lunes 05 de diciembre de 2022 - Edición Nº2447
Impulsobaires » La Plata » 2 may 2022

Análisis radial

"Tiene fecha el fusilamiento de Cristina a Guzmán", manifestó Jorge Joury por la FM 98.9 y Pinamar TV

"Solo es cuestión de días. Hay quienes aseguran que Cristina prepara para cuando se conozca el dato de la inflación de abril, que seguramente tocará el 6%, la estocada final contra el ministro de Economía, Martín Guzmán. Hay que poner mucha atención al viernes próximo, cuando la vicepresidenta reciba el título Doctor honoris causa en la Universidad del Chaco, donde seguramente pronunciará un discurso. La propia Hebe de Bonafini dijo que tiene ganas de “trompear” a Martín Guzmán y propuso que Cristina Kirchner “sea presidenta vitalicia”. La pregunta es si cae Guzmán qué pasa con Alberto, porque ambos forman parte de un mismo cuerpo que resiste", reflexionó Jorge Joury durante su análisis político en el programa "A las cosas por su nombre", que conduce Hugo Manzo por la FM 98.9 Coast y Pinamar TV..


Por: Redacción

Para conocer todos los detalles de la charla, en este artículo están insertos los audios suministrados por la emisora.

El periodista añadió que la vicepresidenta "ya le comunicó a sus espadas más filosas que afilen los aceros para esta vez ir a fondo y bajar al ministro. También la embestida contaría con la adhesión de Sergio Massa, de quien dicen que está harto de los desplantes del ministro. El plan es culpar a Guzmán de la aceleración inflacionaria y de todos los males de la economía y por carácter transitivo desflecar aún más a Alberto, que es el que lo banca". 

El analista añadió que : "Cristina desde hace días viene subiendo su lenguaje bélico en los encuentros con su entorno en el Instituto Patria. Habla  de “rendición” y de “deslealtad” cuando se refiere a ambos. En este contexto y ante el avance feroz de su socia mayoritaria, que pide la cabeza de Guzmán, Kulfas y Moroni, sus hombres más fieles, en la Rosada el rumor circulante es que Alberto Fernández analiza entregar una de esas cabezas para frenar la embestida.
La embestida contra el Ministro de Economía fue virtualmente la formación de un pelotón de fusilamiento y dejó en claro que no se trata solo de un cambio de nombres sino de un abierto cuestionamiento al rumbo económico y los compromisos contraídos con el FMI.
Alberto pareció tomar nota del avance sobre esos tres ministros y habló en la asamblea anual de la Came de manera elogiosa de esas tres áreas. "El crecimiento es muy grande, la recuperación del empleo es real y el consumo crece, pero debemos tenemos que ponernos a trabajar todos para que la inflación no se vuelva ganancia de unos pocos y pérdida de muchos", dijo el presidente en Parque Norte. Ya pocos le creen al Presidente, porque sus reflexiones no se ajustan a la realidad.
Otras versiones dan cuenta que Alberto Fernández le ofreció la conducción del Ministerio de Economía a Roberto Lavagna, que volvió a rechazar la oferta. De todos modos, el desenlace sigue abierto: en el Gobierno esperan todavía poder contar con algún funcionario afín al pensamiento del economista, como su hijo Marco, hoy director del Indec..
Frente a este escenario, en la Casa Rosada comentaron:  “No hay nada de eso. Más bien hay una intención de empoderar a Martín Guzmán”.
Hay ejemplos que grafican la tormentosa relación entre Alberto y Cristina. Un grupo de intendentes del conurbano, que lo prefieren como interlocutor porque con Cristina Fernández de Kirchner "nunca sabés si te va a retar o felicitar", se sorprendieron porque el Presidente estalló. "Basta de decirme a mí que hable con ella... Estoy podrido de que cada vez que estamos para difundir algo positivo ellos provoquen algo que lo estropea y la noticia ya es otra. Arreglamos con el Fondo y enseguida renunció Máximo (Kirchner)", les dijo, visiblemente enojado.
No obstante, mayor fue el silencio cuando el presidente profundizó con una catarata de ejemplos su negativa a emprender un nuevo camino de conciliación.
"Estoy podrido de que cada vez que estamos para difundir algo positivo ellos provoquen algo que lo estropea y la noticia ya es otra. Arreglamos con el Fondo y enseguida renunció Máximo (Kirchner)", argumentó.
En el establishment ya no creen en Alberto, que acumula un historial de promesas incumplidas, como la guerra contra la inflación, la apuesta de un plan plurianual dos veces anunciado y las convocatorias a un diálogo social, empresarial y sindical, hechos nunca concretados . Para los actores económicos, está claro que sólo la política puede torcer la suerte de la gestión de Fernández y de la Argentina. Pero la interna en la coalición de gobierno sólo puede recrudecer, no importa cuántos actos de unidad se ensayen en los próximos meses. Lo reconocen los albertistas del Gobierno y también los kirchneristas, y se sigue viendo en la diaria gestión. Así, mientras desde La Cámpora boicotean la suba de tarifas con la que se comprometió Guzmán ante el FMI en pos de sostener el poder adquisitivo de las familias, desde YPF pujan por un nuevo aumento de los combustibles"
.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias