viernes 27 de mayo de 2022 - Edición Nº2255
Impulsobaires » La Plata » 16 mar 2020

Editorial "Costo de vida"

Con algunas cosas claras, y otras no tanto

Editorial de Fabricio Moschettoni en Costo de vida, por Radio 96.7, de este lunes 6 de marzo.


Por: Redacción

Un fin de semana de mucho ruido, desinformación y finalmente una luz de esperanza en el ordenamiento de la crisis por el coronavirus.

Versiones de todo tipo inundaban la opinión pública y el Gobierno no se encargó de bajarle el nivel hasta el domingo avanzada la tarde, cuando el presidente de la República, Alberto Fernández, se mostró con los mandatarios del AMBA, Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof con algunas medidas interesantes que sirvieron para aclarar el panorama.

La semana pasada titulé una editorial como “Liderazgo es lo que faltó”, y efectivamente ese podría ser nuevamente la denominación si no fuera por la reacción del minuto final del fin de semana. El presidente llevó tranquilidad y eso ocurrió cuando se vio al mandatario tomar el timón para desafiar a una crisis que va a ser severa.

La incorrecta política comunicacional del Gobierno en los niveles más altos ayudó a que el caos se profundice en un mundo en donde parece más creíble una viralización de algún audio de whats app que la propia voz oficial, cuando esta última es endeble, confusa y timorata.

Que se suspendían las clases, que no se suspendían porque eso no contribuía, que los gremios presionan, que el gobierno está confundido, que no se sabe a ciencia cierta si es mejor tener a los chicos encerrados en un establecimiento o en sus casas, que no sabemos cómo podremos manejar la concentración de gente en el transporte público…. En fin, dudas como estas se extendieron casi tan velozmente como la multiplicidad de carga viral diseminada por el mundo.

Pero el Gobierno al final del domingo llevó claridad necesaria y adoptó medidas acertadas: suspendió las clases en todo el país, cerró los pasos fronterizos, limitó el uso del transporte público, busca por todos lados que la mayor cantidad de gente la pase en sus casas, y cuestiones así.

El tema imperiosamente debe ser retrasar lo más que se pueda la llegada de  la parte más fuerte de la afectación del virus por la sencilla razón de que nuestro sistema sanitario está al límite.

Obviamente esto el Gobierno no le dijo, pero es así. Los hospitales públicos están al borde del colapso en su rutina diaria, y ni imaginemos lo que podría ser en un marco de punto alto de afectación. Por eso, todo lo que las autoridades recomiendan es correcto, y ahora nosotros, los ciudadanos, somos los que tenemos que transformarnos en los principales jugadores del equipo y hacer que nuestro juego brille previniéndonos y cuidando al que tenemos cerca.

El viernes, el analista político y columnista de este programa, Jorge Joury, fue enfático al sostener los interrogantes sobre el sistema de salud, y este lunes CICOP, que es la Asociación de Profesionales de la Salud Pública de la provincia de Buenos Aires le volvió a advertir al gobernador Axel Kicillof las falencias del sistema, al sostener: “la falta de recursos de todo tipo es una verdad incontrastable, con servicios diezmados, guardias descubiertas y plantas desmanteladas. Los magros salarios y las deficientes condiciones laborales han generado la ausencia de postulantes para ingresar o permanecer en el sistema, con el consiguiente deterioro de los planteles existentes. El déficit de insumos, persistente desde hace varios meses y sin solución a la fecha, provoca que nuestra tarea se vea altamente condicionada en su calidad de atención y en su capacidad de respuesta”.

Por eso es tan importante que nosotros, los ciudadanos, acatemos cada instrucción que da la autoridad y bajo ningún punto de vista abandonemos nuestra responsabilidad social.

En este momento de crisis el aporte ciudadano es esencial.

Lo dijo el Presidente, hay que retrasar lo que más se pueda el punto máximo de la llegada del virus.

Actualmente en el país hay algo más de 50 casos, y según el presidente de la Sociedad Argentina de Infectología, Omar Sued, la situación hasta acá está con control, pero puso la mira en el número de casos durante las próximas horas: “si se va a 200, 300 o 500 estamos en problemas”, puntualizó en diálogo con TN.

En nuestra ciudad, el intendente Julio Garro tuvo un seguimiento minuto a minuto de la situación, y lo hizo desde el Comité Operativo de Emergencia Municipal (COEM) ubicado en 532 y 119.

Ya el sábado por la noche, Garro había pedido al presidente y al gobernador que “cuiden a los platenses, bonaerenses y argentinos”, y que se suspendan las clases, al igual que lo estaba haciendo su par marplatense, Guillermo Montenegro.

Y este domingo en paralelo con la reunión que en Olivos encabezó el presidente Fernández secundado por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta y su par bonaerense, Axel Kicillof, el intendente lazó una serie de medidas como por ejemplo suspender clases en jardines y casas del niño hasta el 31 de marzo, mecanismos para garantizar el Sistema Alimentario Escolar, pedir a las empresas de transporte público restricción en cantidad de gente transportada, masificar el uso de alcohol en gel, cerrar los espacios públicos de esparcimiento que dependen de la Comuna hasta fin de mes, cerrar el Bingo, excepción para ir a trabajar a mayores de 65 años y grupos de riesgo, entre otros puntos.

Ahora en adelante, y aunque suene hiper reiterativo, la acción debe ser del ciudadano, o sea de todos nosotros, y tenemos que hacer nuestra pequeña parte como es atender a todas las indicaciones que nos dan las autoridades, no difundir información que no sea la oficial o la de organismos científicos sólidos, y llevar tranquilidad.

La mejor prevención es seguir paso a paso todas las indicaciones dispuestas por el Gobierno para así evitar que el virus se nos instale con demasiada fuerza.

Buen lunes

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias