viernes 20 de mayo de 2022 - Edición Nº2248
Impulsobaires » Tecno » 25 abr 2022

Carrera espacial

Los cuatro miembros de primera misión privada a la ISS regresaron a la Tierra

Tres empresarios y un exastronauta de la NASA amerizaron hoy en aguas de Florida, a bordo de una nave de SpaceX, después de haber pasado 15 días en la Estación Espacial Internacional (ISS) como parte de una misión privada.


Por: Télam


La cápsula Dragon y sus cuatro pasajeros amerizaron en torno a las 13H00 locales (14 hora argentina) después de un vertiginoso descenso, frenado por su entrada en la atmósfera y por enormes paracaídas.

Una nave de SpaceX tuvo a cargo el rescate en el océano Atlántico, frente a Jacksonville.

Bautizada Ax-1, esta misión organizada por la empresa estadounidense Axiom Space, es la primera completamente privada en ir a la ISS.

Axiom compró a SpaceX el medio de transporte y pagó a la NASA por el uso de su estación.

Los cuatro miembros de la tripulación (tres clientes que pagaron decenas de millones de dólares cada uno y el exastronauta español-estadounidense Michael López-Alegría) despegaron el 8 de abril de Florida, llegaron a la ISS al día siguiente y se suponía que solo pasarían ocho días en ella.

Empero, su partida tuvo que posponerse varias veces la semana pasada debido a las malas condiciones meteorológicas. Finalmente, pasaron 15 días en la ISS y 17 en total en órbita.

"Gracias de nuevo por todo el apoyo durante esta aventura, que duró más y fue aún más emocionante de lo esperado", dijo el ex astronauta Michael López-Alegría, comandante de la misión, cuando partió.

Junto a él estaban el estadounidense Larry Connor, a la cabeza de una empresa inmobiliaria; el canadiense Mark Pathy, jefe de una compañía de inversiones; y el expiloto israelí Eytan Stibbe, cofundador de un fondo de inversiones.

Los cuatro se niegan a que se les considere "turistas espaciales", con el argumento de que realizaron una serie de experimentos a bordo de la ISS, en colaboración con centros de investigación y universidades, sobre el envejecimiento o la salud cardíaca, entre otros temas.

El canadiense Mark Pathy también pasó mucho tiempo en la famosa cúpula de observación de la ISS, para fotografiar la Tierra, según consta en el diario de a bordo de la estación, publicado en un blog de la NASA.

El de hoy fue el quinto amerizaje de una nave Dragon tripulada.

SpaceX transporta regularmente astronautas de la NASA a la ISS: en la actualidad quedan siete personas a bordo de la Estación: tres estadounidenses y un alemán que llegaron en una nave de SpaceX (una tripulación conocida como Crew-3) y tres rusos que viajaron a bordo de un cohete Soyuz.

A ellos se unirán en los próximos días otros cuatro astronautas (tres estadounidenses y un italiano, Crew- 4). Una vez que hagan el traspaso, Crew-3 volverá a la Tierra.

La compañía de Elon Musk también realizó el año pasado otra misión totalmente privada (Inspiration4), pero no fue a la Estación Espacial, sino que los cuatro pasajeros solamente permanecieron en la cápsula durante tres días.

En el pasado ya hubo visitas de novatos a la ISS, sobre todo en la década de 2000. Pero volaron a bordo de un cohete ruso Soyuz acompañados de cosmonautas.

El año pasado, Rusia reanudó este tipo de viajes, enviando un equipo de rodaje, y a un multimillonario japonés.

La NASA fomenta la privatización de la órbita baja. Por un lado quiere generar ingresos gracias a estas misiones privadas (ya ha aprobado una segunda, Ax-2) y, sobre todo, una vez que se retire la ISS en torno al año 2030, no quiere tener que gestionar el funcionamiento de una estación espacial y prefiere pasarle el testigo a empresas privadas.

La agencia estadounidense se limitaría entonces a contratar sus servicios para enviar allí a sus astronautas y centrarse en la exploración en el espacio exterior, precisó AFP.

Axiom Space es una de las compañías más adelantadas en este nicho: quiere lanzar su primer módulo desde su propia estación en 2024. En un primer momento la estructura se acoplaría a la ISS, antes de volverse autónoma y tomar el relevo.

La experiencia de Ax-1 es un primer paso, según sus directivos, para sentar las bases para las misiones venideras.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias