jueves 23 de septiembre de 2021 - Edición Nº2009
Impulsobaires » Politica » 10 feb 2021

Crisis

Con una profunda crisis de seguridad, intendentes exigen solución a Berni y por lo bajo dicen que están "hartos" del destrato

Mientras que miembros de la policía de la Provincia de Buenos Aires se organizan para reclamar por los 400 camaradas sancionados por la protesta de septiembre pasado, y con un recrudecimiento en los delitos en los últimos meses, los intendentes empiezan a exigir solución al ministro de Seguridad Sergio Berni, e incluso las críticas son también para el gobernador Axel Kicillof.


Por: Redacción

Distintas fuentes aseguran que al malestar generado entre el personal de la fuerza por las sanciones ordenadas por Sergio Berni para con 400 integrantes por la protesta de septiembre del año pasado, se le suma una fuerte interna entre el jefe policial Daniel García y su segundo, Jorge Figini, y además la falta de coordinación en las distintas departamentales.

Si bien la carta fuerte de Berni es la protección que le da la vicepresidente Cristina Kirchner, el malestar empezó a sentirse entre los intendentes peronistas, sobre todo los del conurbano, y por lo bajo aseguran que están "hartos" por el destrato. Incluso ayer había algunos borradores con posibles cambios que querían proponer algunos, entre ellos buscando a un nuevo ministro, con perfil más técnico y sin menos exposición política.

En los últimos días en Miramar y otros lugares costeros se veían pasacalles con el nombre del ministro, en una clara proclama política lo que está molestando a los jefes comunales: "está haciendo campaña mientras la provincia es un desastre en Seguridad, y casualmente el reponsable del área es él", sentenció a este portal un legislador del PJ de la zona costera.

A eso se suma que los alcaldes de Juntos para el Cambio dicen que son marginados por Beni en cuanto a atención de sus distritos.

Un caso preocupante es La Plata, en donde en noviembre pasado Berni borró en un instante la mesa de coordinación entre Provincia y Municipalidad, gracias a la cual se había podido bajar el delito en algunos barrios platenses en un 40% en poco tiempo.

Berni erradicó esa mesa de coordinación y con ella desplazó a la cúpula policial incorporando a otra que nunca pudo hacer pie en la ciudad de las diagonales.

Antes de anoche, los barrios se organizaron y a las 21 hicieron sentir un “alarmazo” con alarmas vecinales, automóviles con bocinas y hasta cacerolas, mientras que otros vecinos cortaron durante dos jornadas el Camino General Belgrano, en Villa Elisa.

Los ocho centros comerciales a cielo abierto de La Plata no tienen el patrullaje que tenían hasta noviembre del año pasado y los comerciantes se están empezando a quejar por el desplante del ministerio de Seguridad bonaerense, mientras que en los barrios hay un fuerte crecimiento de motochorros.

El diputado de Juntos por el Cambio de La Plata, Daniel Lipovetzky, aseguró que “los vecinos en las caminatas que realizamos nos dicen que tuvieron que colocar cada vez más alarmas vecinales porque la policía no atiende”, y los policías aseguran que son pocos los que quedaron atendiendo las comisarías.

En el ministerio de Seguridad algunas fuentes aseguran que Berni llevó recursos humanos y logísticos de La Plata a la Costa Atlántica, y otros directamente aseguran que “La Cámpora exigió que se quite esfuerzo del distrito porque ahí gobierna Julio Garro, del Pro”.
 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias