viernes 28 de enero de 2022 - Edición Nº2136
Impulsobaires » Politica » 23 oct 2021

Análisis

"El gobierno está a un paso de pegarse una piña en la economìa", dijo Jorge Joury por la FM 96.7

El analista político Jorge Joury desarrolló el panorama semanal de actualidad en el programa "Decisión 96, la política en vivo", que conduce Fabricio Moschettoni por Radio 96.7 de La Plata e impulsobaires.com.ar.


Por: Redacción

"A tan sólo 22 días de las elecciones, las turbulencias en el dólar son la peor noticia para el Gobierno. Es de manual que la fiebre por la dolarización suele suele entrar en ebullición ante la cercanía de las elecciones. Pero, sobre todo, hay pleno consenso entre inversores, operadores, en los bancos y también entre empresarios de que es muy difícil saber cómo seguirá la dinámica el día después de que se abran las urnas. En el capítulo que siguió a la derrota en las primarias de septiembre el Gobierno agregó problemas al cataclismo inflacionario, renovó recetas que ya fracasaron para remediarlo y no mostró otro interés que no sea multiplicar el reparto de fondos en busca de más votos".

Así comenzó su análisis el periodista Jorge Joury al ser entrevistado por  “Decisión 96, la política en vivo”, el programa que conduce Fabricio Moschettoni por la FM 96.7 de La Plata.

 Este es un resúmen de lo que manifestó el entrevistado: 

"En economía el oficialismo se presenta hoy  como un piloto de Fórmula 1 que va a 340 Km por una autopista, en contramano y con los ojos vendados. En cualquier momento se pega la piña. 
En la mirada del economista Carlos Melconián, "existe un caldo de cultivo para una piña.Lo marca un problema en la política, hay una derrota contundente y está la idea de que se puede convalidar. Hay paralelo, controles de cambios... estamos cocinando el asado en pasto seco", sostiene Melconián.  
El congelamiento de precios es una medida para recuperar la iniciativa electoral momentáneamente, ya que sobran fracasos en el pasado dado que estas herramientas terminan generalmente en desabastecimiento y falta de insumos. Por ejemplo, los panaderos denuncian un aumento del 20% en sus insumos durante la última semana. Los intendentes y los gobernadores van a sacar una legión de partidarios a controlar los precios en las góndolas para evitar un naufragio.
Y en materia política, 17 de Octubre mostró la peor cara de un peronismo que no sabe qué hacer con el poder. 
Hay un sector del gobierno que involucra a intendentes, gobernadores y sindicalistas que más allá del resultado de los comicios asegura que después de las elecciones  va a haber una depuración, con un baño de peronismo explícito en todos los frentes. La idea  que pulula en la rosca partidaria es sacar a todos los de La Cámpora que ocupan puestos clave en el poder.  Predomina el criterio de que: “Se gane o se pierda, veremos después de las elecciones si Alberto es De la Rúa o Kirchner”, sostienen estos dirigentes que quieren que el oficialismo llegue mejor parado al 2023 para poder revalidar títulos. 
Un tema que molestó a la Casa Rosada fueron los cánticos de La Cámpora en torno al pago de la deuda externa.“Esa deuda que dejaron no la vamos a pagar, con el hambre de la gente no se jode nunca más”. En el videoclip se pueden ver imágenes de lo que podría ser la movilización del último 17 de octubre, cuya celebración fue la primera gran demostración de vuelta a las calles por parte de la militancia, luego de un año y medio de pandemia.
La tesis que inspira al Instituto Patria fue el planteo de Guillermo Calvo que reza que cuando uno le debe dinero al banco y no puede pagar, uno está en problemas; mientras que cuando uno le debe muchísimo dinero al banco y no puede pagar, el banco está en problemas. Argentina actualmente es deudor de uno de cada tres dólares que el FMI prestó a todo el mundo por fuera de las líneas de crédito de emergencia por Covid-19. 
El pago de la deuda es uno de los temas que más discusiones ha generado no sólo frente a las críticas de la oposición, sino también hacia adentro de las filas propias del oficialismo, donde cada vez se ven más marcadas las posiciones de sectores vinculados a Alberto Fernández y los ligados al kirchnerismo duro.
Hoy el presidente está debilitado y sin liderazgo, carece de un  plan y de un real ministro de economía en terribles momentos de angustias económicas. Y ni siquiera tiene un discurso que al menos atenúe el rigor explicativo de la catástrofe. Para explicar por qué la inflación no cede, basta decir que se emiten por día un millón de billetes de mil pesos. 
Tras la derrota en las PASO la Casa Rosada realizó una treintena de anuncios, prácticamente uno por día, la mayoría de índole económica, pero también vinculados a las libertades perdidas por las restricciones contra el coronavirus, en un rally desesperado para intentar mejorar el resultado en las elecciones legislativas generales de noviembre.
 En los pasillos de la Casa Rosada se comenta que se achicó la diferencia con Juntos en la provincia de Buenos Aires y los más entusiastas  incluso hablan de ganarle a Diego Santilli . En Juntos hay preocupación. Incluso creen que la diferencia que le sacaron a Victoria Tolosa Paz se achicó a dos puntos.
 En el Gobierno  duplicaban esa diferencia y hablaban de un empate, con una proyección: "Vamos a ganar la provincia". Los trascendidos indican que el oficialismo está dispuesto a movilizar 35 mil remises en el conurbano para llevar y traer gente a votar. En la Provincia el oficialismo planea movilizar 35 mil vehículos para llevar y traer gente a votar.
La última encuesta de Raúl Aragón le dio 39,4 puntos a Santilli y 37,1 a la candidata del Gobierno.
En la Rosada insisten que esa distancia -aún si fuera cierta- se puede bajar a un punto e incluso dar vuelta. El "Plan Platita" del que hablan en Juntos, con una inyección de 240 mil millones de pesos sólo en la provincia, es la clave del repunte, además de que en el Gobierno hablan de la vuelta del "fuego sagrado" del peronismo con el regreso a las calles que se vio en torno a las movilizaciones por el 17 de octubre.
En lo que tiene que ver con el debate entre los candidatos bonaerenses tuvo sabor a poco, incluso de show. A pesar de sus picos del 6%, alto para el cable,  no respondió a las expectativas. Lo más grave es que con casi medio país de pobres, ninguno de los candidatos planteó que la lucha con el hambre tendría que ser una politica de Estado.La pulseada directa fue entre Diego Santilli (Juntos) y Victoria Tolosa Paz (Frente de Todos), que buscaron polarizar la discusión electoral, mientras que José Luis Espert (Avanza Libertad) y Nicolás del Caño (Frente de Izquierda-Unidad) apelaron contra la lógica de la “grieta”. A su vez, Florencio Randazzo (Vamos con Vos) se presentó como el postulante de las “propuestas concretas” y Cynthia Hotton (+Valores) como una “mujer de fe cristiana”.Sin emociones, sobresaltos ni seducción. El debate de los cuatro candidatos y las dos candidatas a la Cámara de Diputados por la provincia de Buenos Aires selló el negocio de la grieta entre Victoria Tolosa Paz y Diego Santilli, mostró la batalla de José Luis Espert y Nicolás del Caño por el voto antisistema y relegó a un lugar deslucido a Cynthia Hotton y Florencio Randazzo.
Diego Santilli y Victoria Tolosa Paz protagonizaron un debate de barricada, donde faltó la frescura de la espontaneidad. Dejó en claro que fue guionado hasta su último párrafo y condicionado por un coaching escenográfico que bloqueó cualquier gesto espontáneo que podrían haber exhibido los candidatos.
Santilli y Tolosa Paz se manejaron ante las cámaras de televisión como dos protagonistas de la novela de la tarde, y enfatizaron sus tramos del guión político sin dudar y con el tono perfecto en la voz. Los dos adversarios electorales entrenaron durante horas y horas, y ese training se notó al momento de discutir conceptos, ideas y proyectos propios.
No menor otra observación acerca de Tolosa Paz: no pareció entender lo que ya marcó el sociólogo Artemio López: los habitantes del Gran Buenos Aires quieren vivir como los de la Ciudad de Buenos Aires. Esto es la verificación de que la región es AMBA (Área Metropolitana Buenos Aires), no GBA, y si los intendentes no lo comprenden, mejor aprovechen la Ley Vidal, que les impide la re-reelección, y se buscan otro trabajo"
, finalizó el periodista.
 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias