sábado 28 de mayo de 2022 - Edición Nº2256
Impulsobaires » La Plata » 26 abr 2020

La semana que pasó

Panorama Político Platense: Un desolador mapa económico coloca a la Región al borde del quebranto

Con la cuarentena extendida sin fecha cierta de culminación, los gobernantes deben hacer equilibrio entre la situación sanitaria y la crujiente economía que amenaza con cobrarse víctimas en cantidades aún mayor que la propia pandemia. El futuro llegó sin que nos demos cuenta, y dejó de ser una película de la omnipotente industria hollywoodense para convertirse en un drama presencial.


Por: Fabricio Moschettoni, editor de ImpulsoBaires / Twitter @FMoschettoni

“Me gustaría saber cuál es su peor pesadilla y su anhelo más profundo”, le pregunta la participante de una entrevista digital por chat al escritor Carlos Fuentes (11/11/1928 - 15/5/2012) el 4 de octubre del 2010 para el diario madrileño El País, y el genial intelectual contestó: “tengo muchos anhelos. La guerra atómica es mi pesadilla y la paz y el progreso mis anhelos”.

Si en el país estamos mal parados, en el contexto económico de la región estamos pésimos. Alguien tiene que decirlo así de fuerte y casi con la desesperanza propia del que no encuentra el camino en medio de una noche cerrada y en un territorio hostil.

Los empresarios pymes y comerciantes de la región están al borde de la quiebra como producto de la falta de comercialización, dificultades extremas para el acceso al crédito, y una situación que termina siendo abstracta en los paquetes de medidas que anuncia el Gobierno.

En la semana, el presidente de la Federación Empresaria La Plata (FELP), Gustavo Celestre, me dijo que si no llega una asistencia real pueden quebrar, y me lo graficó de modo muy esquemático: un salón de ventas cuesta alrededor de 70 mil pesos de alquiler, otros son más costosos y algunos menos, dos empleados son 60 o 70 mil pesos de aportes, dos meses que no pagamos son 200 mil pesos, más deudas que se generan por cambio de temporada y  otras cosas más hacen que se termine redondeando en el millón de pesos de deuda. ¿Cómo se sale de eso?, le pregunté, y él me decía que una manera es “que los bancos la pongan, que la vamos a devolver”, así de directo fue al referirse ni más ni menos que a los créditos que prometió el Gobierno pero que en la práctica el sector financiero se resiste a brindar. El empresario ferretero dijo que “en mi rubro seguimos trabajando, pero en La Plata la actividad comercial está en un 15%”, y si bien sostuvo que el sector comercial y pyme local no va a ir por el lado de las quiebras fraudulentas y que no echarán personal, también indicó que pueden llegar a cerrar las puertas definitivamente, lo que produciría un crack de dimensiones desconocidas porque ni siquiera se lo podría asimilar con la década del Noventa o el 2001.

Muchos comercios platenses subsistieron de generación en generación, pero eso no significan que puedan llegar a fin de año. Se han creado familias entre los fundadores de negocios antiguos y otros no tanto con sus empleados originales, y luego los hijos de ese personal pasaron a formar parte del plantel de los emprendimientos, y así el comercio creció dando vida a la Ciudad.

“Si me caigo no me levanto, no tengo otra oportunidad”

Es triste, desesperante, escuchar a un comerciante o empresario decir “por mi edad no tengo otra oportunidad, si me caigo no me levanto, ya no tengo más fuerza, me caigo con mis empleados porque juntos somos familia. No echo a nadie, nos caemos todos”. Y esa frase esta semana la escuché una decena de veces, y el lector emprendedor sabe bien a qué me refiero. Alguien tiene que decirlo, y otro tiene que amplificarlo, pero posiblemente llegar a tener un CUIT activo en un par de meses puede ser un milagro tan importante como el origen de la vida misma.

Una encuesta que congela la sangre

Casi al terminar la semana llamé al arquitecto Marcelo Mancuso, que es presidente de la Cámara La Plata Oeste (CALPO), entidad que reúne a otras entidades que tienen actividad en la zona que comprende San Carlos, Los Hornos, Melchor Romero, Lisandro Olmos, Abasto, Ángel Etcheverry y Colonia Urquiza, y ahí me facilitó una encuesta que hicieron entre ellos mismos y además consultaron a la base de datos con la que cada uno opera diariamente. El resultado es completamente desolador.

La institución hizo ocho preguntas simples y directas, como por ejemplo si se pudo acceder al paquete de anuncios del Gobierno, y allí el 73% declaró por la negativa y solo dijo que lo pudo hacer un 16%. Otra consulta fue saber cómo se comportó el nivel de comercialización interanual midiendo marzo actual contra el anterior, y allí el 57% contestó que la baja significó más del 50%, y un 14% de los consultados dijo que su rubro declinó un 30%.

Pero un dato que debe encender todas las alarmas posibles lo constituye la pregunta sobre si prevé reducir personal si la situación actual se prolonga, y allí un 43% dijo que no, pero un 36% asegura que lo analiza mientras un 21 % sostiene que sí lo va a hacer.

El marco de endeudamiento fue también otro punto para indagar, y cuando se les consultó si pudo afrontar los compromisos, más del 55% dijo que no, un 34 % dijo que sí, y un 11% dijo no poseer deudas.

Si esos números parecieron fuertes mucho más preocupante resulta la perspectiva de futuro, porque cuando se indaga sobre si acabada la cuarentena espera que la actividad se recupere, más del 53% estimó que seguirá igual, el 34% dijo que sí, y el 12.5% aseguró que no. 

“Las pymes la estamos peleando desde hace tiempo, pero el tema de la cuarentena nos dejó con las manos atadas, y el contrincante pega fuerte”, dicen con insistencia desde CALPO.

El Gobierno tiene que ser más rápido a la hora de las respuestas, acá cada día cuenta y en apenas unas jornadas las empresas medianas y chicas tendrán que salir a pagar sueldos y la plata no está. El mes en curso la mayoría salió a “romper el chanchito” para cumplir con sus empleados, apeló al diálogo con los agentes inmobiliarios y así pudo hacer frente a los alquileres, malvendió dólares para hacerse de algún recurso y afrontar compromisos impostergables, pero ya mucho no queda de resto para cuando empiece mayo.

En CALPO dicen que las relaciones laborales la van manejando con mucho diálogo entre los sindicatos y los mismos trabajadores, y que no quieren llegar al extremo de las suspensiones o despidos, pero también son conocedores que hay una realidad que los acorrala.

Los más chicos con problemas muy grandes

Entre esas dos fuentes consultadas pude resumir el sentimiento de una gran parte de los emprendedores locales, pero aún faltan otros ejemplo, por lo que fui a un sector considerado de los más chicos de la economía, y llamé  a Alexis Turnes Amadeo, que tiene un emprendimiento de espectáculos que se llama “Caminar de Elefantes”, y que integra junto a otros productores colegas la naciente Agrupación de  Productores de Música en Vivo, y él me dijo que la realidad del sector es catastrófica porque debieron suspender todos los shows y no hay trabajo. Cada espectáculo considerado pequeño moviliza a unos veinte trabajadores que son técnicos, escenógrafos, iluminadores, sonidistas, managers, agentes de prensa, vendedores de entradas, entre otros.

El emprendedor me aseguró que durante el gobierno anterior venían mal, pero se podía trabajar aún con entradas a precios reducidos, aunque la pandemia los paró definitivamente.

Es cierto que el rubro arte y cultura fue el primer afectado en todo el mundo, y si se quiere maximizar buscando algún ejemplo, podemos decir que el mayor escenario mundial, como se considera al circuito de los cuarenta teatros más importantes de Broadway, movió en la temporada pasada 1.800 millones de dólares de taquilla, y esperan en el período de pandemia perder unos 500 millones. Por esa razón, si los megapoderosos están colapsando es lógico pensar que el pequeñísimo mercado local, que es de apenas subsistencia, haya quedado a la deriva y sin salvataje.

Concretamente, los productores platenses piden una línea de asistencia del Estado porque dicen que de ellos se olvidaron por completo, y con esa idea ya tendieron líneas con la Secretaría de Cultura local empezando a dialogar, y lo propio van a hacer con los estamentos provinciales y nacionales. De todos modos, existen dos soluciones, la coyuntura que es en donde el Estado nacional debe inyectar dinero como lo hace en otros casos, y el mediano plazo, en donde los gobiernos subnacionales puedan crear condiciones para que empiecen a tener oportunidades en el mismo circuito privado.

Peluqueros, más que un frivolidad una necesidad anímica

En una situación similar están otras actividades, aunque tal vez más organizadas, como por ejemplo los peluqueros y peinadores, que en La Plata funcionan en 186 locales habilitados por la Municipalidad y hoy no están pudiendo trabajar. Y la  verdad que acá me detengo porque hay un pedido a gritos de amplios sectores de la población para que los peluqueros tengan la posibilidad de trabajar, obviamente con todas las medidas de seguridad pertinentes, y sería una disposición interesante porque alguna válvula de escape debe existir, ya que por un lado nos piden que el día a día lo llevemos de manera entera, es decir cambiándonos como si fuésemos a salir, colocándonos la ropa que más preferimos, el perfume que usamos a menudo, arreglándonos, pero falta algo y es la atención del cabello. Me sumo al pedido, y aunque algunos crean que es frívolo y lloverán críticas, yo no lo considero así. No son tantos lugares como para poder controlar, y el Municipio tendría que hacer un esfuerzo para pedir a las autoridades pertinentes que dejen reiniciar su trabajo a los peluqueros que lo deseen, para que lo hagan con responsabilidad. Una vuelta a la plaza, un trote, una salida con el perro y una visita mensual a la peluquería no se pueden negar. ¡Y con esto espero que no digan que estoy “prendido” en “el peligroso lobby de las tijeras”!.

La construcción, de generar mano de obra al caos profundo

Luego de ese pedido de razonabilidad estética, vuelvo a lo fuerte y esencial del panorama, e ingreso a un sector muy poderoso y movilizador como es la construcción, que en la región da trabajo a unos 4.500 obreros de manera formal y otro tanto de modo informal. Aquí, en los últimos años hubo una disminución de puestos laborales afectando alrededor de 3.000 personas, y desde la llegada de la intervención de la UOCRA regional por parte de Carlos Vergara hubo un importante trabajo de contención social.

Esa misma organización gremial hace unos días elaboró pacientemente una ronda de diálogo con empresarios del sector para proponerles la constitución de una Mesa de Trabajo dispuesta a atender las complicaciones presentes y futuras, y a ese espacio también se invitó a los seis municipios de la Región Capital y a la Gobernación, con distintos niveles de aceptación.

Por ejemplo, hay una gran predisposición al diálogo por parte de la Cámara Argentina de la Construcción, Unión Industrial del Gran La Plata, Cámara de Desarrolladores Inmobiliarios, APYMECO y ACIMCO, y varios colegios profesionales, también de los intendentes de la región, pero sin embargo al viernes pasado por la noche la gestión del gobernador Axel Kicillof no respondió a la convocatoria, a pesar de que la misma se hizo hace ya 15 días.

Fuentes de ese amplio sector coincidieron en diálogos que mantuvimos este sábado en que “nos llama poderosamente la atención que mientras el presidente Alberto Fernández y el ministro de Obras Públicas Gabriel Katopodis se muestran receptivos y estimuladores para la pronta puesta en práctica de planes de obras, la gente del equipo de Kicillof no nos atienda, no de respuestas y ni siquiera a la conformación de una Mesa de Trabajo”.

Este pedido de los constructores me llevó a preguntarle al experimentado analista Jorge Joury como ve la situación, y me dijo que “al gobierno le está faltando un plan económico, y hay pedidos de muchos sectores para que se conforme una especie de Consejo Económico y Social como el que hizo Eduardo Duhalde allá por el 2002”.

Y efectivamente, una de las cuestiones más visibles que está faltando es la constitución de un espacio post pandemia para empezar con la reconstrucción, porque si bien hay cierto éxito sanitario hasta el momento, y aunque suene muy duro decirlo, las muertes que vienen  luego de la acción del virus serán en números importantes porque van a crecer enfermedades terminales, muertes repentinas motivadas por situaciones estresantes derivadas de los problemas socioeconómicos que se vayan dando, cuestiones profundas de angustias, entre otras.

Los recursos de los municipios

Hay un tema central por estos días y es la relación Provincia – Municipios que no está para nada bien. Los intendentes no hablan en público del malestar con el gobernador Kicillof por los recursos de auxilio, pero el problema existe y va en crecimiento.

El tema tiene que ver con la caída catastrófica de las recaudaciones, que las comunas la sienten con más frialdad ya que lo primero que deja de pagar un contribuyente en crisis son las tasas porque no hacerlo tiene consecuencias poco riesgosas. Pero a eso se le suma la masa coparticipable, que lógicamente está afectada porque ella se constituye principalmente por la recaudación del impuesto a los ingresos brutos, hoy casi desaparecido por la nula actividad económica.

En la provincia hay tres tipos de municipios: los que están con números en rojo, los que presentan algunos problemas pero no son del todo graves, y aquellos que tienen un poco de aire para soportar, que obviamente son un pequeño puñado de zona norte. De todos modos, ninguno de ellos podrá hacer frente para pagar sueldos y contratos indispensables como los sanitarios si es que no se los oxigena de inmediato.

En este tiempo, además, a los intendentes le tiraron por la cabeza otras responsabilidades, como por ejemplo salir a controlar precios, hacerse cargo de varios aspectos de la salud pública, algunos temas extras de la seguridad, y encima asistir alimentariamente a un número incalculable de personas. En todo eso, la provincia no hizo grandes aportes en términos reales.

La cuestión es que la administración Kicillof tiene previsto recibir del Gobierno nacional entre nueve y doce mil millones de pesos, pero de eso a los municipios se les girará cuatro mil millones, una cifra considerada por los propios intendentes peronistas del conurbano como insuficientes.

De esos cuatro mil millones, la administración de Kicillof apenas manda mil millones a las comunas y lo hizo a partir del decreto 264 firmado el jueves pasado en donde constituye el Fondo Especial de Emergencia Sanitaria para la Contención Fiscal Municipal. Esa masa de billetes será distribuida entre los 135 municipios mediante la fórmula que establece el Coeficiente Único de Distribución (CUD) que básicamente contempla coparticipación y recursos de recaudación impositiva. Así es que a La Plata le tocarán apenas unos 28 millones o un poquito más, lo que significa que es algo similar a la nada misma.

El tema polémico que más distancia a Kicillof de los intendentes, sobre todo de los propios, es que hay tres mil millones más dando vueltas, pero que el mandatario provincial quiere otorgarlos de manera de préstamo a tasa cero y con unos meses de gracia. Los alcaldes dicen: “es ilógico pensar que el Gobernador nos quiera prestar algo que le dieron para repartir, y que no es de él”, por lo que varios no descartan hacer un tour por Olivos.

Para este mes es posible que las finanzas de los municipios se hayan salvado, pero los meses venideros serán un polvorín a punto de estallar, y los intendentes dejarán de tener la diplomacia que los viene caracterizando porque tendrán que optar entre el diálogo conveniente con el poder central o la charla franca con sus representados contándoles el verdadero estado de las cosas.

El arma de Juntos por el Cambio

En ese marco, Juntos por el Cambio ya abrió el paraguas y en la semana se vieron movimientos que pueden interpretarse como “ejercicios militares mostrando potencial del ejército” al reunir a sus legisladores en un evento presencial y virtual en el coqueto Pasaje Dardo Rocha, que depende de la Municipalidad.  Allí, con todas las medidas de seguridad sanitaria, una pantalla gigante y sonido, la fuerza opositora debatió pasos a seguir, y buscará que el ritmo de la Legislatura empiece a cobrar algo más de vida.

Ya el diputado radical platense Diego Rovella, venía pidiendo incorporar sistemas de sesión virtual para momentos críticos, y ahora se van sumando otros sectores con la misma petición.

En JxC saben que tienen un arma poderosa para pelear recursos a sus casi 70 municipios, ya que la fuerza es primera minoría en el Senado, y una segunda minoría muy pareja con el oficialismo en Diputados, y además hay un sinfín de asuntos por resolverse que la administración de Kicillof tendrá que consensuar demasiado con los opositores. Por ejemplo, todavía quedan por definirse varios sillones en organismos de control, y aún está pendiente el reclamo por el Defensor del Pueblo provincial, un tema que parecía cerrado pero que estaría por abrirse ya que no son pocos los opositores que consideran que el organismo que hoy dirige Guido Lorenzino debe estar en manos de ellos y no de un aliado del Gobierno.

Difícilmente en público algún legislador de JxC admita que en las mesas de definición se habla de esos temas, pero sin dudas que van a ser parte de la artillería pesada que está preparada para defender los distritos de cualquier modo.

Gesto

En la semana, los concejales de Juntos por el Cambio más el opositor del Partido GEN, Gastón Crespo, decidieron recortar sus propios sueldos en un 30% y derivarlos al Fondo de Emergencia local. La acción fue agradecida por el intendente Julio Garro.

Solidaridad

Por intermedio de la empresa “Dos Hermanos”, la Asociación Platense de Básquet realizó una importante donación a la organización “La Plata Solidaria” en el marco de asistencia a comedores y merenderos de la ciudad.
La donación se realizó también con la colaboración de la Comisión Nacional de Regulación de Transporte en la persona de su presidente José Arteaga (CNRT) que se encargó del flete hasta nuestra ciudad.

"Es parte de nuestra política y de todos los clubes que componen nuestra Asociación, el poder ayudar a los platenses que en las zonas más humildes de la ciudad no la están pasando bien.  Las instituciones están en una situación complicada, pero, sabemos que estos son momentos en donde no podemos dejar de colaborar en lo que podamos como siempre lo hemos hecho”, señaló el presidente del básquet de la ciudad, Ángel Cerisola.

“Para nosotros es un orgullo poder contar con este gran aporte solidario de los clubes de la ciudad en la representación de la APB y de esta forma colaborar aún más con decenas de chicos en diferentes merenderos de la periferia platense”, agregó el coordinador de La Plata Solidaria, Pablo Pérez.

COVID-19 en hospitales

La senadora de JxC, Florencia Barcia y su par de bancada Juan Pablo Allan, presentaron un pedido de informes al director del Hospital Dr. Ricardo Gutiérrez y al ministerio de salud bonaerense para que aclaren las noticias trascendidas sobre posibles contagios de Covid-19.

Reestructuraciones

Es lo que podría venir post pandemia en la organización del Estado municipal platense. Tal vez el intendente Garro piense en un esquema más parecido al de los últimos dos años de su primera gestión y no tanto en el organigrama actual.

Cuando más se la necesita, la Defensoría Ciudadana está muda

Ante la crisis del comercio local, la posible ola de desocupados en la construcción y las complicaciones en los fondos que la Ciudad necesita para abastecer de todos los servicios a los vecinos llamó la atención que la Defensoría Ciudadana, a cargo del Defensor Adjunto Tulio Marchetto, no haya emitido expresión de ninguna consideración. ¿Si la Defensoría no se encarga de pelear por los intereses platenses por qué no la cierran y se ahorran gasto inútil?

IOMA mala atención

Varios lectores la semana que terminó se quejaron por la atención en la sede de IOMA de calle 7: "amontonan a la gente y no la atienden bien. Es un riesgo".

Hasta el próximo domingo
 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias