martes 30 de noviembre de 2021 - Edición Nº2077
Impulsobaires » Podcast » 20 sep 2021

Análisis radial

Con intendentes al gabinete, Kicillof suma fortaleza territorial, dijo Jorge Joury por FM 98.9 de Pinamar

"Alentada por una encuesta que dice que una de cada cuatro personas estarían dispuestas a cambiar el voto en las elecciones de noviembre y apuntando a recuperar los dos millones perdidos, Cristina le pidió a Kicillof un cambio de frente en el gabinete bonaerense. El gobernador fue uno de los grandes derrotados por carecer de poder territorial, ya que estaba rodeado de un gabinete de técnicos. Precisamente allí se decidió incorporar a dos intendentes ganadores y fuertes. Martín Insaurralde de Lomas de Zamora, perteneciente a la poderosa tercera sección electoral y Lonardo Nardini, de Malvinas Argentinas". Así lo definió el periodista y analista político Jorge Joury, durante su espacio en el programa "A las cosas por su nombre", que conduce Hugo Manzo, con la operación técnica de Roberto Monges.


Por: Redacción

Después de analizar la incorporación de Juan Manzur como jefe de Gabinete y dar cuenta del futuro plan del Gobierno para dar beneficios económicos, Jorge Joury  sobre Martín Insaurralde agregó que: "La Tercera a la que el alcalde representa, fue la única sección que consiguió ganar el Frente de Todos y superó a Cambiemos por 10 puntos pese a algunas derrotas importantes en distritos kirchneristas como Quilmes".

Más análisis

El pedido fue unificado: acelerar gestión y expedientes que vienen siendo pisados por el Ejecutivo.
Otro dato no menor es la salida de Teresa García en el Ministerio de Gobierno, quien fue una de las principales voceras hasta ahora de la gestión de Kicillof. Pero quien llega no es alguien que carezca de estirpe peronista. Su lugar será ocupado por Cristina Álvarez Rodríguez, familiar sanguínea de Eva Perón.
En el gobierno bonaerense evaluaban que el equilibrio de la coalición oficialista ahora va a mejorar mucho con los ingresos de los intendentes al gabinete. Y para favorecer el contexto en la cacería de votos, en el transcurso de la semana el gobernador comenzará a soltar una batería de anuncios para reforzar el relanzamiento de su gestión.
En un mapa bonaerense pintado de rojiblanco, Insaurralde y Nardini siguen mandando en sus distritos. El lomense ganó con el 43% aventajando a la suma de Juntos por 10 puntos y Nardini alcanzó el 48% y una diferente de 19 puntos.
Ambos representan las dos secciones electorales más potentes; la Tercera y la Primera que, juntas, amontonan 9,6 millones de electores (4.845.998 y 4.795.973). Es en ese denso conurbano donde el Frente de Todos va a buscar los votos con la esperanza de remontar el partido. En el gobierno están convencidos de que la baja participación ciudadana (votó el 68%) perjudicó más al oficialismo que a la oposición. Y respaldan la teoría afirmando que la mayor ausencia se dio en los barrios populares del conurbano, donde gravita el voto peronista. Por eso se proponen ir a buscar esos votos, y nadie mejor que los jefes y jefas comunales para hacerlo.
Después de una reunión de seis horas con Cristina Fernández en El Calafate, Kicillof decidió a última hora de la tarde del domingo confirmar que Martín Insaurralde será su nuevo jefe de ministros. En sintonía con los cambios que oficializará en las próximas horas Alberto Fernández y por presión de Cristina Kirchner, el mandatario bonaerense reformuló su equipo. Un dato no menor, Insaurralde reemplaza a Carlos Bianco, una de las personas más cercanas a Kicillof, casi un hermano para el mandatario, que pasará a ocupar el cargo de jefe de asesores del Poder Ejecutivo provincial.
Insaurralde tiene 51 años, está casado con Jésica Cirio y es padre de cuatro hijos. Hasta el día de hoy se desempeñaba como jefe comunal de Lomas de Zamora, cargo Ejecutivo al que llegó a fines de octubre de 2009 en reemplazo -de manera interina- de Jorge Omar Rossi. Dos años más tarde fue ratificado por el voto popular en los comicios de 2011 donde obtuvo el 66% de los votos convirtiéndose en el intendente más votado de la historia de la comuna.
La asunción de Insaurralde y Nardini en el gobierno provincial tiene además su correlato en otro frente político que parecía difícil de resolver: la imposibilidad de varios intendentes de la provincia de reelegir en 2023 por acumular dos mandatos consecutivos.
Los alcaldes tienen entre ceja t ceja avanzar con la estrategia de renunciar o pedir licencia en diciembre de este año, antes que se cumpla la mitad de su segundo mandato, para volver a presentarse a un nuevo período en 2023. En los despachos del Conurbano consideran que al renunciar antes de superar los dos años completos del segundo mandato no deberían considerarse estos dos últimos años como un período completo.
De este modo, los intendentes dejarán su distrito en manos del primer concejal electo en la elección de 2019. Estos sucesores gobernarán apenas algo más de dos años, y eso ya sería considerado como un período. Así, los intendentes podrían volver a presentarse en 2023.
Los que tendrán esa posibilidad son Gabriel Katopodis que ocupa el sillón principal del ministerio de Obras Públicas de la Nación desde diciembre de 2019; el ministro de Desarrollo Territorial, Jorge Ferraresi (Avellaneda); Juan Zabaleta (Hurlingham), que asumió días atrás en el ministerio de Desarrollo Social; y Mariano Cascallares (Almirante Brown), que encabeza la lista de diputados provinciales por la Tercera Sección. Ahora se suman Insaurralde (Lomas) y Nardini (Malvinas Argentinas) que formarán parte del gobierno bonaerense.
En ese sentido, la norma sancionada durante la gobernación de María Eugenia Vidal, les prohíbe a los intendentes el volver a presentarse luego de dos mandatos consecutivos, sin embargo el vacío legal deja abierta la posibilidad de que un segundo mandato que no fuera cumplido en el 50% del tiempo de gestión, no sería computado como un mandato completo, por lo que una tercera postulación no significaría ir por una re reelección.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias