martes 04 de octubre de 2022 - Edición Nº2385
Impulsobaires » La Plata » 2 ene 2021

La semana que pasó

La vida cotidiana: infierno para muchos, entre el calor y la falta de agua en la región

El último día del año pasado fue un infierno para miles de platenses. Temperaturas altísimas y sin agua en una versión que se repite una y otra vez. Además, políticos lejanos de la agenda cotidiana, y corazones solitarios que buscan amparos. Un momento de reflexión: ¿por qué nos va tan mal?. Una buena: el deterioro en la actividad comercial parece tener un pequeño respiro. La sesión "bizarra" del 31. Esta columna durante enero tendrá formato exprés, para retornar a su ritmo habitual en febrero.


Por: Fabricio Moschettoni, editor de ImpulsoBaires Twitter @FMoschettoni

Si algo nos faltaba para terminar un año complejo es no tener a punto los servicios más elementales para hacer frente a temperaturas superiores a los 30°. Miles de platenses se quedaron sin agua el último día del año, algunos sin energía eléctrica, y en un solo día los habitantes de la zona de concesión de EDESUR (AMBA sur) tuvieron más de 280.000 domicilios con interrupciones se servicios, algunos de manera prolongada.

Argentina, -tomando los países que quieren estar en escenarios mundiales de importancia, aunque sea como invitados (G-20 por ejemplo)-, es la única muestra que se puede encontrar con un subdesarrollo brutal. Son reiterados los problemas y parecen no encontrar un camino perdurable para su solución definitiva.

En la región el servicio de agua potable es una verdadera amenaza para alrededor de un millón de personas que residimos. Hay dudas sobre la calidad de agua, hay insuficiencia en el servicio, nadie sabe si se hacen o no inversiones que se prometen o se anuncian en gacetillas de prensa, y encima todo estalla en los momentos menos esperados.

Unos días antes de fin de año, el ex concejal Gastón Crespo (Partido GEN) pidió nuevamente que la provincia intervenga ABSA S.A., que es una empresa con mayoría estatal de acciones pero no pertenece a la Provincia como tal. Al ex edil, que se dedicó larguísimos años al medio ambiente desde su banca, le sobran motivos estudiados para hacer ese pedido, y tiene infinidades de trabajos que acreditan que ABSA presta un servicio deficitario, que no solo es pobre en provisión de agua sino que además es cuestionable desde el punto de vista de su calidad.

¿Sabemos con exactitud si el agua que tomamos o utilizamos para lavar alimentos está en el estado óptimo?, es una pregunta que no encuentra respuesta. Hay demasiado silencio oficial.

Pero más allá de debate de fondo está lo que ocurrió el 31, en donde Villa Elisa reportaba falta de agua, pero también Tolosa, Ringuelent, Villa Castells, Los Hornos, Altos de San Lorenzo, El Mondongo (a pocas cuadras de la Usina del Bosque), San Carlos, Parque Saavedra (a una cuadra y media de la usina de ABSA) el microcentro, el oeste, y así una lista que sería eterna.

Un día antes del colapso, el secretario de Gobierno de la Municipalidad, Marcelo Leguizamón, había citado de urgencia tanto a ABSA como a EDELAP a la sede del Comité Operativo de Emergencias Municipales (COEM) de Av. 532 y 119.  Allí pidió explicaciones sobre cómo las empresas tenían planeado encarar la situación ante la ola de calor, y además dispuso que todos los funcionarios locales estén en alerta para acudir a la ayuda de los vecinos si fuese necesario.

Pasado el mediodía del último día del 2021 la sucesión de reclamos hacia ABSA no se detenían, y allí Leguizamón no dudó y mandó a todo el plantel de funcionarios comunales a salir a ayudar con camiones hidrantes a diferentes barrios, y además se plegaron los concejales de Juntos, que se dividieron territorios para lograr más rapidez en el accionar. Ya cada funcionario o concejal tenía una guía orientativa de cómo proceder ante el anuncio, y así ganaron tiempo.

Por ejemplo, en Tolosa desplegaron ayudas con camiones hidrantes con enormes cantidades de agua cuyas unidades transportaban entre 6.000 y 18.000 litros, y situaciones similares se fueron verificando en otros puntos del distrito.
Gastón Crespo consideró que “una gran cantidad de vecinos vienen denunciando que se encuentran sin suministro desde hace varios días, así como falta de presión, cortes permanentes y mala calidad en el agua que reciben. Debido a que esto se prolonga durante todo el año y se profundiza en la temporada de verano, consideramos que se trata de un problema estructural que requiere acciones firmes por parte del Estado provincial, que es el responsable de garantizar el servicio”.

Asimismo, explicó que la problemática del servicio de agua en la ciudad “viene de larga data y se extiende por todo el sistema de recolección, distribución y provisión, generando una sucesión de inconvenientes que tienen incidencia directa en la vida cotidiana, la salud e incluso la economía de todos los platenses, ya que deben incurrir en gastos extras para tener acceso al agua potable”. 

“Está claro que ABSA demostró ineptitud, insensibilidad, desidia y cuanto menos una administración oscura y de dudosa transparencia, y esto es motivo suficiente para que deje de ser la fachada de un servicio que no se brinda. Solo se han ocupado de cobrar tarifas cada vez más altas para mantener una estructura sin inversiones y deficitaria en sus prestaciones, mientras que el Estado provincial poco o nada ha hecho hasta el momento para controlarlo”, remató el especialista en servicios públicos.

Y la concejal de Juntos, María Belén Muñoz, dijo: “con el equipo de la Municipalidad fuimos a entregar bidones de agua a los vecinos que están padeciendo la falta de suministro desde hace días. Seguiremos reclamando por cada platense para que tengan el servicio que merecen de ABSA".

El colmo es que el primer día del año la empresa recordaba a los usuarios en situación de mora que tienen todavía unos días para beneficiarse con un plan de pagos deudas. Sin agua, sin atención de parte de la Provincia y con un recuerdo que habla de la poca preocupación oficial por parte de la atención de un servicio básico. Así estamos.

Lo increíble es que a esta altura de la situación, en donde el mundo tiene herramientas de inteligencia artificial suficientes como para predecir escenarios, observar las zonas más críticas, estimar tiempos de reparaciones, prever insuficiencias en materia prima, y obtener un ida y vuelta con el usuario, ABSA no tenga una mesa de comunicación rápida efectiva para llevar al menos certidumbre a la población. Hasta la comunicación institucional de ese organismo es un auténtico fracaso, y termina siendo un reflejo del funcionamiento de su estructura organizacional. En realidad, está a prueba todo el sistema logístico de modo integral de la empresa, y se observa solo en un análisis de superficie que está cortado, obstruido y hasta intervenido políticamente de modo tal que genera crisis sobre la propia crisis. Pero no es de estos días, recordemos el desastre que hicieron hace algunos meses cuando no lograron advertir a tiempo una masa de algas en el Río de la plata y terminó en una sequía total toda la Ciudad, y no lo hicieron porque no quisieron ya que había radares y estudios satelitales que mostraban con exactitud el problema.

En épocas de pandemia no contar con agua potable es una irresponsabilidad por parte de ABSA, o sea del Estado provincial por ser el accionista ampliamente mayoritario y tener el control de la empresa. El gobierno provincial la conduce, y el gobierno provincial la controla, por lo tanto tiene la única responsabilidad en este baile.

En la agenda de nuestra vida cotidiana es uno de los principales puntos a tratar. Necesitamos saber qué va a pasar con la asistencia de un servicio básico para la región. Los asentamientos que vienen de hace décadas creados por el populismo que gobernó la Ciudad desde los Noventa hasta hace unos seis años fueron más de 160 (actualmente según UCALP hay 260 incluyendo a Berisso y a Ensenada), y directamente no tienen servicios sanitarios correspondientes, la población que cuenta con cloaca y agua potable paga una tarifa importante y recibe destrato como contrapartida. Es tiempo de reaccionar.

La Región necesita una mega inversión para asistir a su parte sanitaria en total riesgo e incluir a más de 50.000 familias que no tienen acceso completo al conjunto sanitario (Gran La Plata, o sea Berisso y Ensenada también). Es una cuestión que ningún municipio ni siquiera con la mejor voluntad podría encarar. Por ejemplo, es tan costoso el plan de inversiones que no podría ni siquiera empezarse si un día el gobierno provincial decide pagar a La Plata la deuda por Tasa de Capitalidad que según una cuenta del director de Presupuesto de la Municipalidad, Julio Irurueta, es de más de $ 3.660.000.000.

La Provincia no puede permanecer indiferente ante el dramático problema del agua en la región. 

Para ABSA hay dos caminos: la privatización o su intervención y estatización decidida. Son dos extremos, pero cualquiera de ellos sería mejor que esta Sociedad Anónima con participación mayoritaria del Estado provincial que no llega a ser ni una cosa ni la otra.

Para el plan de saneamiento es hora de tomar la determinación de solicitar a la Provincia los estudios técnicos correspondientes y empezar el camino de buscar su incorporación en el listado de programas de asistencia de organismos de fomento internacionales. La Provincia tiene que buscar créditos internacionales y ser el aval de ellos. La situación es lo suficientemente grave y no hay presupuesto local o provincial que pueda ser suficiente para la necesidad plateada como producto de décadas de populismo que llenó de gente por todos lados sin planear absolutamente nada en materia de infraestructura.

Mientras esto ocurría el último día del año, a media tarde los concejales del Frente de Todos intentaron una sesión especial del Concejo Deliberante para tratar cuatro expedientes que calificaron de “urgentes” (¿urgentes?), entre ellos uno que pedía la interpelación del intendente Julio Garro en el marco de la difusión de unos videos sobre una presunta mesa judicial en épocas del gobierno de Cambiemos. Los kirchneristas no reunieron quórum para comenzar a sesionar ya que sentaron en banca a solo 10 ediles sobre 24 que tiene el Cuerpo. Hubo algunos discursos encendidos y tribuneros, la visita de Fabiola García, que es la esposa del sindicalista ex secretario general de la UOCRA, Juan “Pablo” Pata Medina, y un punzante pedido de liberación definitiva del referente gremial, que está todavía esperando juicio oral por una causa compleja.

En la frustrada y bizarra sesión testimonial que motorizaron los concejales kirchneristas hubo algo de cotillón (bastante poco original), una competencia para ver qué edil era más duro en las palabras utilizadas como producto de sus propias situaciones internas, y no mucho más. Un auténtico papelón que está lejos de las necesidades de la gente.

Mientras tanto, en la vida cotidiana decenas (¿o cientos?) de miles de vecinos padecían la falta de agua porque ABSA no respondió.

Una tenue recuperación en el comercio

La Fundación FundPlata realizó el sexto relevamiento sobre el cierre de comercios en la ciudad de La Plata en el que se pudo observar que el índice de nivel de cierres de locales se encuentra todavía por arriba del comienzo de la recesión económica en 2018.

Pablo Parente, el Presidente de la ONG platense dedicada al estudio de temas de interés para los y las platenses, explicó que “De los 4.739 comercios relevados en la Ciudad –durante el mes de noviembre de este año-, 637 de ellos -el 13,02%-, se encuentran cerrados definitivamente o en alquiler. De ahí que podamos observar una recuperación en el alquiler de locales del 74,34% interanual (noviembre 2020).

Asimismo, Parente detalló que “entre las causales de esta recuperación se puede encontrar la mayor movilidad de personas volviendo a los niveles pre-pandémicos –como la vuelta a las escuelas y el empleo público-, y la reducción de la incertidumbre producto de la campaña de vacunación y la baja de la mortalidad producida por el COVID-19”. 

Cabe destacar también que según el informe el Indicador de Actividad Económica de La Plata realizado por el Laboratorio de Desarrollo Sectorial y Territorial de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNLP , durante el III trimestre de 2021 la actividad económica de La Plata creció 10,6% respecto al mismo período del año anterior, acumulando durante el presente año un crecimiento del 11,2%.

Mejor compromiso vecinal con Pirotecnia Cero, aunque llamado de atención a algunos “momos”

Este año hubo un comportamiento ciudadano interesante en materia de Pirotecnia Cero. La Municipalidad de La Plata lanzó una campaña de concientización y se observa más compromiso sobre todo de los adolescentes y jóvenes.

De todos modos si bien el panorama de “momos” fue de casi absoluto acatamiento de las disposiciones municipales hubo un incidente en la zona de 64 y 21 con los armadores de un muñeco por lo que la Municipalidad de La Plata los citará este lunes y no se descartaban sanciones ejemplificadoras.

También quejas de vecinos en la zona de avenida 72 presumiblemente hacia 13: “alrededor de las 3 AM explotaban bombas directamente”. No hubo datos sobre si la situación se desprendió de grupos vinculados con algún momo o bien fueron algunos vecinos de otros puntos que llegaron a la zona, pero de todos modos llamó la atención de que el “bombardeo” duró alrededor de más de una hora.

Reflexionando con algunos ejes

Durante enero esta columna va a editarse en un formato breve, y en febrero se retomará el ritmo habitual, pero de todos modos se van dejando algunos temas para reflexionar.

Ya que estamos con ABSA y el agua, algunos datos de relieve mundial para tener en cuenta sobre lo que significa la buena administración en la provisión de ese servicio.

Por ejemplo, unos 2200 millones de personas no tienen acceso a servicio de agua potable, 4200 no cuentan con servicio de saneamiento seguro, y 3000 millones no tienen estructuras básicas para lavarse las manos. (1).

Cuando comenzó la pandemia tres de cada diez personas en el mundo no podían lavarse las manos con agua y jabón de modo seguro en el mundo, según un informe de UNICEF publicado hace un año pero que muestra un escenario para el 2030. (2).

“Lavarse las manos es una de las formas más efectivas de evitar la transmisión de la COVID-19 y de otras enfermedades infecciosas; sin embargo, en el mundo hay millones de personas que no tienen acceso a una fuente de agua potable segura”, afirmó el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS. “Las inversiones en agua, saneamiento e higiene deben ser una prioridad mundial si queremos ponerle fin a esta pandemia y crear sistemas de salud más resilientes”. (2)

Panorama 2030 (2): 

Solo un 81% de la población mundial tendrá acceso a agua potable salubre en su hogar, un bien del que no podrán disfrutar 1.600 millones de personas;

Solo un 67% dispondrá de servicios de saneamiento adecuados, a diferencia de 2.800 millones de personas;

Solo un 78% contará con instalaciones básicas para lavarse las manos, lo que significa que 1.900 millones de personas no tendrán acceso a ellas.

Por el Gran La Plata

En nuestra Región, según el Observatorio Socioeconómico de la Universidad Católica de La Plata, en 2020 se registraron 260 asentamientos en donde viven 50 mil familias aproximadamente. En este caso se incluye también a Berisso y Ensenada. (3).

9 de cada 10 barrios necesitan más integración.

7 de cada 10 barrios no tienen acceso seguro a energía eléctrica.

6 de cada 10 no tienen asegurado el suministro continuo de agua potable dentro del hogar. Solo el 40 % de los hogares tienen tanque o “reservorio” de agua para consumo, el baño y para garantizar la higiene necesaria que impuso la pandemia.

9 de cada 10 no tienen cloacas, lo cual genera un hábitat no saludable tanto para la familia como toda la comunidad (problemas con adultos mayores, niños, aguas negras en el barrio, etc.).

Tema de reflexión: ¿por qué nos va tan mal?

Alrededor de 1850, Argentina era un territorio despoblado y dirigentes como Domingo Sarmiento o Juan Bautista Alberdi creían que para levantar la infraestructura del país se necesitaban abrir a la inmigración, sobre todo europea. En esos tiempos a Estados Unidos le iba bien haciéndolo. 

Nuestra Constitución de esos años dejó la puerta abierta, y en Europa, sobre todo en los poblados del norte, el espíritu emprendedor primó y enormes legiones de inmigrantes venían con sueños para plegarse a trabajar campos e instalar estructuras ferroviarias. Además hubo pasajes para los que quisieran llegar y hasta hotelería. Fue un éxito.

Según los censos nacionales, en 1869 había en el país 1.526.000 nativos, y 210.000 extranjeros, con 71.000 italianos, 34.000 españoles, 41.000 latinoamericanos y 63.000 de otros lugares. En 1895 había 2.947.000 nativos argentinos, y 1.006.000 extranjeros, con 492.000 italianos, 198.000 españoles, 116.000 latinoamericanos. En 1914 había 5.543.000 nativos y 2.341.000 extranjeros con 942.00 italianos, 841.000 españoles, y 207.000 latinoamericanos. Y en 1947, había en el país 13.457.000 nativos, 2.435.000 extranjeros con 786.000 italianos, 749.000 españoles, y 316.000 latinoamericanos.

En La Plata el fenómeno de la inmigración la construyó directamente. En 1884, según censos del momento, había 10.407 habitantes de los cuales el 78% era extranjero, en 1890 había 65.610 habitantes con 57.7% de extranjeros, y en 1895 se registraban 60.991 habitantes, con 55% de argentinos y 45% de extranjeros.

En nuestros tiempos la permanencia de extranjeros en la región no supera el 6%.

Argentina, en la generación de 1880, antes y después, vivió un aceleramiento enorme de su construcción como Nación. La célebre Constitución Nacional de 1853 marcó el mejor edificio institucional desde donde construir, pero faltaba el armazón económico para desarrollarse y ser parte del mundo.

El espíritu innovador, de esfuerzo, de trabajo y progreso de esos inmigrantes particularmente europeos, muchos de ellos nuestros abuelos, hicieron grande a este país colocándolo entre las naciones más vigorosas del mundo.

Producto del fatídico Siglo XX que azotó al mundo guerras y sangre como nunca, en Argentina también se empezó a sentir las crisis, aunque por cuestiones diferentes. ¿A nosotros qué nos pasó?: pasó el tren del populismo.

Y nos va tan mal por eso, porque hace décadas que somos rehenes del populismo en lugar de ser protagonistas con esfuerzo, dedicación y mérito. 

Retomar el rumbo del mérito, del premio al que más se esfuerza y dedica, puede hacer que en las próximas décadas Argentina empiece a ser un país normal, y en algún tiempo más una nación con liderazgo.

Hasta el próximo domingo


Fuentes citadas

1)-  https://www.bancomundial.org/es/topic/water/overview#1
2) https://www.unicef.org/es/comunicados-prensa/miles-de-millones-de-personas-se-quedar%C3%A1n-sin-acceso-servicios-de-agua-potable
3) https://www.ucalp.edu.ar/wp-content/uploads/2020/09/Indicador-de-Integraci%C3%B3n-y-Desarrollo-2020-para-el-Gran-La-Plata-Observatorio.pdf
Censos nacionales.

 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias