martes 26 de mayo de 2020 - Edición Nº1524
Impulsobaires » La Plata » 29 mar 2020

La semana que pasó

Panorama Político Platense: Salud y economía, la realidad despoja a la literatura

La semana que pasó fue intensa porque se conocieron los primeros casos de COVID-19 en la Ciudad, pero también porque las acciones del Municipio fueron multidisciplinarias y constantes. Lo más destacado del arco político local entendió el sentido de la unidad que reclama el momento, aunque hubo operaciones desafortunadas. Los desafíos económicos de la Región para sobrevivir se detallan en esta columna.


Por: Fabricio Moschettoni, editor de ImpulsoBaires / Twitter @FMoschettoni

“Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que algún día, cada uno pueda encontrar la suya” / El Principito -Le Petit Prince

En los últimos días se escuchó una y mil veces hablar del falso dilema planteado entre economía o salud pública como diferentes recetas para aplicar en medio del devastador COVID-19 que recién asoma en nuestro país.

Es falso pensar que se puede optar por una u otra vía, aunque decir que la salud es el único eje de interés puede ser, en algunos casos, una inyección anímica más que una convicción profunda acerca de resoluciones a tomar.

Tal es así que el mismísimo ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, dijo a mitad de semana en una entrevista con el canal TN que no se puede pensar en una cuarentena que se prolongue indefinidamente, mostrándose confiado además en el rendimiento del esquema preventivo que se está aplicando en el país y que, hasta el momento, brinda mejores resultados que los esperados según el propio Gobierno.

Si bien suena simpático subirse a la ola de asegurar que habrá encierro hasta tanto no haya desaparición del virus, vale destacar que las necesidades de financiamiento de la endeble economía argentina van a primar por sobre esa voluntad, y en no muchas semanas la rueda del país deberá funcionar, de lo contrario el saldo en vidas y en caos socioeconómico será muchísimo mayor que las bajas que deje el cuadro epidemiológico.

Thomas Friedman, columnista del New York Time y ganador de varios premios Pulitzer, se preguntó el domingo pasado si no hay otra alternativa a cerrar todo, y en rigor sus dichos se enmarcan en una entrevista realizada al doctor David Katz, director del Centro de Investigaciones en Prevención de la Universidad de Yale, que avanza sobre la idea de una cuarentena vertical luego de la horizontal.

¿Cuál es la idea que algunos sectores influyentes manejan?: si son exitosos los 14 días de cuarentena obligatoria que es hacia donde vamos, y luego de una evaluación de ese tiempo, que también se estaría previendo en otra cuarentena, es posible pensar en una medida más segmentada, entendiendo que esas dos semanas iniciales habrán sido el filtro para separar gran parte de casos declarados o no. Una vez pasada esa estancia, varios países consideran que podrían volver a trabajar de manera gradual quienes estén sanos y aquellos que no sean considerado población de riesgo, mientras que el resto debe seguir aislado.

Por eso es tan importante el ´quedate en casa´, porque depende de estas dos semanas la posibilidad real de hacerle frente luego a las obligaciones que demanda el país. 

Si todo sale como algunos operadores del Gobierno tratan de imponer,  o sea la idea de avanzar sobre una cuarentena segmentada, volvemos al concepto tan viejo en donde los sanos y con mayor fortaleza trabajan para garantizar que aquellos que tienen algún tipo de dolencia o que hayan hecho un esfuerzo en sus épocas de actividad estén en sus casas sin problemas adicionales, recuperándose.

Pero el tema es que no estamos haciendo tan bien los deberes como sociedad. Tenemos días buenos y nos quedamos en casa, pero otros que nos brota el argentinismo, creemos que ya ganamos y salimos rompiendo el aislamiento como si nada. El Gobierno también tuvo días buenos y malos, días en los que pudo controlar estrictamente y otros en los que fue vencido por la realidad.

¿Cuánto sale el parate?

Este sábado, el reconocido periodista del mundo gráfico, Jorge Joury, hacía su columna “Charlas desde la cuarentena” para el programa que conduzco por Radio 96.7, “Costo de vida”, y aportaba datos alarmantes de la economía sobre base de un informe que estaría en poder de las autoridades del Banco Provincia y también en el escritorio del propio gobernador Axel Kicillof: “el parate de un mes cuesta 12 mil millones de dólares, y si son dos meses será de 20 mil”, y agrega que eso significa que un mes de cuarentena equivale a una caída del 3.3 % en la actividad económica mientras que duplicar el tiempo dispara un derrumbe de 5 puntos del PBI. Y un día antes, en el mismo espacio, evaluó que varios estados provinciales ya calculan la posibilidad de hacer frente al inevitable quebranto económico con la emisión de cuasimonedas, o sea con el desparramo de bonos como se hizo durante la mega crisis del 2001.

Una línea similar para lograr financiamiento urgente y evitar un crack económico lo sostiene curiosamente el economista liberal José Luis Espert, quien pide emisión monetaria a efectos de que las empresas tengan liquidez.

Paralelamente al comentario que acerca Joury en sus intervenciones diarias, una fuente del sector de la construcción me dijo en off que su preocupación estaba “en que con la caída de las obras públicas y privadas en la Región se van a perder unos cuatro mil puestos de trabajo”, con lo que se creará un impacto severo porque hay afectación directa para miles de familias, e indirecta porque dejarán de consumir. Y ese mismo día desde la Federación de Mayoristas y Proveedores del Estado de la Provincia de Buenos Aires (FEMAPE) se advirtió sobre el marco general de preocupación del sector, e incluso, el Secretario de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios, Natalio Mario Grinman, advirtió que “una empresa que no trabaja, en treinta días quiebra”, y dijo que “en seis días los empleados tiene que cobrar”, refiriéndose a los haberes para 3 millones de trabajadores registrados que representa el sector.

De más está decir que todos los actores consultados acompañan las medidas sanitarias llevadas adelante por el gobierno nacional que encabeza el presidente Alberto Fernández, pero no obstante eso la cruda realidad de una economía frágil se hace sentir y obliga responsablemente a poner en consideraciones ciertos ejes.

En esa línea, un referente de inmobiliarias que pertenece a una franquicia que opera en el país, me dijo el sábado por la noche al facilitarme balances y proyecciones, lo siguiente: “veníamos con más consultas en la previa al COVID-19 y eso alumbraba una tenue recuperación, pero la realidad ahora es de incertidumbre total”, y en el sector de la comercialización de inmuebles se pone sobre la lupa no solo el movimiento posterior al parate sino el valor que tendrá la economía y en ese marco están los bienes inmuebles, o sea que directamente no se sabe cuánto podrá valer una propiedad.

Siguiendo un repaso de sectores preocupados, ayer el mercado energético nucleado en la Asociación de Distribuidores de Energía Eléctrica de la República Argentina (Adeera), entidad a la que está adherida EDELAP por ejemplo, disparó una alarma sobre la caída en la recaudación luego de la medida del Gobierno de suspender cortes por falta de pago, y lo que dicen es que están de acuerdo con beneficios a los sectores vulnerables que se encuadren en el DNU pero le piden al resto comprensión y que cumplan con el compromiso de abonar sus facturas.

En el campo de la salud privada ya se empezaron a notar problemas importantes, y por ejemplo el Colegio de Médicos pidió actualización de honorarios, facilidades con la cuestión impositiva o sea con el impuesto a los ingresos brutos, y un control estricto con la matriculación debido a la incorporación al sistema de profesionales extranjeros. La Sociedad Odontológica de La Plata (SOLP) también pidió la eximición del tributo provincial que se aplica por facturación para todos sus asociados, mientras que el Colegio de Odontólogos de la Provincia reclamó que se los declare profesión de riesgo, y una serie de beneficios en el marco impositivo nacional tanto como en el manejo con insumos, y otras consideraciones.

Por su parte, fuentes del sector empresario de la salud este sábado planteaban también en estricta reserva la preocupación: “vamos a tener una crisis profunda en obras sociales, prepagas y ni hablar con las clínicas de la Región que ya venían a los tumbos antes de la pandemia. Observamos que se van a dar atrasos importantes en IOMA y PAMI. En tema de cobertura social también advertimos que se va a complicar el sector público porque los que hagan cancelaciones o queden sin servicios por haber pedido su trabajo van a tener que concurrir inexorablemente a los establecimientos estatales”.

A todo eso, el gremio que nuclea a profesionales y médicos de hospitales de la Provincia y centros de salud municipales, CICOP, advirtieron que para dar respuestas al sistema faltan incorporar a 2500 técnicos y especialistas, pero también colocan foco en que las pagas son tan malas que no hay la suficiente cantidad de interesados en cubrir lugares.

La matriz económica y los desafíos

Esta Ciudad tiene una economía tradicional vinculada con la administración pública y la Universidad Nacional, o sea que hay una importante masa de la población que está cuidada desde el punto de vista de los ingresos, pero es mucha mayor la que queda fuera de ese marco ya que pertenecen a la actividad comercial, profesional, algunas industrias, una floreciente actividad turística representada en inversiones hoteleras, el consumo de recreación en varias salas de cines y teatros, y radicaciones multimillonarias que estaban previstas para estos tiempos, sobre todo para la parte norte.

En el caso de la actividad comercial en los últimos meses empezaba a existir una luz de esperanza sobre el catastrófico 2019 en donde por ejemplo hace exactamente un año un informe de la Fundación Milenio había relevado 4568 locales comerciales de los cuales 678, o sea el 14.84%, se encontraban cerrados definitivamente o en alquiler. Si se tiene en cuenta que el año pasado (no hace mucho) cerró con un coctel explosivo de recesión, alquileres por las nubes que llegaban en el centro hasta 150 mil pesos por mes, presión impositiva formidable e inflación descontrolada, se puede advertir un panorama mucho más desolador para los tiempos actuales y los inmediatos venideros.

El sector de la gastronomía, que movilizaba buena cantidad de empleo, ya está evaluando tomar medidas drásticas para poder mantenerse en pie, y la inversión de hotelería regional está en suspenso mientras que por lo bajo anuncian achiques: “hicimos complejos enormes, pero ya no habrá llegadas internacionales y posiblemente se caigan la realización de congresos, seminarios y otros paquetes que queríamos incorporar, así que tenemos que analizar costos operativos”, fue la síntesis de una charla de las últimas horas con un empresario del sector que debió suspender un evento auspicioso.

Hay que ver cómo repercute en otras actividades vinculadas con la recreación, por ejemplo en la industria del cine que en la ciudad tiene varias salas, aunque hasta el momento no se emitió ninguna consideración al respecto, pero en el plano nacional se hace obligación observar que la poderosa cadena Cinemark anunció el despido de 68 trabajadores del total de 800 que emplea en sus 190 salas, incluso habiendo facturado 3.300 millones durante el año anterior, convirtiéndose en un récord de tres años consecutivos.

Si se cae en la bancarrota, primero la pagan los privados pero después el empleo público que vive de impuestos

Como se pudo observar en párrafos anteriores, ese es el marco descriptivo del impacto de un parate económico producto de la cuarentena, y el escenario en el que la Región se está desenvolviendo, situación que exige a los distintos niveles del Estado prestar particular atención, porque si caen en bancarrota el aparato económico el derivado automático no solo lo constituyen miles de empleos destruidos, endeudamientos de cuentapropistas y cierre de diversas actividades, sino que se verá impactado en las recaudaciones porque nadie podrá afrontar obligaciones impositivas, por lo que tarde o temprano hasta el sistema público laboral también colapsará en cuestión de meses, y si la caída se profundiza luego el impacto pegará de lleno en el sistema previsional.

Por esa razón, pensar en el falso dilema de la salud o economía es disparatado, ya que si no hay un aparato económico en funcionamiento, aunque sea de manera básica, la salud de la población estará mucho más comprometida que incluso con el accionar temerario del COVID-19.

Escenario subyacente 

Hay razones éticas que hacen a la profesión de periodista que honro a rajatablas como es el hecho de brindar datos vinculados con la salud mental de la población y ciertos desenlaces, pero quiero dejar en claro que al cuadro deficiente sanitario que atravesamos le sigue una depresión económica brutal, y automáticamente un desmejoramiento en el manejo de las emociones de las personas y las familias. 

En esa línea, según un cable de la agencia española EFE, investigadores de la Universidad Católica de Lovaina informaron que pusieron en marcha un estudio en Bélgica, Francia y Holanda para ver hasta qué punto las cuarentenas adoptadas por la pandemia han afectado la vida y la salud mental de las personas, y en esa línea el sociólogo especializado en crisis sanitarias Vincent Louvain dijo que los gobiernos a menudo pasan por alto los efectos de las medidas de cuarentena en sus esfuerzos por contener la propagación del virus.

En ese marco entrevisté al licenciado en psicología Juan Manuel Gregorini, y la pregunta directa fue qué puede venir después del encierro que vivimos, y dijo: “por lo que vi y las notas que me llegan y leo van a aparecer cosas que antes estaban medianamente escondidas, como las crisis grandes de ansiedad, que son más que nada existenciales porque pasa algo tan minúsculo y nos tiene en vilo a todo el mundo, y eso que los datos por ejemplo en Argentina que hay algunos casos pero nos tiene aterrorizados. Qué relación tenemos con nosotros mismos, con nuestros miedos, qué relación tenemos con los otros, con las otras personas, como también la parte positiva sobre lo importante de nuestros amigos, nuestros hijos y hasta nuestros propios vecinos. El vínculo afectivo cómo se transformó ahora sobre que estábamos hiper vinculados a la nada misma”.

“Todo eso generará mucha ansiedad y angustia, y si uno tiene predisposición de base se va a disparar eso. O sea que si vos tenés alguna sintomatología obsesiva, depresiva, paranoica se va a alentar más que antes”, razonó.

Acertadamente, el gobierno bonaerense lanzó una campaña difundiendo el teléfono 0800-222-5462, y la Municipalidad de La Plata también amplificó esa vía de comunicación además de brindar una serie de consejos útiles para la contención momentánea de posibles víctimas.

Algunos puntos de interés de la semana que pasó

- El lunes, en tiempo récord, la Secretaría de Cultura y Educación local, junto al SAME y el Ejército Argentino, montó un centro de atención de la salud para casos leves, con más de cien camas para pacientes que ingresen eventualmente por COVID-19, y además dispuso de dependencias de servicios para médicos y personal de la salud, y ese mismo planteo lo llevó a mitad de semana al Centro Cultural y Polideportivo de Los Hornos, con capacidad para 90 plazas.

- En la misma dirección, la Municipalidad recibió el apoyo de la UNLP quien puso a disposición el albergue estudiantil, con más de 300 plazas disponible, y el ministerio de Seguridad anunció una acción similar emplazada en la Escuela Juan Vucetich.

-Se destaca igualmente la notable predisposición de clubes e instituciones de la Ciudad, también del Partido Justicialista que ofreció su sede partidaria, hecho que sería importante que imiten otros sectores partidarios locales que cuentan con importantes residencias.

-En los primeros días de la semana el intendente Julio Garro encabezó un mega operativo de control y restricción de accesos en el distrito, y a partir de ahí 150 móviles locales están ejecutando esa disposición.

-Ya en los últimos días, el propio Jefe Comunal tuvo que anunciar la aparición de los tres primeros casos de COVID-19, una situación nada sorpresiva.

-A mitad de semana se produjo una nueva reunión de Garro con representantes políticos y sindicales de distintos sectores para coordinar acciones concretas en beneficio de la población. 

Una mancha en el medio del esfuerzo y una burda operación gremial

Otra vez el titular de Suteba, Roberto Baradel, fue noticia cuando se ofendió porque no lo invitaron a la mesa política y sindical platense, y mandó a sus talibanes a embestir contra la Municipalidad y el propio intendente Julio Garro cuestionando el Sistema Alimentario Escolar, una herramienta que permite el contacto directo con alrededor de 87 mil alumnos.

La operación fue tan burda que Suteba La Plata la “colgó” en su propia cuenta de Facebook, haciendo que Baradel quede distanciado hasta de sus propios “compañeros peronistas” que están haciendo esfuerzos con las autoridades locales de la Comuna para enfrentar a la pandemia.

Un adicional del despropósito fue que la Dirección de Educación de la  Provincia no autorizó al Municipio a utilizar 10 escuelas para distribuir 25 mil bolsas de alimentos que había planificado con Caritas y convenido en una mesa político sindical en donde además están ATE, UPCN, Sindicato Municipal de La Plata, y legisladores peronistas como Guillermo Escudero, Omar Plaini y Victoria Tolosa Paz.

En la Dirección de Escuelas aseguran que la iniciativa se tomó por pedido del gremio Suteba, y ya hay malestar por la influencia que tendría Baradel en esa dependencia del Estado, y sobre todo porque la titular del área, Agustina Vila, venía recibiendo algunas consideraciones especiales por intendentes de Juntos por el Cambio quienes corrieron a su auxilio antes del comienzo de las clases cuando, aseguran, la funcionaria provincial estaba haciendo agua por todos lados producto de malos asesoramientos.

En La Plata también se preguntan en qué anda la diputada y funcionaria del Poder Ejecutivo Provincial, Florencia Saintout, que no se la ve en los lugares claves junto a sus pares locales.

Más allá de eso, este domingo se espera que Caritas y el Estado puedan acercar esos bolsones de comida que fueron preparados ayer por personal de la Municipalidad y voluntarios, y así dar respuesta a las franjas más vulnerables.

Hasta el próximo domingo.
 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS