martes 30 de noviembre de 2021 - Edición Nº2077
Impulsobaires » Economía » 23 mar 2021

La mirada de Jorge Joury

En Pinamar se radicaron 1.200 nuevas familias y se triplicaron las consultas

Primero fue escapar de las garras del coronavirus, de la inseguridad y buscar mejor calidad de vida. Así fue como decenas de personas se radicaron en Pinamar después de octubre, cuando aflojaron los controles en la circulación vehícular. Vivir en zonas abiertas, en el bosque y cerca del mar, es para la mayoría un sueño realizado. El la previa al verano se registró un récord en la construcción. Muchos propietarios ampliaron sus viviendas dotándolas de más confort. Se incorporaron más de cien mil metros cuadrados al padrón municipal. Pero el dato más fuerte lo acaba de dar Juan Ibarguren, secretario de Turismo y Desarrollo Económico de la comuna, quien señaló:“Tenemos 1.200 familias que se mudaron a Pinamar. La ciudad está creciendo a un nivel récord y se triplicaron la cantidad de consultas para radicarse acá”, aseguró. “En este tiempo se invirtió fuerte en la conectividad, hay mucha gente que viene a vivir acá gracias al teletrabajo”, resaltó el funcionario.


Por: Jorge Joury *

Al respecto, en las inmobiliarias de la ciudad las consultas están orientadas a la búsqueda de viviendas permanentes, no ya tanto a inversiones o a una compra estacional de verano. También están creciendo los barrios privados, donde se consiguen lotes desde 50 mil dólares. “Hoy quienes consultan buscan una casa para vivir, mientras que antes lo más común era para inversión de renta o bien de disfrute de verano”, manifestó Flavio Di Francesco  dueño de la inmobiliaria homónima. “Además, hay mucha intención y concreción de permutas”, sostuvo refiriéndose a viviendas de barrios residenciales de Capital Federal con Pinamar.Las consultas que reciben hoy, no tienen que ver por ejemplo, con la cercanía o lejanía de las casas con el mar, sino más bien con el tipo de educación que hay en la zona, los servicios de salud, la conductividad de internet, etc.

Así, los brokers aseguran que este nuevo perfil de compradores comenzó de alguna manera a sostener la caída que venía evidenciando el mercado inmobiliario, sumamente golpeado en los últimos años.

“Con estas nuevas mudanzas, comenzó a modificarse la escala de la ciudad, por lo que el desafío ahora está en trabajar sobre los pendientes que hay de infraestructura urbana o mejorar la prestación de la salud, sobre todo para los adultos mayores”, señaló otro empresario del rubro.

Idéntico escenario se vive Cariló. Allí, se logró una importante mejora en la conectividad de internet, con el tendido de fibra óptica, una materia pendiente de hace muchos años.

A pocos kilómetros, en Costa Esmeralda, también existe un boom inmobiliario. Ubicada a tan sólo 10 minutos de Pinamar, el barrio cerrado más grande de la costa evidenció un auge en la cantidad de turistas este verano, pero también hoy hay muchos interesados para quedarse a vivir definitivamente allí.

Hasta la empresa Telpín, que se ocupa de dar servicio de Internet tuvo que ampliar la red de fibra óptica para poder satisfacer la demanda y permitir que los habitantes de siempre y los nuevos vecinos puedan tener buen acceso al servicio para trabajar vía remota.

Desde las inmobiliarias señalan que también se viene observando mucho interés de pequeños inversores que quieren empezar a posicionarse allí, a manera de ahorro o con la idea de tener una segunda vivienda cercana a la playa. Los lugares más solicitados son los desarrollos en curso en la zona de Pinamar Norte, cómo también creció Mar de las Pampas y Cariló, apuntando a un público de alto poder adquisitivo.

Fernando Marzullo, de Constructora del Mar, aseguró que “se trató de una temporada atípica. En términos de demanda, recibimos muchas consultas y se efectivizó el alquiler de casas, principalmente de más de 200 m2 (3 dormitorios y dependencias), preferentemente con pileta”.

En la zona, a partir de julio, los precios están en sus máximos históricos, a diferencia de lo ocurrido en otras plazas, como la de Buenos Aires, incluso. Hoy es posible conseguir lotes unifamiliares entre 50.000 y 100.000 dólares en muy buenas zonas.

Departamentos en la Avenida Bunge, de dos y tres ambientes, a estrenar, se consiguen a partir de los 120.000 dólares. Y el valor de una vivienda, nueva, o una que está próxima a concluirse, se cotiza entre 1900 y 2400 dólares por m2.

Jorge Kacef, gerente de Pinamar SA, dijo que “llegando casi al fin de la temporada de verano, podemos decir que en 20/21 se registró un aumento de la actividad inmobiliaria, con muchas transacciones de venta de lotes. También aumentó la cantidad de construcciones y el interés por la venta de desarrollos en pozo. Factores como el valor de los terrenos o el costo de construcción parecen haber generado algunas oportunidades para quienes eligieron invertir aquí”.

Los expertos coincidieron en que las unidades de 2 y 3 ambientes fueron las más buscadas en temporada. Al igual en la zona céntrica para aquellos que tienen hijos adolescentes y buscan de que puedan moverse solos y tener todo al alcance.

“Dentro de las búsquedas, sobresalen los lotes unifamiliares. Esta oportunidad también se traslada a los terrenos multifamiliares y comerciales, para construir edificios y galerías comerciales tanto en el centro, en la zona conocida como Náyades que se está consolidando”, señaló Kacef.

También hay que decir que en Pinamar ARBA detectó 49.000 m² sin declarar, que equivalen a un monto de $ 9 millones en concepto de recaudación de Impuesto Inmobiliario para 2021. (FOTO)

Los desarrolladores y propietarios de los inmuebles en infracción fueron intimados y, algunos de ellos, ya iniciaron trámites para regularizar su situación, lo que incluye el pago de multas y la presentación de una declaración jurada con datos actualizados sobre las características edilicias de las partidas inmobiliarias.

A la par que se edifican unidades a través de la construcción tradicional, nuevas formas edilicias han proliferado en Pinamar y toda la Costa. Paneles en madera y la perfilería de acero galvanizado como el steelframe se posicionaron bastante, siendo más elegidas por las familias o parejas jóvenes, que prefieren la culminación de su vivienda en menor tiempo.

Ahora todas las expectativas están puestas en la llegada de una importante cantidad de turistas para Semana Santa. En este marco, la ciudad prepara toda su estructura con protocolos y recaudos sanitarios en hoteles, bares, restaurantes y locales comerciales.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP.
 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias