lunes 06 de diciembre de 2021 - Edición Nº2083
Impulsobaires » Economía » 13 nov 2020

Ferrari y Fraschina

Frente al colonialismo neoliberal, el modelo económico justicialista

En la actualidad, economía y coronavirus constituyen una dupla difícil de desenmarañar. Individualmente, o en conjunto, son dos escenarios donde el final de la obra aún no se puede predecir, a pesar de que han pasado variedad de actores, sucesos encadenados y especulaciones de todo tipo sobre cómo se llega al final que aún es incierto.


Por: Redacción

La discusión de si la cuestión económica va de la mano con la sanitaria, genera perspectivas de todo tipo. Y junto a estos términos ligados con la economía, la libertad y la igualdad también forman parte del desafío del camino tan complejo que hoy enfrenta nuestro país y el mundo.

En este sentido, “desentrañar de qué manera las nobles ideas de libertad e igualdad pueden encontrar formas eficaces de ejecución es el desafío de nuestros economistas, a fin de que el conjunto del pueblo disponga de conceptos simples y sencillos a través de los cuales interpretar y resolver los problemas y anhelos de la vida cotidiana” reflexiona Andrés "Cuervo" Larroque en el prólogo del libro de Pablo Ferrari y Santiago Fraschina Frente al colonialismo neoliberal El modelo económico justicialista.

Esta publicación es  un conjunto de enfoques e ideas enmarcadas en la tradición del revisionismo histórico que aborda el estudio del Modelo Económico Justicialista, como un cuerpo de principios que requieren una aplicación creativa en cada etapa concreta de la historia.

En este ensayo subyace la idea de que, “para resolver las grandes encrucijadas de nuestra patria,no basta con la razón, porque la cabeza solo piensa cuando siente y los pies caminan”.

Siempre ha sido una gran habilidad de los poderes concentrados, tanto externos como vernáculos, negarles entidad a las producciones intelectuales de nuestro pueblo, ya sea en materia de historia, economía, filosofía, etc. Así, los extraordinarios méritos de los gobiernos populares de nuestro país fueron minimizados por no adecuarse a los marcos teóricos importados, en lugar de ser ponderados con estándares propios. Este procedimiento es clásico y cundió, incluso, en sectores progresistas, quienes, muy a menudo, siguieron mirando hacia afuera en búsqueda de respuestas. El propio concepto de justicialismo sufrió esas tensiones de nuestra historia política reciente. Su asociación al partido político más importante de la Argentina moderna y las concomitantes alternancias de las coyunturas de las últimas décadas fueron quitando entidad a la idea doctrinaria y filosófica mediante la cual Juan Domingo Perón comenzó a desatar el nudo del dilema argentino y mundial.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias