miércoles 28 de septiembre de 2022 - Edición Nº2379
Impulsobaires » Economía » 21 jul 2022

Escapar de la inflación en la Argentina del 2022

La inflación es un fenómeno que está golpeando con gran intensidad a multitud de países del mundo, en el caso de Argentina este indicador alcanzó niveles desorbitados, y el interanual en junio fue del 64 por ciento.


Por: Redacción

Estos datos ya se han cobrado una presa política en la figura del ya exministro de economía Martín Guzmán, que en una carta dirigida al Presidente Alberto Fernández le expresó que "la hora necesita que quien usted disponga tome las riendas del Ministerio que hasta hoy tuve el honor de conducir", pesada tarea que ahora descansa sobre los hombros de Silvina Aída Batakis, economista que ahora tendrá por delante el reto de embridar la inflación que devora el ahorro en pesos y que puede llegar a hacer más atractivas algunas inversiones como la compraventa de dólares o incluso la siempre arriesgada inversión en criptomonedas, activos extremadamente volátiles pero que podrían interesar al inversor más experimentado.

Refugiarse o especular

Lo primero que el ciudadano argentino que haya decidido mover sus pesos tiene que elegir es si va a ser más conservador y refugiarse de lo peor de la crisis mediante un activo refugio como pueden ser metales preciosos del tipo del oro o la plata y por supuesto el dólar, que en su versión paralela o blue ya cotiza por encima de los 280 pesos, muy por encima del tipo de cambio oficial, que mediado el mes de julio era de 128 pesos por dólar. El dólar también está sujeto a los vaivenes del mercado del forex y su valor está constantemente variando con respecto a otras divisas con las que forma pares, pero estos últimos años se ha demostrado un activo ganador frente al peso argentino, al menos de momento.

Si el objetivo es especular con un nivel de incertidumbre muy alto las criptomonedas son una opción que se puede estudiar, son un instrumento que se puede utilizar en el trading online, también minándolas o comprándolas en una exchange para luego guardarlas en la misma exchange o en una billetera fría si se sigue la filosofía de que “Si no son tus llaves no son tus criptomonedas” , que significa que si un criptoinversor no se hace responsable de la custodia de sus criptomonedas, realmente no son sus criptomonedas, sino del tercero que las custodia. En cualquier caso el último sopapo de realidad ha demostrado el riesgo de un mercado tan joven y volátil como el de las criptomonedas, así que toda inversión en este mercado, y realmente en todos, debe hacerse sólo con dinero que uno pueda permitirse perder.

En este momento las criptomonedas han experimentado una notable contracción en su capitalización total, lo que algunos ven como la confirmación de que este mercado está configurado como una especie de pirámide de Ponzi mientras que para otros esta caída de los precios se ha convertido en una oportunidad ideal e inesperada para hacerse con criptomonedas como bitcoin y ethereum a buen precio. En el medio de estos dos extremos se halla la mayoría de usuarios de criptomonedas, que no saben muy bien qué esperar de unos activos que se las prometían muy felices para el 2022 pero que, de la mano de muchos otros sectores de la economía, han sido duramente golpeados por la concatenación de crisis durante estos últimos dos años.

Otra forma de protegerse de la inflación si no se tiene acceso a dólares o criptomonedas, activo este último que más que proteger funciona como inversión de riesgo, es la de comprar alimentos no perecederos que se puedan ir consumiendo a lo largo de los meses venideros con la ventaja de haberlos comprado a un precio mucho más ventajoso que el que previsiblemente va a alcanzar si la inflación continúa creciendo, de la misma forma se pueden acumular otros consumibles como jabones, bolsas de basura y en definitiva cualquier insumo que cada argentino sepa que va a utilizar en los tiempos venideros independientemente de las circunstancias, como por ejemplo artículos de oficina como podría ser tinta de impresora, bolígrafos, etcétera, en definitiva cada ciudadano conoce su situación particular y sabe qué puede acumular para ahorrar a pesar de la inflación que todo apunta a que va a seguir creciendo.


 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias