jueves 09 de diciembre de 2021 - Edición Nº2086
Impulsobaires » La Plata » 17 oct 2021

La semana que pasó

Panorama Político Platense: la “casta”

Una semana fuerte en definiciones por parte del intendente Julio Garro. Está dispuesta a utilizar el “lápiz rojo” para readecuar el funcionamiento del estado municipal, y además potenció el planeamiento del distrito con movimientos de fondo al anunciar los traslados de la Terminal de Ómnibus y el Mercado Central. Además, en este capítulo la “casta” política y su derivado platense que actúan como un piquete contra el progreso. Buenos temas para debatir este domingo y al final, un podcast sobre el 17 de octubre de 1945 en un diálogo con el historiador Diego Barovero.


Por: Fabricio Moschettoni, editor de ImpulsoBaires Twitter @FMoschettoni

El intendente Julio Garro hizo un amplio recorrido mediático esta semana en donde combinó el periodismo platense con el nacional y dejó definiciones de fondo, algunas conocidas y otras que impactaron como vamos a ver.

Quienes siguen domingo a domingo esta columna, han advertido que con insistencia se sostuvo siempre la necesidad de ir a un Estado chico en cuando a su aparato burocrático, porque de esa manera hay más rapidez y eficiencia a la hora de dar servicios al vecino. En ese marco se elogió la primera gestión de la administración Garro en donde se bajó de casi 400 cargos de funcionarios que tenía la administración del ex intendente Pablo Bruera a alrededor de 180. Y luego se colocaron luces de alarma cuando a partir de la reasunción frente a la comuna el alcalde subió a 22 las secretarías, aunque fue manteniendo en niveles aceptables la designación de funcionarios.

A mitad de semana, Garro hizo un anuncio desde la radio 221: “voy a trabajar en un achicamiento del gabinete. Hoy este espacio está compuesto por muchas expresiones políticas gracias a Dios: radicales, peronistas, socialistas, vecinalismo, pero mi idea es un gabinete más compacto para mejorar la gestión. Vamos por menos secretarías, son 22 y quiero ir por 10/11. Eso implica juntar, eliminar, simplificar, recategorizar, agilizar gestión”.

Por ahora se reservó la idea de dar detalles sobre por dónde pasará la tijera, y dijo que sus funcionarios actuales “saben que vamos por un gabinete más compacto”, y luego sostuvo que sus colaboradores “están contentos con la gestión y ellos están contentos conmigo. Siempre están en las buenas y en las malas. Ahora laburan mucho en barrios con calles de tierra, con luminarias, charlando con los vecinos, los delegados hacen un laburo enorme y habrá que mejorar o reforzar algunas delegaciones”.

“Voy a incorporar más mujeres al gabinete. Encontré con ellas un método mucho mejor organizado que con los hombres”, también dejó como definición.

Hasta ahí sus declaraciones. En el último tiempo se han notado claramente algunos funcionarios que no funcionan, y funciones que se confunden entre diferentes áreas y finalmente ninguna se ocupa de un problema, o más de una acude al mismo foco de interés con visiones contrariadas.

Inicialmente el alcalde tal vez tenía otra idea de funcionamiento del estado local, y pensó que diversificando obtenía mejores resultados. Estos cambios posiblemente se hubiesen dado hace mucho tiempo, incluso en esta columna se iban a adelantando, pero recordemos que a poco de asumir la segunda gestión comunal llegó la pandemia con lo que cualquier movimiento podía terminar generando una distracción de esfuerzos de lo importante.

A juicio de este columnista se agrega otro componente anticipatorio, lo cual hace que sea muy oportuno lo anunciado por el alcalde por la complejidad de los tiempos que se avecinan en materia económica, y que a continuación se exponen.

El Fondo Monetario Internacional y varios Bancos Centrales han advertido sobre un mundo con más inflación e incluso con una extensión del tiempo de descontrol. Los factores más importantes están en las cadenas de suministro. Crisis en la energía se están notando en China, por ejemplo, en donde la gran demanda de la recuperación económica hizo insuficiente la provisión. En Estados Unidos hay problemas similares.

Recientemente en su asamblea semestral en Washington DC, el FMI dio a conocer un nuevo informe de perspectiva de la economía mundial, y la economista jefa, Gita Gopinath, dijo: “en medio de una alta incertidumbre, la inflación general probablemente volverá a los niveles anteriores a la pandemia a mediados de 2022 para el grupo de economías avanzadas y economías emergentes y en desarrollo”. Y desde el Banco Mundial, la economista jefa, Carmen Reinhart habla de fenómeno “complicado” lo que ocurre con la situación inflacionaria, e indicó: “no veo la inflación como algo transitorio: puede ser persistente o, al menos, más de lo que los bancos centrales creen en este momento. Y cuanto más persista, más se ajustarán las expectativas”.

Esta cuestión es sumamente grave porque es posible que lleve a los países más desarrollados a tomar medidas de autoprotección y eso complicará nuestro ya alicaído mercado exterior por lo tanto impactará en las previsiones de crecimiento. Hay un mundo con otras prioridades en agenda, y nosotros claramente no estamos en ella.

A esa situación se le agrega nuestro propio problema inflacionario. Recién salimos de septiembre con una inflación inesperada para el gobierno de 3.5%, incluso sorprendió a las consultoras privadas que hacen estimaciones previas a las difundidas por INDEC y que son publicadas por el Banco Central en donde daban 2.8%. Y lo más grave es  que ese 0.7% de brecha es una enormidad y sin dudas preanuncian el descontrol sobre la economía lo que puede anticipar que a este ritmo el 2022 será con inflación mucho más alta del 33% que prevé Economía.

Con este cuadro de situación, que genera claramente un empobrecimiento mayor de los argentinos, es posible que haya impacto en algunas recaudaciones del Estado a pesar de la insoportable presión impositiva, y en los municipios hay probabilidades que las recaudaciones locales se terminen afectando seriamente.

Por lo tanto una medida de achicar el staff gerencial del Estado es una buena noticia, y la idea de Garro de reconvertir una decena de secretarías para dejar 10 u 11 es alentador. Incluso, el Estado local podría funcionar perfectamente con no más de ocho cabezas de áreas bien coordinadas.

Pero también hay que empezar a rediscutir otras cuestiones para optimizar el funcionamiento del Estado y tiene que ver con la descentralización. Hay quienes creen que fortaleciendo el viejo esquema de delegaciones municipales se da más respuesta a los barrios, pero considero lo contrario: hay que eliminar ese formato.

Los barrios y localidades vienen teniendo un crecimiento desparejo en cuanto a lo poblacional, lo que se sumó a muchísimos años de falta de planificación y se generó el caos del que todos conocen. Esa situación hace que el esquema de centros comunales se deba replantear y tenga que ajustarse anualmente. Es necesario armar una red de subcentros comunales utilizando los clubes barriales para llevar bocas de servicios municipales, y eliminar la figura del delegado o administrador comunal porque no tienen funcionamiento adecuado. Los tiempos cambiaron y hoy se utiliza inteligencia artificial mediante el big data y se puede tener información más precisa y sobre todo objetiva (o sea no distorsionada) para dar respuesta inmediata a las problemáticas de todos los habitantes. 

Las delegaciones municipales tienen que ser una red en donde se combine trabajo en clubes e instituciones, una unidad trasladable/móvil de acuerdo a las modificaciones poblacionales de cada barrio, y la aplicación de inteligencia artificial. Con eso se conseguirán niveles de satisfacción mucho más elevados, un funcionamiento de 24 horas, un criterio de conocer la realidad en tiempo real y sin intermediaciones que la hagan subjetivas, y un ahorro considerable de cargos que ya no tienen sentido.

Hoy la mayor parte de los reclamos de los vecinos está en el mal funcionamiento de las delegaciones municipales.

Por otra parte, hay que pensar seriamente el rol de los Concejos Deliberantes en ciudades grandes. Hace poco tiempo una encuesta de DC Consultores daba cuenta de un promedio superior al 70% de los platenses entrevistados que no conocían a ningún concejal, y el resto se diversificaba entre los 24 existentes. Esa situación es alarmante, aunque no desconocida.

Es preciso modificar la legislación provincial que da marco al funcionamiento de los municipios. El intendente Julio Garro unos días antes de las últimas PASO dijo en nuestro ciclo radial “Decisión 96”, por Radio 96.7, que quería discutir más funciones para los intendentes como por ejemplo el manejo de la seguridad o la economía en cuanto a recaudaciones, y es un muy buen punto de partida. A ello se le podría agregar la representación institucional en cuanto a los deliberativos. ¿Por qué no cambiar el sistema de elección?, ¿por qué no avanzar hacia una elección de ediles por circunscripción o por barrio?. 
Hay concejales que llevan acumulados varios mandatos, y sus niveles de conocimientos no llegan a dos dígitos. Es un tema muy serio.

Y a ese combo de baja de gasto público inútil, hay que sumarle la Legislatura provincial, y para ello es preciso auspiciar una reforma constitucional para tener una conformación unicameral. No tiene sentido tener un Senado provincial y una Cámara de Diputados casi con las mismas funciones. Una unicameral con legisladores que además den respuesta todo el tiempo a los ciudadanos diciendo cómo administran los recursos, quiénes son sus colaboradores, cómo manejan los subsidios, entre otras cuestiones.

Hay que reformar la política para dar más credibilidad. La Ciudad de La Plata es una “ciudad Sección” por lo tanto también los temas legislativos importan al Municipio. Hay que pensar mejor cómo se utilizan los recursos previendo un panorama próximo de la economía bastante oscuro, en donde las incorrectas prácticas económicas harán estallar la base social, y esa situación puede hacer temblar el andamiaje institucional.

La Plata 2030 con novedades

La secretaria de Planeamiento de la Municipalidad, María Botta, sostuvo que uno de los temas para resolver en el marco de la planificación de la Ciudad está la movilidad y optimizar la conectividad, por eso piensan en el traslado de la Terminal de Ómnibus y el Mercado Central.

Así es que el Mercado Central se llevaría más cerca de la producción frutihortícola de la región, en Melchor Romero y Abasto; y por caso la Terminal dejaría la histórica sede de calle 4 entre 41 y 42 para ir al predio del actual Mercado, en la zona de Tolosa.

Concretamente para el Mercado Central se evalúa la zona de 520 entre Melchor Romero y Abasto, Ruta 36 y autovía 2, dijo en nuestro ciclo “Decisión 96, la política en vivo” por Radio 96.7.

Turismo como potenciador de la economía

Desde el Ente Turístico local hay satisfacción por estas horas luego del último fin de semana largo.

En organismo que lidera el empresario Daniel Loyola articuló acciones con sus pares de Ciudad de Buenos Aires y eso permitió un potenciamiento de La Plata como destino turístico. El ultimo fin de semana ingresaron $ 60 M y eso fue una muy buena noticia para la hotelería, la gastronomía y el comercio.

Además, los hoteles estuvieron a más de un 80% de ocupación.

En ese marco fue importante el comienzo del funcionamiento del bus turístico que une nuestra Ciudad con CABA.

Red federal de cultura de Juntos

El fin de semana pasado se realizó en Corrientes el II encuentro de Juntos por la Cultura, una red de ciudades que trabajan políticas culturales entre los que están el ministro de Cultura porteño, Enrique Avogadro, el secretario de Cultura y Educación de la Municipalidad de La Plata, Martiniano Ferrer, el ministro de Cultura de Corrientes, Gabriel Romero, el ministro de Cultura y Turismo de Jujuy, Federico Posadas, entre otros.

En la ocasión, y en el marco de impulsar industrias culturales, motorizaron la Ley Nacional de Mecenazgo, una herramienta clave de financiación de la cultura que permite el desarrollo de proyectos artísticos a través de derivación de impuestos y articulación con el sector privado.

Por las instituciones

El director ejecutivo de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), José Arteaga, no pierde su perfil localista y suele abrirse un poco de la agenda nacional y recorrer instituciones platenses.
Así es que participó de la cena por el 85° aniversario de Capital Chica, en Los Hornos: “es una alegría poder acompañarlos durante esta noche de reencuentros”, dijo y elogió el trabajo deportivo y cultural de la emblemática institución hornense.

Archanco celebró la vuelta de los policías caminantes

El concejal y candidato a diputado por el Frente de Todos, Ariel Archanco se mostró satisfecho por el regreso de policías que hacen patrullaje de a pie en la zona de 7, 8 y centro de la ciudad: “la metodología que aplicamos en cada barrio que visito es escuchar a los vecinos y vecinas, trabajar y gestionar. Y esta gran noticia es resultado de eso. En los centros comerciales nos pedían la vuelta de los policías caminantes para poder tener más tranquilidad en sus comercios, y el Ministerio de Seguridad provincial, que está muy atento a lo que necesita la ciudadanía, tomó el pedido y ya podemos ver a los agentes caminando en las zonas comerciales avenida 7 y calle 8” explicó.

Tolosa Paz con agenda ambiental

La candidata a diputada nacional por el Frente de Todos, Victoria Tolosa Paz, participó de una jornada de preservación y cuidado del ambiente en el arroyo El Pescado en el marco de una actividad organizada en conjunto por el Ministerio de Infraestructura, la subsecretaría de Deportes, el Organismo Provincial de Niñez y Adolescencia y el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS), donde valoró la importancia “de un estado presente que garantice y haga posible el encuentro con la naturaleza”.

La “casta” de Milei

"El lenguaje político está diseñado para lograr que las mentiras parezcan verdades y el asesino respetable". George Orwell

El candidato a diputado porteño Javier Milei, que suele utilizar la frase antes citada, puso de moda la palabra “casta” asociada con la política para cuestionar a lo que considera acertadamente como grupos de familiares que la manejan desde hace años para que nada cambie en bien de la sociedad.

Desde la izquierda se lo descalificó e incluso casi reviven al propio Karl Marx para hacerle decir que la casta en definitiva es lo que él representa, en virtud de supuestas corporaciones económicas con las cuales sería funcional. 

El debate es interesante para pensar las últimas décadas de fracasos argentinos en donde hay responsabilidades claras. Inflación por las nubes, incertidumbre, un estado bobo, multiplicación de la pobreza. Todo eso se debe a las prácticas populistas de los gobiernos democráticos y dictatoriales que vinimos teniendo.

Esa es la “casta”: lo conocido hasta el momento en función de gobierno que utilizó al populismo para hacer lo que se les dio la gana, salvo muy breves excepciones.

Y claramente hay responsabilidades concretas. El peronismo y radicalismo están en la primera línea. Acumulados sus gobiernos vemos como no solo que no pudieron resolver problemas, sino que crearon nuevos. Multiplicaron los problemas por todas partes. Parece que la consigna de ambos, radicales y peronistas, ha sido: “ante un problema creamos un impuesto” (y van 167 para las pymes).

Observamos preocupados las mismas caras, los mismos nombres que pululan por las funciones en cada oportunidad que llegan al gobierno. Tienen olor a naftalina, pero eso no les importa: creen que la disimulan. En ambos partidos ocurren las mismas cosas: son “familias” quienes manejan sus destinos.

Y miremos en La Plata para reflexionar este domingo. ¿Quiénes conducen el Partido Justicialista?, ¿Quiénes conducen la Unión Cívica Radical?. ¿Acaso no son los mismos nombres desde hace largos años?.

La “casta” existe. Ellos manejan los hilos de los partidos tradicionales, son candidatos a concejales y al otro mandato se reiteran, y después pasan a ser legisladores, y después vuelven a la tira municipal, y luego dan lugares a sus herederos. Manejan los organismos de control, los llenan de allegados. Hacen barbaridades. Si no pueden ser electo por una sección electoral saltan a otra como si nada pasara. El asunto es estar ahí.

Llenan de conocidos a las dependencias del Estado. Muchos ni siquiera van a trabajar porque luego de ser nombrados son pedidos en “comisión” por algún legislador y así nadie sabe lo que hacen, y lo más probable es que no hagan nada: o sea son “ñoquis”.

Pero la “casta” existe porque la sociedad normal no se involucra debidamente. Es necesario más compromiso social para terminar con la “casta”. Es preciso, para los próximos tiempos, involucrarse más, involucrarnos más y empezar a ser protagonistas. Recordemos: el enemigo del progreso es la “casta”.

Ahora les dejo un podcast con una entrevista con el vicerrector del Colegio Nacional Buenos Aires y presidente del Instituto Yrigoyeneano, profesor Diego Barovero sobre el 17 de octubre de 1945, en donde abarcamos algunas particularidades. Espero que la disfruten.

Hasta el próximo domingo.
 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias