viernes 28 de enero de 2022 - Edición Nº2136
Impulsobaires » Politica » 30 oct 2021

Entrevista

30 de octubre de 1983, recuperación democrática y triunfo de Alfonsín en la mirada del historiador Diego Barovero

El 30 de octubre de 1983 los argentinos volvían a votar y comenzaba una nueva esperanza democrática que ya lleva casi cuatro décadas. El historiador Diego Barovero, presidente del Instituto Nacional Yrigoyeneano y vicerrector del Colegio Nacional Buenos Aires contó el significado del triunfo de Raúl Alfonsín. Lo hizo en el programa “Decisión 96” que conduce Fabricio Moschettoni por Radio 96.7 de La Plata e ImpulsoBaires.com.ar


Por: Redacción


Ante la consulta sobre cómo vivió la jornada democrática del 30 de octubre de 1983 desde lo personal, dijo: “no tenía todavía edad para sufragar, aún no era ciudadano pero recuerdo las alternativas del día de votación, estar con compañeras y compañeros del Colegio y ya desde ahí nos sentíamos identificados con el ideario de Raúl Alfonsín, con el radicalismo, y vivíamos con mucha efervescencia los resultados atentos a otros medios y otras tecnologías, atentos al escrutinio televisado y lento que duró muchas horas hasta la madrugada del 31”.

Luego dijo que al momento “lo vi con una sensación de mucho alivio, con paz interior, serenidad, y sobre todo con esperanza y expectativa por el futuro que estaba golpeando en la puerta de la sociedad argentina, y también para nosotros que éramos jóvenes y que hoy somos un poco menos jóvenes y podemos dar testimonio sobre lo que representaba esa elección, que era una parteaguas en la historia Argentina porque ponía punto final a una etapa de más de medio siglo de inestabilidad institucional y abría la perspectiva a una democracia consolidada”.

“Todavía hoy tenemos ese proyecto de país a construir pero fue un presupuesto básico”, enfatizó.

Como historiador, dijo que “hay que analizarlo como parte de una década porque el 30 de octubre de 1983 hacía diez años y un mes que la sociedad argentina no votaba, la última vez fue el 23 de septiembre de 1973 en la elección que se presenta y triunfa por tercera vez el teniente general Juan Domingo Perón, y después sabemos lo que vino: la muerte de Perón, la sucesión de María Estela Martínez, el final aluvional de esa experiencia fallida democrática también presidida por violencia y grupos enfrentados en el movimiento peronista y por la amenaza latente de los militares que luego pusieron en marcha la etapa más sangrienta, nefasta y dramática de la historia la última dictadura cívico militar que además de desarrollar un plan criminal con desapariciones de personas implementó un plan económico que devastó la capacidad del aparato productivo del país, que desnacionalizó de recursos de nuestra economía, que endeudó a la sociedad y hubo una gran brecha social y finalmente esa dramática y alocada aventura militar en la Guerra de las Malvinas. Esa dictadura terminó de la manera que empezó: dramáticamente, trágicamente con gran costo y saldo en vidas”.

“Por eso fue tan importante el mensaje de Alfonsín, que más allá de un mensaje partidario porque no hizo una convocatoria partidista sino que hizo una convocatoria nacional para reconstruir la Argentina sobre la base de una nueva cultura democrática que revalorizara los principios y de ahí recitar el Preámbulo (de la Constitución) que era reivindicar y ratificar la identidad nacional detrás de un proyecto nacional, progresista y democrático sujeto a las condiciones que prevé nuestro organismo constitucional y nuestro régimen jurídico vigente”, dijo.

También habló de los primeros años de gestión de Alfonsín: “fueron complejos porque fueron los años de la transición de la democracia, la primera exitosa en medio siglo”.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias