martes 30 de noviembre de 2021 - Edición Nº2077
Impulsobaires » Podcast » 31 oct 2021

Análisis radial

"Un gobierno psiquiátrico que no para de suicidarse", dijo Jorge Joury por FM 96.7

"La campaña entra en la cuenta regresiva y la endeble coalición gobernante a puro nervio corta clavos para recuperar votos. Circulan muchas especulaciones con lo que puede suceder en la economía el día después del comicio. Hay consultoras que anticipan desde un "Rodrigazo" con una fuerte devaluación y hasta una posible corrida bancaria, fundamentalmente por la sobredosis de emisión monetaria y la incontenible suba del dólar". Así comenzó su análisis el periodista Jorge Joury al ser entrevistado por “Decisión 96, la política en vivo”, el programa que conduce Fabricio Moschettoni por la FM 96.7 de La Plata.


Por: Redacción


Este es un resúmen de lo que manifestó el entrevistado:


"Todo tiene que ver con que hoy en el mundo ven al gobierno como psiquiátrico por las medidas alocadas que genera . Por ejemplo, la revista The Economist hizo una radiografía de lo que nos pasa y mencionó una frase de Albert Einstein: "La definición de insania, supuestamente es hacer lo mismo una y otra vez y esperar un resultado diferente. En esa línea, The Economist agrega: "El gobierno peronista de Argentina parece encontrar esta simple regla tan desconcertante como otros encuentran la teoría general de la relatividad" y menciona como ejemplo la decisión del secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, de congelar el precio de 1.432 productos alimenticios. Por estas cuestiones, en el exterior no entienden cuando el Gobierno va a parar de suicidarse con medidas que han fracasado en el pasado. Un dato para señalar es que por estas fórmulas equivocadas hoy tenemos en el país 150 mil empresas menos que en el 2007. 
Estas cuestiones forman parte del manual de desconcierto del gobierno  donde Alberto Fernández acaba de encabezar un acto de homenaje a Néstior Kirchner, echando más nafta al fuego. El Presidente  se sumó a la idea de La Cámpora de "no arrodillarse ante el Fondo". Todo lo contrario de lo que había dicho anteriormente cuando señaló que había que "honrar la deuda". Ya se sabe lo que estas decisiones alocadas pueden acarrear para el país en el mediano plazo: cuando un gobierno se queda sin dólares, llega la ingobernabilidad.
Otro dato clave, es que el 11 de noviembre se dará a conocer la inflación de octubre, donde el gobierno sueña con dar una noticia a la baja después del congelamiento de precios. Un día después, el 12 de noviembre cierra la campaña y dos días después se vota.
En relación al clima preelectoral, en las dos últimas semanas lo que se cosecha es apatía social. Algunas consultoras coinciden con realismo que la competencia para la elección general de noviembre genera menos interés que la previa a las PASO y no mueve el amperímetro para nadie.
Cuando la mayoría de las encuestas dan cuenta de un panorama adverso al oficialismo, un sondeo reciente de
 Rouvier & Asociados lleva un poco de optimismo para la Casa Rosada. De acuerdo al estudio, si bien se confirmaría la ventaja de Juntos sobre el Frente de Todos a nivel nacional (por 8 puntos), en Provincia, la diferencia estaría muy cercana al empate técnico.
"En la Provincia de Buenos Aires, Todos logra, nuevamente, ubicarse por encima del promedio nacional, pero por detrás de la coalición opositora. Sin embargo la diferencia está muy cercana al empate técnico y hay un 4% de indecisos", señala el informe.
Los datos dan cuenta que Juntos alcanzaría 38,9 por ciento de los votos; mientras que el Frente de Todos sumaría 35,5 por ciento. En este escenario, desde el oficialismo se entusiasman.  "Se puede ganar aún perdiendo", señalan desde la coalición gobernante ante la posibilidad de sumar más votos. 
Todas las miradas están puestas en el conurbano, donde las últimas medidas económicas  le podrían ayudar al oficialismo recuperar algo del terreno perdido. Se habla de que el aparato de los intendentes piensa movilizar alrededor de 35 mil vehículos, entre remises y taxis para llevar y traer gente a votar de los barrios más humildes.
La energía también está puesta en movilizar toda la variada estructura territorial del oficialismo, desde los gobernadores a los movimientos sociales. En el caso de Buenos Aires, con el foco puesto en los intendentes del GBA. Los jefes comunales tienen siempre, y más aún en escenarios de posible derrota, el objetivo de mantener su poder. Supervivencia, cuando están en juego los concejos deliberantes. Eso puede ser garantía de compromiso global o alimentar el fantasma del corte de boleta.
Los intendentes peronistas tienen en claro que, salvado el distrito, podrían aumentar su peso en la gestión de Axel Kicillof. También, que podrían entrar en fricción con Máximo Kirchner, porque el capítulo siguiente sería motorizar la ofensiva para bajar o eludir la ley provincial que impide las re-reelecciones y de esa manera frustrar el plan de La Cámpora de apropiarse del territorio con sus candidatos"
, finalizó el analista.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias