martes 19 de octubre de 2021 - Edición Nº2035
Impulsobaires » Politica » 25 may 2020

Jorge Joury

Recuerdos de la muerte: La cobardía de Firmenich, cincuenta años después

El analista político Jorge Joury era un joven periodista de Clarín en momentos del secuestro y asesinato del general Pedro Eugenio Aramburu hace cincuenta años. Hoy reflexionó sobre los dichos del ex jefe de Montoneros, Mario Eduardo Firmenich acerca de la cuarentena y una posible rebelión social.


Por: Redacción

En diálogo con Fabricio Moschettoni, para el programa “Costo de vida”, que se emite por Radio 96.7 de La Plata e ImpulsoBaires.com.ar, dijo Jorge Joury que a la reciente aparición del ex jefe terrorista: “le pondría de título ´recuerdos de la muerte´. Precisamente Mario Firmenich, después de mucho silencio, de haberse exiliado, de vivir en Cataluña gran parte de su exilio habla para la agencia Paco Urondo alertando que la cuarentena puede desembocar en una rebelión social si no se le pone fin”.

Y al ser preguntado sobre qué datos o información podría tener para semejante afirmación, dijo: “creo que no tiene base, sino que lo hace para  ponerse de nuevo en el tapete de la opinión pública”.

“Lo hace justo en el momento en que  María O´Donnell acaba de publicar un libro sobre el secuestro y asesinato de Aramburu en donde él califica el hecho como ´un paseo´, como un partido de fútbol en donde uno gana 5 a 1. Para él llevar a una persona secuestrada a la muerte fue un paseo”,  subrayó e periodista.

Agregó: “a mi no me asusta ni asombra porque viví esa etapa. Yo estaba en Clarín, empezaba en el periodismo e hice guardia en el departamento de Aramburu”.

“Yo hablé con mucha gente sobre este caso. En el departamento se presentaron unas personas disfrazadas de militares, le dijeron que lo querían ver los altos mandos, Aramburu se vistió y fue. Así sucedió. Pero acá pregunto yo, porque algunos allegados a Aramburu de aquel momento me dijeron que les llamaba la atención  la manera y  facilidad con que se lo habían llevado. ¿Quiénes se lo llevaron?.  La duda estaba en si se lo llevó un grupo armado y se lo entregó  a  Montoneros, o si efectivamente fue Montoneros. Yo tengo mis dudas”, insistió.

Y agregó: “se va a discutir y polemizar por mucho tiempo. En ese momento se hablaba de que Aramburu estaba preparando un golpe militar contra los propios militares”.

“El secuestro y asesinato de Aramburu fue el primer gran golpe de Montoneros en la escena nacional”, dijo.

Sobre la noticia del asesinato y cómo la recibió él, contó: “fue en la madrugada. Ahí se recibió un llamado en el diario en el sótano de esa  casa (en Timote) en donde Aramburu supo que lo iban a  ejecutar. Él tenia desatado los zapatos y le pide al ejecutor que le ate los zapatos. Eso salió en la revista  El descamisado”.

“Siempre van a quedar dudas, y hoy a 50 años ese personaje,  Firmenich, sale a hablar de que hay peligro de rebelión social si no se levanta la cuarentena, cuando realmente él abandonó a miles de militantes que se jugaron por una idea. Hubo muchos desaparecidos que entregaron su vida y este señor estuvo afuera ciertamente resguardado. Yo recuerdo de los años de la época en donde se decía que Firmenich se había reunido en París con el almirante (Emilio  Eduardo ) Massera y (Yasir) Arafat.  Nunca entiendo esas conexiones raras entre el terrorismo y el poder”, dijo Joury.

“Una vez un a un historiador le pregunté por qué sucedían estas cosas de golpes de Estado  por ejemplo, y me dijo que ´la izquierda y  la derecha son dos libros que están en todas las bibliotecas, y algunos los sacan cuando les queda de medida´, y entonces me ponía a pensar  cómo arrancó todo esto porque yo también fui estudiante y fui a una escuela católica, me acuerdo que en Acción Católica ya se hablaba de laica y libre, ya se hablaba de luchas  sociales  ….  Todos los jóvenes alguna vez teníamos una actitud simpática hacia la izquierda, porque es lo que uno empieza a mamar en los claustros. Yo alguna vez escribí  sobre ´qué joven no tenía un poster del Che Guevara´, era como una moda, pero después fue una guerra entre hermanos  con  un costo altísimo”, estimó.

Agregó: “yo preguntaría de qué vive hoy Firmenich, porque el secuestro de Bunge y Born (Jorge y Juan Born) fueron 500 millones de dólares que yo mandé a investigar en ese momento cuando era director de un a revista. La fortuna estaba en Cuba, en el Banco Nacional y resguardada por Fidel Castro. Pero cuánto había en Cuba y cuánto se utilizó para la clandestinidad, la compra de armas y la logística que requiere un movimiento terrorista como fue Montoneros”.

Agregó: “por eso que este personaje salga a hablar hoy, cincuenta años después, cuando ni siquiera fue capaz de defender a sus propios seguidores, a esos jóvenes que muchos de ellos se jugaron la vida por él me parece un acto de cobardía”.

“Siempre viene bien refrescar la memoria para que no nos confundamos”, afirmó.
 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias