martes 27 de septiembre de 2022 - Edición Nº2378
Impulsobaires » La Plata » 11 mar 2022

Tilos y diagonales

UCR platense en conflicto por falta de reuniones y pérdidas de espacios

El radicalismo de La Plata sufre una fuerte atomización que no le permite reunirse en su Junta Central. Además está perdiendo espacios en la Municipalidad de La Plata y se anticipan fuertes pases de factura.


Por: Redacción

Desde que asumió la nueva conducción partidaria, a cargo del concejal Diego Rovella, habrían sido muy escasas las oportunidades de encuentro en la Junta Central, organismo máximo en donde se toman las decisiones del centenario partido en el plano local.

Pero lo más llamativo es que luego de las elecciones hasta el momento no hubo ningún tipo de reunión.

Nadie explica exactamente los motivos, pero por lo bajo no son pocos los que apuntan a que ningún movimiento interno puede conseguir fuerza suficiente para garantizar el quórum, y que además con el estado de anarquía actual que presenta la UCR es un riesgo importante hacer un plenario.

Parece un partido sin vida, o por lo menos está lejos de las quincenales reuniones que garantizaba el entonces presidente de la Junta Central, ex diputado Sergio Panella y que pasó de ser un radicalismo sin representación parlamentaria ni en Concejo Deliberante, a ocupar nuevamente sitios de poder.

Ya son varios los que dicen que la próxima interna partidaria, que será el año próximo, tendrá como posible triunfador a “Evolución Radical”, la línea interna que a nivel nacional lidera el senador Martín Lousteau, y en la Ciudad el referente Pablo Nicoletti, y que encima ahora tiene el valor agregado de que el diputado Martín Tetaz, un vecino platense, lanzó su precandidatura a la gobernación.

Además de esa cuestión ahora se suma otro problema para los “boinas blancas” y es la recurrente pérdida de espacios en la Municipalidad de La Plata.

Por caso, ayer no sorprendió a nadie la disposición en donde el Teatro Coliseo Podestá volvió a la órbita de la Secretaría de Cultura y Educación, y así el secretario general de la Comuna, el radical Raúl Cadá, perdió otro casillero.
Cuentan que el día de ayer fue bastante intenso por las pérdidas de espacios de la UCR y que se los vio muy nerviosos tanto a Cadá como a su ladero, el ex concejal Raúl “Turquito” Abraham. La jornada estuvo plagada de comentarios y especulaciones de los más diversos.

Precisamente dicen que a Cadá lo esperan en la Junta Central, cuando se haga algún plenario, para preguntarle sobre por qué se caen tantos lugares comunales que tenía la UCR aunque lo único que queda intacto es su designación como secretario general.

De todos modos el organigrama actual de la secretaría general es mucho más reducido que antes del 10 de diciembre y varios en el Palacio Municipal estiman que se seguirá achicando en las próximas semanas, incluso ayer corrió una versión (no confirmada) que podría cambiar el lugar físico de la oficina de Cadá, en la planta baja del Municipio para ser trasladada al primer subsuelo.
 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias