martes 26 de enero de 2021 - Edición Nº1769
Impulsobaires » La Plata » 17 ago 2020

La mirada de Jorge Joury

En el Día del Libertador, tal vez esté naciendo una nueva Argentina

Nadie es el dueño de lo que pasó este lunes en las calles de todo el país. Queda claro que es la manifestación espontánea de una sociedad que se niega a que le colonicen bienes tan preciados como la justicia y las instituciones. El Presidente tendrá que hacer una lectura fina de la movilización más grande que se dio en tiempos de cuarentena. Desde el Obelisco hasta en las grandes capitales, como La Plata, la gente se manifestó con respeto, distancia social, en su gran mayoría con barbijos y aplaudiendo o haciendo sonar elementos para hacer ruido.


Por: Jorge Joury *

Hacía tiempo, mejor dicho desde el 2001, que no se veían carteles con la leyenda: "Que se vayan todos". Hasta los jubilados hicieron oír su reclamo. Se sienten postergados por un gobierno que les prometió reivindicaciones, pero no les respetó ni siquiera una ley votada por el Congreso que les aseguraba la movilidad y hoy los pone en una franja de decadencia con salarios que no superan los $19.000 cuando la canasta básica es de $40.000.

La sociedad se rebeló contra la reforma judicial y en el Día del Libertador, salió a decirle no a la impunidad y a la corrupción, llamando a respetar los principios básicos de nuestra Constitución. Una Carta Magna que garantiza entre otras cosas, la propiedad privada y pena las usurpaciones de terrenos que hoy se multiplican en muchas zonas, mientras el Gobierno se hace el distraído para no chocar con los movimientos sociales. El grito de ¡Argentina, sin Cristina!, también se escuchó con fuerza en el centro de Córdoba.

Las banderas celestes y blancas de todos los tamaños flamearon con la fuerza de quien no acepta que le cuestionen su pertenencia a esta Argentina convulsionada por la grieta. “Aquí me quedo a dar la pelea por la libertad y la justicia, porque este país es mío también”, dijo jubilado al borde del llanto. Muchas de esas personas votaron al gobierno.

Los motivos de la marcha fueron variados pero los carteles contra la reforma de la justicia concentraron la mayor cantidad de reclamos, junto con los pedidos de aperturas en la cuarentena, para recuperar la situación económica de las familias. Pero los motivos expresados fueron casi infinitos. “Queremos un congreso sin delincuentes”, “Estamos hartos de esta dictadura”, “Necesitamos un San Martín”, “Basta de corrupción”, “La Corte Suprema debe salvar la República”, “No hay futuro”, “SI a la libertad de expresión, NO al relato populista”, “Google tenía razón”, “Cuando la Patria está en peligro todo está permitido, excepto no defenderla. José de San Martín” y hasta alguno más escatológico como uno que decía: “Qué gobierno de mierda”.

Flojo de papeles, el oficialismo dijo que la convocatoria no se comprende y hasta el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero le pidió perdón al personal de salud "por la cantidad de personas que se van a enfermar por la movilización". 
Quedó demostrado que la gente no necesita de partidos políticos que los convoquen. La gente marcha igual, expresando sus sentimientos. Esta vez lo hizo con enojo y enorme preocupación por el futuro institucional pero también económico, por la sensación de que no hay convivencia posible en un país agrietado.

Otro dato a tener en cuenta y que debería empezar a preocupar al gobierno, fue la cantidad de jóvenes que expresaron su descontento con el momento que se vive.

Tal vez esté naciendo una nueva Argentina. Al peronismo siempre le preocupó tener el control de la calle. Esta vez lo perdió. Y cuidado, porque en el conurbano hubo marchas hasta en La Matanza. El Presidente no debe enojarse y debería hacer una profunda reflexión de lo que le pasó este 17, justo cuando cumple en 8 meses en el poder. Debe pegar un golpe de timón, mostrar que la lapicera la tiene él y retomar la iniciativa, con medidas esperanzadoras para recuperar el crédito que le dio la sociedad en el comienzo de la pandemia. No es momento de una reforma judicial, cuando hay tantas urgencias que resolver.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Para consultar su blogs, dirigirse al sitio: Jorge Joury De Tapas.  
 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias