jueves 18 de agosto de 2022 - Edición Nº2338
Impulsobaires » Economía » 10 feb 2022

Costo de vida

Vida cotidiana: kilo de pan se dispara entre 20% y 25% desde el lunes

El costo de vida en rojo vivo. Como producto de distintas variables vinculadas al incremento en precio de combustibles, materia prima y servicios el kilo de pan se va por las nubes y marcará entre un 20% y 25% desde el lunes 14 de febrero. O sea que pasará a costar entre $240 y $ 300 el kilo. Así lo informó la Federación Industrial Panderil.


Por: Redacción


Según explicó el presidente de la FIPBA, Raúl Santoandré, “los huevos, por ejemplo, en diez días aumentaron un 30%; el azúcar un 33%; los plásticos y el papel, un 10%, y la levadura un 35% por ciento”.

“Es inevitable para nosotros tener que trasladar esos aumentos a nuestros precios”, agregó el dirigente empresario. De esta manera, uno de los insumos básicos de la canasta familiar influirá en la inflación de febrero, destaca la web del canal TN.

El pan es uno de los alimentos que suele estar siempre presente en la mesa de los argentinos, ya sea para el desayuno, la merienda o en las comidas principales. Sin embargo, cada vez se vuelve más dificil de comprar.

En la provincia de Buenos Aires, para llevar un kilo de pan a casa habrá que desembolsar entre $240 y $300 a partir del lunes. Mientras que las facturas, tradicionales para el desayuno o el mate de los fines de semana, costarán entre $400 y $600 la docena.

Incremento en costos que paga el consumidor

Los panaderos justifican estos aumentos en los precios por la suba de los costos. La semana pasada, el combustible aumentó un 9% en promedio, entre ellos el gasoil, y la mayoría de las materias primas que se necesitan para la elaboración de los panificados se traslada en camiones.

El de los combustibles es uno de los precios que se mantenía congelado desde mayo de 2021, en el marco de la campaña electoral de medio término. Próximamente se aplicará también el aumento en las tarifas de luz y no se descartan nuevas subas en todos los servicios públicos, en el marco de las negociaciones que el Gobierno lleva adelante con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que implica la reducción de subsidios para achicar el gasto público.

“Es una situación que nos duele porque sabemos que no puede faltar el pan en la mesa de ninguna familia argentina. Por eso siempre colaboramos con todo lo que podemos, pero la realidad es que los incrementos de precios son desmedidos y si no aumentamos también nosotros, muchas panaderías no podrán abrir sus persianas”, aseguró Santoandré.

A fin de año, el Gobierno había pautado un congelamiento de precios para las fiestas de fin de año, pero solo por dos semanas.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias