domingo 26 de septiembre de 2021 - Edición Nº2012
Impulsobaires » Economía » 27 ene 2021

Debate interminable

Cadena Farinácea destaca “muy buena relación” con los proveedores de trigo, y cuestionan a Molinos Cañuelas

La fuerte discusión sobre las políticas de trigo en el país está corriendo de manera acelerada más cuando se está al límite de la finalización de un convenio en Precios Cuidados. Por su parte, los productos que usan trigo también están afectados. En ese marco, la Cadena Farinácea bonaerense, integrada por un grupo de empresarios pymes, productores, molineros y procesadores panificadores y fideeros, marcaron su posición arremetiendo contra Molinos Cañuelas, a quien tildan de ejercer una posición “oligopólica” en el mercado harinero. .


Por: Redacción

“La harina mayorista no está en Precios Cuidados, solo la de kilogramo, ese paquete es un consumo muy menor (12% sobre el total) y hay una sola empresa, adherida al programa que no es Molinos Cañuelas y que no se queja”, aseveró en un comunicado la Cadera Farinácea.

Los empresarios pymes también se quejaron de Diego Cifarelli, titular de Federación Argentina Industria Molinera (FAIM), y creen que se los está llevando a la importación de trigo.

“Más allá de los problemas logísticos de las pymes (nuestros puertos no están preparados para importar, sino para exportar), nos obligan a pagar entre 70 y 100 dólares más, que es lo que vale el trigo en los mercados internacionales sin retenciones y aparte un flete marítimo, lo que es un disparate” agregó este grupo de empresarios desde su óptica.

La Cadena Farinácea bonaerense resaltó que existe un grupo oligopólico que detenta una clara posición dominante en el mercado pero que hoy "está perdiendo en todos los frentes" y por ello "se lanzaron operativos mediáticos" donde miente diciendo que la molinería compra a precio internacional y vende a “precios cuidados”.

Indicaron que “toda la cadena de la harina: productores, molinos, panificadores, fideeros, son en su gran mayoría pymes del interior del país y hemos venido sufriendo las imposiciones de Molino Cañuelas, incluso a través de FAIM (Federación Argentina de la Industria Molinera), donde impone su mayoría”.

“En estos días se expuso públicamente que la molinería compra a precio internacional y vende a “precios cuidados”. Se Llegó incluso a decir en tono de amenaza que si no conseguían trigo en el país lo importarían”, agregó el comunicado a tono de queja.

“Todo esto cayó muy mal a la cadena que sostiene poseer una muy buena relación con los proveedores de trigo, de toda la vida ya que dura todo el año pese a las gambetas que juegan los exportadores. Estamos todos en el mismo barco”, concluyeron.

“No hay faltante de harina”, asegura FAIM

En otro orden, el titular de FAIM, Diego Cifarelli, hace unos días habló de la problemática del trigo en Canal Rural, y desmintió la posibilidad de desabastecimiento: “hay abastecimiento normal y no hay faltante de harina en ninguna panadería del país. Lo que pasa es que hay 36000 panaderías en todo el país y todas ellas no son clientes de los molinos y probablemente más de un 30% sean clientes de revendedores de harinas. Pero en lo que hace a los molinos harineros, más allá que no podemos comprar trigo, estamos entregando normalmente”.

En referencia a la dificultad en la compra de trigo, el dirigente molinero señaló que el principal problema que enfrentan es que los productores “no están atraídos” a vender debido a la falta de incentivos que les ofrecen desde el Gobierno. “No deberían crear herramientas coercitivas como, por ejemplo, un aumento de retenciones o el cierre de exportaciones, sino más bien generar estímulos para que el productor quiera desprenderse de la mercadería (trigo)”, dijo.

Cifarelli también destacó que según el informe interanual del INDEC la harina es el precio que menos subió, teniendo en cuenta que el trigo subió 61%. El presidente de la institución indicó que el precio de la harina, cuando se congelaron los precios, era alrededor de 620 pesos la bolsa de 25 kilos de panadería, mientras que hoy cuesta alrededor de 700 pesos. “Lo que necesitamos es un valor similar a 850/900 pesos más impuestos”, resaltó. En este contexto indicó que cuando el 31 de enero venza Precios Cuidados, van a pedir a la Secretearía de Comercio rever esta situación “porque no podemos continuar con estos precios…, nosotros tratamos que no falte un solo gramo de harina, pero si no se resuelve esto vamos a asistir a un cierre masivo de empresas”.

Otro dato que aportó es el que indica que el kilo de harina de la canasta básica argentina, comparada con más de 20 países, es la más barata, ya que cuesta 0,46 centavos de dólar. “Si el trigo es precio mundial; si la harina es la más barata del mundo y el pan es a precio mundial, evidentemente la complejidad es enorme”, dijo el titular de FAIM.

 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias