domingo 26 de septiembre de 2021 - Edición Nº2012
Impulsobaires » Politica » 21 jun 2021

Contrapoder

Cartero para Kicillof en nombre de 500 mil chicos que claman volver a clases

Los chicos no saben de política, pero sufren las consecuencias de las acciones equivocadas que toman los funcionarios. El incremento de las desigualdades, pérdida de aprendizajes, deterioro de la salud física y emocional de los estudiantes y menores posibilidades futuras de empleo, son algunas de las consecuencias de la falta de presencialidad en las clases, según enumera un informe del Observatorio Argentinos por la Educación en base a investigaciones realizadas en distintas partes del mundo en el contexto de la pandemia por la COVID-19.


Por: Jorge Joury

El tema de la falta de presencialidad en las escuelas también aparece en las encuestas y es leído como un pelotazo en contra para el oficialismo. En este contexto, se dispararon las alarmas entre las primeras espadas del gobernador Axel Kicillof, cuando el colectivo de Padres Organizados de la provincia de Buenos Aires, volvieron a visibilizar el tema. Entregaron en la Gobernación unas mil cartas que niños del interior bonaerense le escribieron a Kicillof con frases angustiosas, porque claman de manera desesperada y urgente el regreso a las aulas.  

El número es para ponerle especial atención, ya que lo hicieron en nombre de unos 500 mil alumnos repartidos en 70 municipios del interior provincial los que se vieron privados de regresar a sus colegios. 

Mientras tanto, unos tres millones del Conurbano retomaron las clases presenciales, aunque en muchas localidades las escuelas no abrieron por problemas de infraestructura y la falta de calefacción. A propósito de este percance, muchos se preguntan hoy por qué las autoridades no aprovecharon el tiempo de receso para acondicionar los edificios escolares.

Según los especialistas, la ausencia del aula no solo tiene que ver con que el niño pierda el año o los contenidos. Implica la ausencia del lugar de sostén que es la escuela, donde los pequeños se encuentran con las pautas sociales y donde todos son iguales. También es donde se busca generar vivencias y que crezcan a partir de ellas. Por eso, la institución educativa es fundamental, porque le da sentido a lo que estamos viviendo. También hay mucha desigualdad y muchos niños por cuestiones de acceso u otras causas no pudieron contar con conectividad y quedaron en desventaja. Había padres de familias humildes que ofrecían mano de obra en las redes sociales a cambio de una computadora usada para que sus hijos no queden fuera del sistema.

El colectivo de Padres Organizados nunca bajó los brazos durante el prolongado aislamiento y colgó decenas de carteles de familias del interior que quedaron como mudos testimonios en las rejas de la residencia de la calle 6. Además, dijeron que no van a bajar los brazos. Pidieron una audiencia con Kicillof y  manifestaron que los chicos "le escribieron al Gobernador como si fuera su maestro. En un lenguaje llano  dijeron "yo me aburro, extraño a los compañeros y no aguanto más el zoom. En tanto, los más chiquitos se expresaron con dibujos. Esperemos que pueda leer y ver lo que los chicos sienten", manifestó Luciana Bártoli,  la voz cantante del colectivo.

Como se observa en la foto que ilustra esta nota, Matilda de apenas 7 años escribió al gobernador : "La razón porque quiero volver al cole es porque extraño mis compas de grado". Otro de los pibes señaló: "Extraño mucho a mis amigos”. 

Todas las cartas son realmente desgarradoras: “Señor gobernador me puede explicar porque no puedo ir en la escuela y en la calle todos pueden hacer de todo. Nosotros ya aprendimos a cuidarnos”, fue la frase que dejó estampada otra niña.

“No hicimos vigilia esta vez sino que nos juntamos en la puerta de la Gobernación. Desde el interior nos hicieron llegar pasacalles que colgamos y solicitamos una audiencia con el Gobernador para entregarle casi mil cartas de niños de todos los distritos, de chicos que de puño y letra y con dibujos le piden que abra las escuelas”, agregó Bartoli.

Pero aquí no termina la historia. La manera en cómo afectó el aislamiento la salud y la educación de los niños del Gran La Plata, fue investigada por la Universidad local a través de un pormenorizado trabajo.El sondeo fue realizado entre agosto y diciembre del año pasado y estuvo a cargo de un equipo interdisciplinario integrado por antropólogas, sociólogos, psicólogas, pediatras, nutricionistas y comunicadoras, pertenecientes al Centro de Estudios en Nutrición y Desarrollo Infantil (CIC/PBA) y al Instituto de Investigaciones en Humanidades y Ciencias Sociales (IdIHCS- UNLP- CONICET).

Sus resultados fueron obtenidos a través de una encuesta (ENCAI) que incluyó a 4.000 hogares con niños de 3 a 17 años asistentes a escuelas públicas y privadas de los tres municipios. También se hicieron entrevistas a madres y padres, referentes comunitarios, autoridades escolares, docentes y personal de salud.

Se detectó que la conexión de internet estaba presente en el 79,4% de los hogares, aumentando este porcentaje en quienes asistían a escuelas privadas y en las familias cuyas miembros tenían niveles educativos superiores.

Un equipo de investigación de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación y de la Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia sumaron a Berisso y Ensenada sobre las condiciones de vida de los hogares, la educación y los cuidados frente al aislamiento.

En el estudio se detectó que las personas del hogar que se desempeñaban como principales responsables de las tareas domésticas fueron: 52% madres y 41% ambos cónyuges por igual y 5% padres.

En cuanto a la organización doméstica, el estudio mostró que en el 61% de los hogares, la cotidianeidad se vio muy afectada, en particular en aquellos hogares cuyos niños asisten al nivel primario.

En lo que tiene que ver con las posibilidades de sostenimiento de la educación virtual de los niños y adolescentes, el equipo detectó que la conexión de internet estaba presente en el 79,4% de los hogares, aumentando este porcentaje en quienes asistían a escuelas privadas y en las familias cuyas miembros tenían niveles educativos superiores.

Susana Ortale, directora del proyecto explicó: "nuestro trabajo apuntó a conocer y relacionar las condiciones de vida y las problemáticas que atravesaron los niños, niñas y adolescentes durante el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO), como así también las modalidades de cuidado desplegadas para su atención. Los datos de nuestra investigación brinda elementos capaces de identificar factores extra hogareños y prácticas presentes en las casas durante el ASPO, que inciden en el bienestar de niños, niñas y adolescentes", aclaró.

"Dentro del conjunto de aspectos abordados por la encuesta (alimentación, salud, desarrollo psicosocial y socioemocional, actividades de recreación y ocio, actividad física, etc.), nos focalizamos fundamentalmente en dos: la organización doméstica, cuidados y vida cotidiana, y la escolarización", agregó la investigadora.

Las autoridades deberían leer también pormenorizadamente los estudios realizados por organismos internacionales, que demostraron que asistir a la escuela de manera virtual reduce un 10% la probabilidad de graduarse de la secundaria, un factor asociado a tener mayores posibilidades de conseguir un empleo.

Las investigaciones además muestran que los riesgos de contagio con la presencialidad escolar son muy bajos en comparación con las pérdidas que genera la suspensión de clases presenciales en términos de aprendizajes, oportunidades de empleo futuro y justicia social. Otro tema a tener en cuenta es que sin pruebas Aprender y sin repitencias no se construye el país del futuro.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias