su parte, decidió trasladar su personal en Bagdad a Taji, un poco más al Norte.

Los vínculos entre el gobierno iraquí -un aliado de Estados Unidos desde la invasión de 2003 y el derrocamiento y asesinato de Saddam Hussein- y la República Islámica de Irán hace años que vienen creciendo y profundizándose.

El asesinato de Soleimani, el comandante iraní que lideró el esfuerzo conjunto para derrotar al Estado Islámico e ideó el fortalecimiento de las milicias chiitas iraquíes tanto política como militarmente en los últimos años, afianzó aún más ese vínculo y expuso el difícil equilibrio que mantuvo hasta ahora el Estado iraquí al ser un férreo aliado de dos declarados rivales: Irán y Estados Unidos.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS