viernes 17 de septiembre de 2021 - Edición Nº2003
Impulsobaires » La Plata » 4 oct 2020

La semana que pasó

Panorama Político Platense: Aviso de deuda

En el plano político la semana tuvo una buena noticia luego de un encuentro entre el intendente Julio Garro y otros alcaldes de Juntos por el Cambio y el gobernador Axel Kicillof. Algunas cuestiones pendientes entre Provincia y comunas empiezan a cerrarse. En el microclima político hubo problemas en el bloque de ediles del Frente de Todos: ¿egoísmo y ambición?. En la esfera económica y social hay fuerte desesperanza entre los comerciantes más chicos, los que se empiezan a caer de su condición formal. Preocupa lo que viene en materia de integridad social.


Por: Fabricio Moschettoni, editor de ImpulsoBaires / Twitter @FMoschettoni

Tenía una peluquería hasta el último día del mes pasado, la tuvo que cerrar porque pagaba $ 12.000 de alquiler y la cuarentena lo dejó sin hacer un corte casi por seis meses. Y si bien con el propietario del pequeño salón ubicado en Tolosa se había llegado a un acuerdo, lo cierto es que ya tenía que desembolsar el dinero de la deuda, y encima había un incremento que empezaba a correr a futuro.

Inquilino y propietario no pudieron más. El primero se quedó sin bolsillo, el segundo necesitaba el dinero. El inquilino se quedó con una deuda, y el dueño del local es consciente que no podrá volver a alquilar quien sabe por cuantos meses más.

Historias como esa se repiten en todos los barrios del distrito, en toda la región, y en todo el país. Historias del pequeño emprendedor que a partir de ahora deja de estar en la economía formal, o más o menos formal porque muchas veces hay un contribuyente y un par de trabajadores informales que colaboran y que por lo general son parientes o amigos. Historias de personas que desde ahora tendrán que ver cómo subsisten sin lo único que tenían: un pequeño comercio que ya no pudo más. La angustia los envuelve, el dolor los invade y es seguro que no tendrán tiempo para hacer el duelo, para tirarse en la cama y pensar, porque este lunes ya estarán en la calle viendo cómo consiguen una changa o buscando la forma para hacerse de un plan social.

Es la historia de los nuevos pobres, como ocurrió en los Noventa. Pobres que saben que en mediano tiempo se pueden volver a parar pero que es difícil pasar por el camino que se empezó a transitar: demasiado sinuoso y sin una sola señal clara.

Los nuevos pobres son los que hasta diciembre último podían pagar un colegio o jardín de infantes para sus niños porque de esa manera él y ella salían a trabajar, los que pensaban en arreglar la casa o cambiar el auto. Son los que ven como se quedan ahora sin la prepaga, y también aquellos que ni siquiera tendrán IOMA Voluntario porque no pueden seguir abonando la cuota, y algunos incluso son los que dependen laboralmente de esa obra social, que ciertamente está atrasada en el cumplimiento de pagos con profesionales de la salud, terapistas, cuidadores domiciliarios y demás. Y los nuevos pobres de ahora son los de clase media, esos que se sumaron a los que venían de arrastre y que el INDEC actualizó ubicando en casi 41% del país.

Son los nuevos pobres que en el interior de sus casas se están sintiendo desamparados, aquellos que viven en una vivienda digna y bien mantenida, pintada y con buenas comodidades, pero que ahora no tienen ni para pagar la luz o tampoco el gas, y que están aterrorizados porque arrastran deudas con las compañías y un día, cuando se termine la disposición de suspensión de cortes, se quedarán sin servicio. 

Estamos mal y el fantasma del 2001 o el de diez años más atrás reaparece todo el tiempo. Allí conocimos un 38% de pobreza en el mes de octubre, y también un 53% en mayo del 2002. Conocimos 15.2% de desocupados en el 2001, y habíamos conocido 18.5% a nivel país en 1995.

Esos números, que son del INDEC, mucho más penosos fueron para nuestra gran región cuando YPF entró en crisis y se privatizó, y Astillero Río Santiago casi ni trabajaba.

La cuarentena alocada está llevando a revivir esos momentos de desazón, sobre todo en ciudades con una matriz económica tan endeble como la nuestra, mezcla de burocracia estatal con un aporte universitario de hace varias décadas atrás. No entendimos que la capacidad de alimentar a semejante población actual no la tiene el aparato burocrático del Estado generando empleos. Estamos con un desequilibrio de cuatro o cinco décadas.

La Plata se “conurbanizó”, y no solo como parte de una legislación de adhesión a los partidos del AMBA. Se conurbanizó por sus características más complicadas y comprometedoras. Es ese conurbano amorfo y repleto de carencias que alguna vez se superpobló como producto de un interminable peregrinar de ciudadanos de otras provincias que llegaban con la ilusión de un futuro mejor para sus hijos, pero se encontraron con la desolación y la desesperanza. Ese conurbano llegó también a La Plata y dejó plantado desde hace más de dos décadas un centenar y medio de asentamientos con los que hay una deuda social enorme.

El domingo pasado me refería a la esperanza que despierta la inversión de IRSA, que va a inyectar US$ 185 M para crear más de dos mil puestos de trabajo directo y una buena cantidad de emprendimientos que se levantarán en su entorno para abastecerlo. Pero eso es mañana, y el bolsillo vacío está hoy.

En la semana el intendente Julio Garro anunció la reactivación de varias obras del sector privado, y es motivo de satisfacción. También se siguen habilitando otros emprendimientos en la obra pública: doble alegría. 

En ese marco, al caer la semana, Garro y otros intendentes de Juntos por el Cambio se reunieron con el gobernador Axel Kicillof en un encuentro virtual muy enriquecedor. El mandatario local terminó satisfecho porque fue por obras y reclamos de pagos de deudas que la Provincia tiene con la Ciudad y tuvo respuestas. Ahora hay que ver si esos guiños se traducen en concreciones, pero al menos es un avance.

Otro aspecto que también se rescata es cierta movilidad que se vio en el comercio mediano y grande con la puesta en marcha de planes como Ahora 12 o Ahora 18, y allí el titular de la Cámara de Comerciantes de Artefactos para el Hogar de La Plata, Berisso y Ensenada, Oscar Aloise, los calificó de “espectacular” que tengan “tres meses de gracia” y adelantó que el gobierno nacional está estudiando el Ahora 36. En diálogo con FM 97 Une (Provincia) agregó: “le brindan un acompañamiento al consumidor” y añadió que “desde el punto de vista financiero son más convenientes”.

Ojalá esa esperanza siga en crecimiento, pero hay una verdad que invade a los centros comerciales a cielo abierto y es la cada vez más dificultosa situación para afrontar deudas producto de vencimientos, alquileres, tarjetas de crédito y algunos beneficios como por ejemplo el de los monotributistas a quienes le dieron hasta $ 150 mil, pero ahora tienen que empezar a devolver casi sin trabajar.

“Estuve por calle 8 y es una muerte bárbara”, me decía un amigo el jueves o viernes, y le agregué una vivencia: “hace seis meses que no ando por ahí, pero sí todos los días lo hago por 12 y también veo mucha desolación”.

Código de políticos I 

En la sesión del miércoles pasado del Concejo Deliberante de La Plata, que desde la pandemia se realiza en el elegante Pasaje Dardo Rocha por una cuestión de amplitud y seguridad sanitaria, se produjo un hecho bizarro cuando los ediles del Frente de Todos hicieron una conferencia de prensa en las puertas del lugar denunciando que la presidenta del Cuerpo, Ileana Cid, por una supuesta orden de Garro no quería hacer sesiones virtuales y que las comisiones del deliberativo tienen algo trabado unos doscientos expedientes.

Lo que dicen es que detrás de la movida hay una fuerte polémica en la interna irresuelta de la oposición local. La voz cantante del show fue la concejal y funcionaria nacional Victoria Tolosa Paz, y quien estaría en una situación política endeble es el titular de la bancada, Cristian Vander, que además estaba ausente por padecer un cuadro de coronavirus.

“Vander es conciliador cien por ciento, por eso lo quieren sacar de la presidencia”, dijo un observador de la política pejotista local, y la situación generó tanta rispidez que hasta algunos colegas platenses titularon como “golpe de Estado interno”. ¿No será mucho?. Tal vez no tanto.

De todos modos no se entiende por qué hicieron una conferencia de prensa presencial en la puerta del Pasaje Dardo Rocha cuando apenas pasando el hall  central estaba la sesión del deliberativo. ¿Si llegaron hasta ahí por qué no entraron?

Código de políticos II

Como era previsible la votación para definir conducción del radicalismo platense se pasó para la segunda mitad de marzo. Allí medirán fuerzas el diputado Diego Rovella y el presidente del Comité de la Sección Primera, Pablo Nicoletti. Uno de ellos será el próximo presidente de la Junta Central de la UCR y sucederá al concejal Claudio Frangul en ese cargo.

Rovella o Nicoletti, además, luego de la elección tendrán que trabajar contra reloj y sentarse con Garro para ver qué lugares conserva la UCR en la estructura municipal tanto como en las listas electivas.

Algunos “boinas blanca” dicen que está bien dirimir en urnas lo que el consenso no pudo, pero que sería bueno que en el “mientras tanto” formalicen una especie de comisión de acción política para “defender los porotos” en una negociación de alianzas que será intensa.

Código de políticos III

En Juntos por el Cambio ya tomaron la decisión de generar condiciones para una apertura. A nivel nacional la titular del Pro, Patricia Bullrich, comenzó a articular con la ex diputada Cinthia Hotton, que en la última elección fue compañera de fórmula de Juan José Gómez Centurión en la carrera por la presidencia. El dato no es menor porque Hotton representa a una buena porción de referentes de Iglesias Evangelistas, y en nuestra región podrían tener un peso importante.

Otros posibles acuerdos serían con representantes de la agroindustria, y no descartan un puente con la líder del GEN, Margarita Stolbizer, y también con el Partido Socialista: “en CABA Horacio Rodríguez Larreta articuló con Roy Cortina, del PS, en la última elección, o sea que en el resto del país podríamos hacer algo similar”, razonó un operador del ala moderada de la coalición de centro.

En consonancia con JxC nacional, en La Plata podría haber una amplitud interesante a varios sectores que van desde centroizquierdistas tradicionales hasta liberales que en las última presidencial optaron por José Luis Espert. Hasta ahora lo más probable es un avance con el GEN – Socialismo si es que en Provincia hay un armado en esa dirección.

Hasta el próximo domingo

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias