lunes 05 de diciembre de 2022 - Edición Nº2447
Impulsobaires » La Plata » 13 feb 2022

La semana que pasó

La vida cotidiana: nuestro metro cuadrado, el cuidado del ambiente y una vida normal

En buena medida el consumismo se transformó en el peor enemigo de la humanidad. Nuestra adicción a superarnos todo el tiempo en la adquisición de bienes materiales en algunos nichos de la diversa clase media está empezando a encontrar su límite. Posiblemente sea así, o tal vez eso solo lo pretenda un sector muy concientizado, pero sin dudas puede ser esperanzador, y tal vez sea la puerta de acceso a un mundo mejor y sustentable. ¿Cómo es el metro cuadrado imaginario del platense medio?.


Por: Fabricio Moschettoni, editor de ImpulsoBaires Twitter @FMoschettoni

Dejo mi participación del sábado en el programa "Impulso Ciudadano", por Radio La Red. Mar del Plata


"La gente feliz no necesita consumir”. Serge Latouche, economista, promotor de la teoría del decrecimiento en donde plantea una sociedad que produzca menos y consuma menos.


La noticia del medio español “El Economista”, dice: “El cambio climático obliga a Indonesia a mover su capital”, y desarrolla un serio problema de arrastre en donde el cambio climático con la combinación de crecimiento poblacional descontrolado, centrales termoeléctricas a carbón e intenso tráfico han sido los principales efectores para que Yakarta esté colapsada y más de diez millones de personas en riesgo absoluto. Hay contaminación de modo exponencial, falta de agua y hundimiento del terreno. 

El 20% de la ciudad ya está por debajo del nivel del mar, y para el 2050 ese porcentual será del doble según estimaciones del Instituto de Tecnología de Bandung. La nueva capital administrativa estará en lo que ahora es una jungla en una isla y se llamará Nusantara, será planificada de manera sustentable, tendrá un límite para controlar futuras explosiones demográficas y las industrias que se desarrollen deberán ser ecológicas. De todos modos, se entiende que será una solución para el traslado de la capital administrativa, pero todo es gris en cuanto al futuro de millones de habitantes que seguirán viviendo en los terrenos de la capital original.

Yakarta es un extremo si se quiere, se combina un hundimiento del suelo de 10 a 20 centímetros por año por extracción de agua subterránea para la subsistencia de millones de habitantes con el crecimiento del nivel del mar. Es un desastre ambiental, pero es la imagen de lo que puede ser el futuro no muy lejano para muchísimas regiones. 

Esta introducción tiene que ver de alguna manera con varias de las notas de domingos anteriores, en donde giro en torno al inminente colapso ambiental que sufrirá la humanidad y que se desarrollará en nuestro ciclo de vida. El deshielo como producto del calentamiento global, la crecida de los océanos que está a la vuelta de la esquina y la resistencia del capitalismo tradicional para cambiar sus matrices energéticas nos llevará muy cerca del abismo. Se observa que ese camino al posible fin de los tiempos tiene como responsable a la acción antropogénica, o sea a las intervenciones humanas que derivan en el deterioro de la naturaleza. Las ciudades costeras tendrán problemas serios, habrá inundaciones y vientos desconocidos hasta el momento, las migraciones ambientales serán cada vez más frecuentes y los países pobres no tendremos la capacidad para administrar semejante problema.

El ejemplo de Yakarta debe estar muy presente y hay que buscar en su perfil económico y en cierta manera social la consecuencia del problema ambiental. No solo es una ciudad poblada por 10 millones de habitantes, sino que está incrustada en un enorme archipiélago que es Indonesia, la economía más importante del sudeste asiático y el cuarto país más poblado del mundo con alrededor de 260 millones de habitantes. Su matriz económica está forjada principalmente por el sector servicio, una industria muy vinculada al petróleo, gas, textiles y minería, y una agricultura que moviliza la mayor cantidad de los empleos. Es la nación musulmana con mayor incidencia en la economía global.

Pero no solo Yakarta se hunde. Ciudades más familiares a nuestra cultura como por ejemplo Nueva Orleans que verá un aumento de 36 centímetros en relación al nivel del mar hacia 2040 en un alerta que se empezó a vislumbrar con análisis satelitales previos a Katrina, en 2005; Londres, por derretimiento de glaciares al igual que Nueva York, y Bangkok con probables problemas serios hacia el 2030 si no toma medidas importantes. (Recuperado de https://www.fundacionaquae.org/wiki/el-cambio-climatico-obliga-a-trasladar-la-capital-de-indonesia-fuera-de-yakarta/#:~:text=El%20norte%20de%20la%20ciudad,muchas%20partes%20de%20la%20ciudad. y de https://www.bbc.com/mundo/noticias-42011879 )

Es necesario reaccionar y entender que tenemos un solo planeta tierra, que lo estamos habitando con un elevado grado de irresponsabilidad y que si no detenemos la marcha el colapso será lo único que tengamos garantizado.
Si bien hay 400 grandes ciudades o metrópolis de todo el mundo que albergan a más de 1500 millones de personas en riesgo extremo debido a la contaminación y falta de agua, es posible que nosotros aún no ingresemos a ese listado, pero si no reaccionamos el futuro lo podemos ver reflejado en lo que está pasando en regiones sin infraestructura absoluta, superpobladas y con industrias contaminantes sin ningún tipo de límite ni control.

Una buena para el ambiente

El viernes la Justicia Federal de Mar del Plata suspendió la explotación petrolera a 300 metros de las costas en un emprendimiento offshore fomentado por el gobierno argentino y es una buena noticia. El juez Santiago Martín, titular del juzgado número 2 del ámbito federal, atendió un planteo de Greenpeace, de grupos de ciudadanos, de organizaciones de la sociedad civil, y del intendente marplatense Guillermo Montenegro en cuanto a falta de más información del emprendimiento, una amplia ronda de consultas y estudios ambientales más profundos. En rigor, lo central de la medida judicial se resume así: 

-la gran envergadura del proyecto de exploración que fue autorizado sobre el Mar Argentino
-el potencial impacto relevante sobre el medio ambiente y sobre la actividad pesquera y turística de la ciudad de Mar del Plata
-el intenso interés público comprometido (debido a la repercusión que tuvo la noticia de la aprobación del proyecto en la sociedad y en los medios de comunicación).

Si bien la medida podrá ser apelada y ahora habrá fuerte pulseada de intereses, lo más probable es que se inicie una instancia en donde la ciudadanía conozca más sobre la temática, también la necesidad de entender que vale más la naturaleza y su resguardo que un balance económico, y que cuidar al planeta es marchar hacia energías limpias y renovables, y no insistir sobre el petróleo.

Un cartel de un manifestante ambiental decía “el mar no se vende, se defiende”, y es tan cierto como asegurar que defender lo natural es un mecanismo de resguardar la vida de la humanidad. (Foto: Florencia Arroyos / Greenpeace)

Un lagrimón en la región

La otra cara de la lucha por un medio ambiente mejor lo vemos en nuestra región, en donde siguen siendo fuertes las sospechas sobre que la empresa ABSA, -controlada en casi su totalidad accionaria por el gobierno de la Provincia de Buenos Aires-, en cuanto a que tendría un nocivo manejo de afluentes como líquidos cloacales que estarían siendo vertidos en el Arroyo El Gato sin ningún tipo de tratamiento como producto de una presunta falta de funcionamiento de la planta instalada para tales fines.

La alarma la hizo sonar nuevamente el miércoles pasado el ex concejal Gastón Crespo, quien junto a ambientalistas de la región, ciudadanos, vecinos del lugar y abogados comprometidos con temas ecológicos viene denunciando la situación desde hace más de una década.

Al respecto, Crespo manifestó que "hace más de 10 años que venimos denunciando esta situación, que hoy es límite. No solo lo hemos hecho desde el Concejo Deliberante, sino que también acompañamos los reclamos formales de ONGs, de la UNLP y de los vecinos afectados".

"Prueba de ello son los estudios realizados por la universidad que demostraron que en las aguas del arroyo existen coliformes fecales en una proporción mayor a 25.000/ml, cuando la cantidad autorizada no debe pasar los 5.000/ml", agregó.

Por todo esto, el ex presidente de la Comisión de Medio Ambiente solicitó que "la planta de tratamiento de residuos cloacales sea intervenida por los organismos competentes y comience a ser controlada por una comisión de especialistas que evalúe su funcionamiento actual, la capacidad de operación y el cumplimento de las condiciones para operar al 100%". 

Asimismo, expresó la necesidad de desarrollar "un plan de obras a mediano y largo plazo que considere tanto el crecimiento de la ciudad como el nivel de tratamiento de los efluentes para el retorno al arroyo". 

"Estamos reclamando el cese, la prevención y la recomposición del daño ambiental generado en el Arroyo El Gato, con desembocadura en los ríos de La Plata y Santiago, a causa de los efluentes cloacales provenientes de la planta de ABSA", refirió el ex concejal.

En noviembre de 2016 la Municipalidad hizo un operativo junto a la Policía Ecológica e intimó a la empresa ABSA y detectó serias anomalías con el vertido de líquidos cloacales en el arroyo frente al Mercado Regional, por lo que en ese momento le dio un brevísimo plazo de 48 horas para que haga funcionar una planta de tratamiento: “se corroboró que la planta de bombeo que ABSA tiene en Tolosa vierte desechos cloacales sin tratar en el arroyo”, dijeron voceros municipales al diario El Día en una nota publicada el 23 de noviembre de ese año. (Recuperado de https://www.eldia.com/nota/2016-11-23-intiman-a-absa-por-arrojar-residuos-cloacales-sin-tratar-al-arroyo-el-gato ).

Pero hay más antecedentes de pedidos por la situación. El 20 de diciembre del 2020 se conoció la noticia de que vecinos y ONGs se movilizaron para cuidar el Río de la Plata, y hubo una juntada de firmas virtuales desde la plataforma Changue.org mientras que la Asociación Nuevo Ambiente le presentó una nota al gobernador Axel Kicillof con la descripción del problema, puntualizando entre otras cosas en que “queremos una Planta de Tratamiento de Líquidos Cloacales para los partidos de Berisso, Ensenada y La Plata, que cumpla con los procesos de depuración imprescindibles para mejorar la calidad física, química y bacteriológica de los efluentes que se vuelcan sobre el Río de La Plata”.

“Desde su inauguración, a finales del año 1999, la actual planta funciona en forma parcial y deficitaria, provocando un impacto ambiental y sanitario significativo, que contribuye al deterioro general del estado del agua del río y fundamentalmente de sus costas”, dijeron.

Agregaron: “pese los distintos reclamos realizados por amplios sectores sociales – vecinos, entidades intermedias, ONG, e incluso funcionarios municipales- la situación se mantiene inalterable y por lo tanto nos vemos obligados a recurrir a esta petición”. (Recuperado de https://www.eldia.com/nota/2020-12-8-3-25-58-firmas-para-pedir-otra-planta-que-procese-liquidos-cloacales-la-ciudad ).

El jueves 25 de febrero de 2021, el diario El Mundo de Berisso, publicaba una extensa nota con el título “Ordenan a ABSA que deje de enviar efluentes sin tratamiento al río”, en donde se da cuenta de una resolución del Juzgado de Faltas Nro. 2 de Berisso, a cargo del doctor Germán Sheridan, “(…) con carácter de medida preventiva, para que en el plazo de diez días tome las medidas necesarias para que la Planta Depuradora de Líquidos Cloacales ubicada en Avenida Perón “funcione veinticuatro horas la totalidad de los días del año” y se ajuste a lo que sobre la materia disponen leyes nacionales y provinciales”.

También hubo un pedido de informes a la empresa para que brinde explicaciones sobre la construcción de una nueva planta de tratamiento de residuos.

Todo este trámite que termina con la resolución de la justicia de faltas se inicia en 2019 con una presentación en la Asesoría Letrada del Municipio. (Recuperado de https://elmundodeberisso.com.ar/2021/02/25/ordenan-absa-deje-enviar-efluentes-sin-tratamiento-al-rio/

En rigor, los planteos sobre presunto mal desempeño en el tratamiento de los residuos por parte de ABSA viene de larga data, por ejemplo en 2006 ya los abogados platenses Fernando Monticelli y Diego Lacki iniciaron una denuncia penal planteando presuntas anomalías que podrían constituir delitos ambientales, y luego se aportaron testimonios muy bien fundados de peritos especializados. El 19 de marzo de 2018 hubo una enorme mortandad de fauna ictícola en el Río de La Plata que estaría asociada con la contaminación del arroyo.

Cabe puntualizar que, en sus 50 kilómetros de trazados habría varios focos de contaminación, pero el tema ABSA adquiere una particular gravedad ya que el Estado provincial es quien está a cargo de dicha empresa.

Ahora, este último planteo de Crespo revive el viejo debate y la necesidad de una información que sea contundente para saber si los habitantes de esta región estamos seguros o no en cuanto al agua que tomamos y en general al ambiente en donde llevamos adelante nuestras vidas.

Problemas ciudadanos que afligen a los platenses

En La Plata funciona una Defensoría Ciudadana desde hace varios años sin embargo no todos los vecinos conocen su existencia. Es un organismo interesante para mediar entre el vecino y asuntos de la vida cotidiana, y en varios casos se consiguen buenos resultados.

Actualmente la Defensora es la licenciada en psicología Marcela Farroni. En los últimos días, por citar un caso de interés público, intervino para lograr un espacio en común a efectos de tratar la violencia que gira en torno a algunos eventos futbolísticos con buenos resultados para abordar la problemática a fondo.

En la semana hubo interés de esta columna en conocer qué reclamaron los vecinos de la Ciudad, y por tal razón se pidió un informe a la Defensoría que abarcó desde marzo del año pasado hasta nuestros días y se organizó por área de competencia municipal.

Según los registros enviados y en base a doscientos reclamos recibidos por el organismo en el período referido, la mayor cantidad de éstos se encuentran vinculados a la Gestión Ambiental; “siendo el 82% reclamos sobre la problemática que generan los residuos secos de gran volumen, al no ofrecerse donde depositarlos y siendo que los vecinos conocen los horarios para sacar la basura”; y un 13% referidos a basura diseminada en espacios públicos “proveniente de la actividad de manteras en plazas”.

“Luego le sigue APR (Agencia Platense de Recaudación), en donde los reclamos por manteras, también se hace presente con un 33%, dentro del 9% general. Y otro punto importante, es la cuestión relacionada a las habilitaciones, con un 22%”, indicaron.

“En cuanto a Planeamiento Urbano, la mayor preocupación que manifiestan los vecinos es referida a cuestiones que atañen a la instalación de varios emprendimientos en la ciudad, como también el tendido de fibra óptica, cables y colocación de postes, por parte de empresas de servicio de radiodifusión, telefonía celular e internet”, puntualizaron.

“Sobre Espacios Públicos, problemas con el alumbrado representan un 44% de los reclamos, y el mismo porcentaje se refiere a poda, corte de raíces y/o extracción de ejemplares arbóreos de la ciudad, y un casi 8% refleja la preocupación por la instalación de las manteras en las plazas”, indicaron desde la Defensoría.

“Como en el área anterior, también, referido a los reclamos por la presencia de manteras, en cuestión de Seguridad, representan un 50%”, concluyeron.

Conflicto sin fin: venta ilegal

En la semana se abrió un nuevo capítulo sobre venta ilegal en vía pública, un tema que debe ser abordado por diferentes niveles el Estado ya que en varios casos se cometen delitos federales, también vinculados con la jurisdicción provincial y por supuesto una amplia gama de transgresiones a las disposiciones contravencionales locales.

Pero a mitad de semana un grupo de comerciantes denunció el crecimiento de la venta ilegal en el microcentro, lo mismo hizo la Federación Empresaria de La Plata mediante un comunicado, y por lo tanto la Municipalidad montó un operativo desde Control Urbano con un final lamentable porque una inspectora fue agredida por un presunto vendedor ambulante mientras que un grupo de oficiales de la Policía Provincial estaba de brazos cruzados sin actuar. 

Y lo peor fue que desde el ministerio de Seguridad de la Provincia, que dirige Sergio Berni, se avaló la falta de procedimiento policial mediante declaraciones tuiteras del subsecretario de Participación Ciudadana, Pablo Fernández, quien dijo: “Al Sr intendente le decimos que esta fuerza policial no será utilizada para impartir el miedo en los trabajadores. Hemos realizados mesas de trabajo para poder trabajar junto a los puestos callejeros y los representantes de centros comerciales y nunca ha salido como conclusión el desalojo intempestivo que usted propone. Sería bueno que vuelvan a participar de la mesa de trabajo que junto a defensoría y DDHH planteamos para dar respuestas concretas a cada sector”, lo que mereció una respuesta de la concejala Romina Cayón, titular de la Comisión de Seguridad del Concejo Deliberante, quien retrucó: “el Intendente @JulioGarro estuvo siempre del lado de los trabajadores, acompañando con muchísimo esfuerzo a cada vecino que han dejado completamente solo y asfixiado con sus políticas restrictivas y la inflación galopante que imparten. Desde @LaPlataMLP se impulsó un registro de vendedores y se asignaron espacios concretos para desarrollar las ferias, donde está claro, no se venda mercadería ilegal que genere competencia desleal con quienes pagan tasas, impuestos y sueldos. Queremos laburo, más que nadie, lo que no vamos a permitir es que las mafias y los vivos que se aprovechan de las necesidades de los más vulnerables, sean los que pongan las reglas. Es una falta de respeto total que el Gobierno de la Provincia desampare a los trabajadores Municipales que pretenden se cumpla la Ley, le de la espalda a los vecinos que generan empleo genuino y defienda el mercado ilegal. Vergüenza ajena”.

El tema no quedó ahí, y el jueves una comisión de la Federación Empresaria de La Plata, presidida por Alejandro Guanzetti, se reunió con Garro (foto) por largo tiempo e hicieron un repaso de la situación actual, y si bien en los últimos tiempos hubo distintas visiones sobre la cuestión, tanto el alcalde como los comerciantes terminaron satisfechos y seguirán articulando trabajos en común con la intención de erradicar la ilegalidad.

Hay cuestiones claras. Por un lado es necesario fortalecer espacios en donde todo aquel que quiera trabajar lo haga ordenado, inscribiéndose en registros municipales y de a poco encuadrándose en todas las legislaciones vigentes; por otra parte hay que proteger al comerciante formal que paga una enorme cantidad de impuestos, alquileres, da trabajo y tiene que soportar inflación, caída de la actividad comercial, y grandes exigencias todo el tiempo; y también hay que garantizar que el vecino común tenga a disposición el espacio público sin obstáculos.

Reflexiones sobre el metro cuadrado del platense medio (tal vez algo utópicas)

Los temas anteriores fueron dispuestos para dar pie a estas reflexiones que podrán ser compartidas o no por los lectores pero son parte de una visión personal sobre la realidad, concepto que cada uno vemos a nuestra manera y lo hacemos desde donde estamos parados.

La Ciudad hasta hace unos años necesitaba una intervención profunda sobre todo cuando se hizo un balance posterior a lo ocurrido con la tragedia del 2 de abril de 2013 en donde hubo un cóctel peligroso en que el cambio medioambiental se manifestó con violencia, pero las autoridades del momento no entendieron nunca los mensajes previos por lo que la improvisación a todo nivel permitió la profundización de semejante desastre. Recordemos que ese 2 de abril había una Ciudad sin mando, sin gobierno, y sin autoridad.

Los primeros años de Julio Garro como intendente exigieron una enorme inversión de mega obras para tratar de evitar inundaciones y dotar de tecnología de avanzada para ver con algo de tiempo fenómenos climáticos y así poder estar preparados, pero también se necesitaba interconectar los barrios de la ciudad con fibra óptica para colocar cámaras de alta definición, mejorar la comunicación, la iluminación de todo el distrito, tener ambulancias a disposición de los vecinos que sean eficientes y con personal idóneo, entre otras cuestiones.

Todo eso ya lo tenemos en gran medida, aunque siempre falta: enormes obras aliviadoras, buena infraestructura en cámaras de seguridad, un SAME que nos cuida, y un sistema de iluminación que va cubriendo cada vez más barrios.
Ahora en la cabeza del platense medio puede ser que pasen otras cosas. Por ejemplo, ese contacto con la simplicidad, con el metro cuadrado imaginario de la satisfacción y el confort.

El metro cuadrado es un pasto corto, una plaza bien pintada, bicisendas más funcionales y un espacio público ordenado en donde no haya tanta ocupación ilegal. Queremos caminar por los centros comerciales mandando mensajes desde nuestro celular mientras miramos una vidriera y vamos a un bar a tomar algo, pero en el trayecto no queremos chocarnos con el que está ocupando de modo ilegal la vereda, y encima recibir un maltrato o un reproche porque pisamos una manta sin querer, y además tener que pedir perdón por algo en lo que no estamos en falta.

El metro cuadrado es gozar de nuestra libertad, de nuestro derecho como ciudadano individual de transitar libremente y no ser molestados.

Hoy los platenses medios queremos que se nos resuelva de una vez por todas el problema de la Zona Roja, pretendemos ver al policía que supimos tener hace dos o tres años y que pasaba por la puerta de nuestra casa caminando y nos saludábamos, y queremos poder recorrer el centro sin manifestaciones que nos aturdan y nos perturben cortando calles y quemando neumáticos. Respetamos el derecho constitucional a reclamar, pero exigimos que se nos respete nuestro derecho a transitar y tener un ambiente cuidado en nuestra gran casa común.

Los platenses medios queremos seguir concurriendo a “La Repu” a ver espectáculos, descubrir o redescubrir el Teatro del Lago, caminar por los parques de la Ciudad, ir al Bosque, hacer ejercicio físico en espacios públicos durante las tardecitas, y tener una vida normal. Normal es una vida de vecinos civilizados, que convivamos, que no tengamos que soportar a quienes quieren usurpar nuestro momento de tranquilidad.

Nos conformamos con poco, o tal vez con mucho depende como se observe. Queremos nuestro metro cuadrado imaginario en orden. Queremos orden, así como suena: orden.

Y tenemos una buena oportunidad. Ya está vigente el nuevo Código de Convivencia, el que tendrá aplicación plena en un par de meses. Allí se articula una buena legislación vanguardista para volver a tener la Ciudad que queremos, pero todos tenemos que ser conscientes del rol que nos toca: los gobernantes deben escuchar y actuar de manera pragmática en acuerdo a los planteos ciudadanos y deben aggiornarse todo el tiempo; y nosotros, como vecinos, debemos respetar pautas mínimas de vida en sociedad.

Este nuevo contrato social nos da más poder como ciudadanos, si lo entendemos así el concepto de ciudadanía será más amplio, tendremos más libertades, será maravilloso, y la posibilidad de mejorar nuestra calidad de vida tendrá alta probabilidad de ser concretada.

Por ejemplo, tenemos que exigir limpieza de espacios públicos, pero no tenemos que arrojar la lata de gaseosa en el lago del Parque Saavedra ni en el del Bosque; tenemos que pedir que el mobiliario urbano esté pintado y cuidado, pero debemos advertir cuando alguien lo está destruyendo. Debemos ser partícipes del cambio, tener el metro cuadrado que imaginamos significa aportar nuestra parte como por ejemplo pasear a nuestras mascotas y levantar sus desechos, aunque también debemos tener a nuestro paso un recipiente de residuos, no debemos arrojar la basura en las ramblas o dejarla en la otra cuadra, tenemos que estacionar en donde corresponde y como peatones debemos cruzar las calles respetando la señalización.

Me da la sensación de que hemos llegado a un punto en donde el consumismo a muchos nos cansó, lo disfrutamos y nos convertimos en adictos, pero ahora vemos que tenemos la posibilidad de hacer un aporte para vivir mejor. En cierta medida nos estamos reconvirtiendo en minimalistas, en buscar simplificar para amar el orden que las cosas básicas pueden ofrecer en un mundo caótico. El concepto de “metro cuadrado” tal vez algunos lo vean como individualista, sobre todo aquellos más politizados o ideologizados, pero una buena parte de los platenses medios queremos eso: la comodidad de lo simple y la tranquilidad de una vida normal.

Un sábado muy cultural y el cumple de Los Hornos

Este sábado se vio una importante apuesta cultural local en diversos escenarios. “La Repu” con la tarde en donde se vivió el Harry Potter Book Night, un evento donde los fanáticos del famoso mago pudieron encontrarse a leer, jugar y participar de novedosas propuestas con una multitudinaria participación. Y el debut de las “Nochecitas de verano” con espectáculos para toda la familia.

En paralelo en el Centro Cultural Julio López de Los Hornos se empezó a festejar el 139 aniversario de la popular barriada que en el día de hoy tendrá su jornada especial con varios eventos.

Y mientras eso sucedía el Centro Cultural Islas Malvinas ofrecía espectáculos en su patio con amplia participación, música y cultura por todos lados.

Diferentes eventos planificados por la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad gratis para los vecinos.

Esperemos que se haga costumbre y se repita.

Autismo e inclusión: reunión en el Concejo Deliberante platense

La concejala radical Manuela Forneris y el dirigente de Evolución Pablo Nicoletti se reunieron con la Asociación de Padres de Personas con Autismo de La Plata, una organización con más de 15 años bregando por los derechos, integración a la sociedad y bienestar de todas las personas con trastornos del espectro autista.

La Asociación hace tiempo viene reclamando la efectiva implementación de la Ley Nacional 27.043 y la Ley Provincial 15.035, por lo que se manifestarán el día de mañana a las 18hs en la puerta de la Legislatura bonaerense, el lugar de encuentro de todos los partidos políticos, solicitando que se garanticen los derechos de sus hijos y familiares con TEA.  

En el encuentro manifestaron su gran preocupación por la falta de inclusión en todos los niveles educativos a las personas con TEA, explicaron que cuentan con graves dificultades en el acceso a la salud, sobre todo para aquellas familias que no cuentan con cobertura de obra social.  

La representante de la Asociación, Jaqueline Devaux manifestó la necesidad de adherir al municipio a la Ley Nacional y Provincial vigente generando actividades por parte del municipio tendientes a concientizar, integrar y visibilizar a las personas con TEA.

La concejala Manuela Forneris refirió “fue un fructífero encuentro donde nos trasmitieron sus preocupaciones y coordinamos acciones e intervenciones en pos de que la ley sea efectiva” 

Además, participo en la reunión el concejal Juan Martínez Garmendia quien se puso a disposición para organizar distintas reuniones con representantes del Departamento Ejecutivo local y brindar distintas soluciones a las problemáticas. 
 
Hasta el próximo domingo.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias