martes 19 de octubre de 2021 - Edición Nº2035
Impulsobaires » Politica » 2 jul 2021

Inminente

Gobierno prepara un DNU para dejar ingresar a Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson y corregir la "picardía" del Congreso que afectó a los argentinos

La absurda ley que frenó el ingreso de las vacunas Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson podría ser corregida mediante un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) del poder Ejecutivo Nacional. Cabe recordar que el gobierno nacional había enviado un proyecto de ley al Congreso que luego la diputada del Frente de Todos, Cecilia Moreau, modificó incorporando la palabra “negligencia” y complicó las negociaciones. El tiempo que se perdió es de difícil recuperación, pero sin embargo es una buena noticia.


Por: Redacción

Mediante ese DNU se pretenden cambiar párrafos de la norma que fueron objetados por los laboratorios estadounidense de Pfizer y que trabó las negociaciones iniciales para el ingreso  de esa vacuna contra el coronavirus al país.

Todo se aceleró luego de que el gobierno de Estados Unidos donara millones de vacunas a todos los países del continente, pero Argentina no las pudo admitir por esa normativa.

La de Pfizer ya cuenta con aprobación de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT). En cambio, la de Johnson & Johnson aún tiene pendiente el visto bueno del organismo mientras que Moderna aún no inició el trámite.

Pfizer objetaba el artículo 4 de la ley 27.573 que le permitía al Gobierno incorporar en los contratos “cláusulas que establezcan condiciones de indemnidad patrimonial respecto de indemnizaciones y otras reclamaciones pecuniarias relacionadas con y en favor de quienes participen de la investigación, desarrollo, fabricación, provisión y suministro de las vacunas, con excepción de aquellas originadas en maniobras fraudulentas, conductas maliciosas o negligencia por parte de los sujetos aludidos”.

El gerente de Pfizer en Argentina, Nicolás Vaquer, al exponer en Diputados, el mes pasado, explicó que la palabra “negligencia”, que no estaba en el proyecto original que mandó el Gobierno y que fue agregado por pedido de la diputada oficialista Cecilia Moreau, terminó trabando el acuerdo por el que el laboratorio iba a proveer al país casi 13 millones de vacunas.

Vaquer explicó en ese momento que el desarrollo de una vacuna normal lleva entre 7 y 10 años y que Pfizer “asumió el riesgo de acelerar procesos”.

“Esta velocidad requerida por todo el mundo trajo aparejado el riesgo inusual sin precedente de demanda. Por eso, Pfizer pide cláusulas de inmunidad y otras protecciones. Son consistentes en 116 países que ya firmamos acuerdo”, aseguró Vaquer según el portal TN.

En el caso de Moderna y Janssen, que mantuvieron diálogos muy preliminares con el Gobierno, aún no recibieron la autorización de la ANMAT. La primera no inició el trámite y la segunda sí comenzó el proceso necesario para que cualquier medicamento pueda ser administrado en el país.
 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias