sábado 10 de diciembre de 2022 - Edición Nº2452
Impulsobaires » Podcast » 5 sep 2022

Análisis radial

"El peligro de caer en la descomposición social", advirtió Jorge Joury por la FM 98.9 y Pinamar TV

"Las voces de la intemperancia que han brotado frente al fallido atentado contra Cristina Kirchner, volvieron a ampliar la grieta entre el oficialismo y la oposición", comienza Jorge Joury.


Por: Redacción

Preocupa la escalada verbal entre las diferentes fuerzas que fomentan el odio. "Ojo por ojo y nos quedaremos ciegos", advertía el Mahatma Gandhi. Hace falta armar una red política de contención de manera urgente, porque de esta forma se corre el riesgo de caer en un estado de descomposición social que termine en la violencia armada, como ocurriera en la década del 70. Hay gran parte del país que cree en el atentado y otro que duda. Y en ese contexto, está apareciendo que el odio es el otro. El odio es un sentimiento que no prescribe. Si hay odio, no hay política". Así lo señaló el periodista Jorge Joury en el programa "A las cosas por su nombre", que conduce Hugo  Manzo por la FM 98.9, Coast y Pinamar TV.

Esta es una síntesis de lo que mencionó el periodista durante su análisis.

"Otro de los mensajes inquietantes partió del jefe del bloque oficialista en el Senado, quien pidió parar el juicio por la causa Vialidad: “Ahí se gestó el germen de la violencia extrema”, señaló José Mayans y aseguró que es necesario frenar el proceso judicial contra Cristina Kirchner y consideró: “Si no existe justicia es muy difícil que exista paz social”.

Todos somos iguales ante la justicia, por más que Mayans reclame impunidad para su jefa con la amenaza de poner en riesgo la paz social. Hay que dejarla actuar, porque es un poder independiente al que hay que respetar.
En este marco, el bloque de diputados de Juntos por el Cambio pidió la renuncia de Victoria Donda, señalando que “ejerce violencia contra opositores políticos”. Los legisladores apuntaron contra la titular del INADI que, en referencia al atentado a Cristina, aseguró que “las armas de los odiadores las cargan Macri, las Bullrich, los Milei, las Granata y los López Murphy”.

El gobierno perdió la gran oportunidad de llamar a la concordia y le abrió camino a los profetas del odio. El viernes en Plaza de Mayo, a través de discursos pirotécnicos,  se volvió a ampliar la grieta. Lo que debía haber sido un acto colectivo para defender la democracia y a una de sus líderes principales, se convirtió en  un golpe bajo, una falsa vocación de unidad nacional. 

El periodista explicó  que "existen antecedentes en el pasado que el FdT pudo haber copiado.Podemos mencionar el abrazo histórico de Peron y Balbín en Gaspar Campos y la foto del balcón de la Rosada en Semana Santa con todas las fuerzas políticas, cuando se desbarató el intento desestabilizador de los carapintadas contra Raúl Alfonsín". 

La explicación sobre la ausencia de dirigentes opositores en el escenario de plaza de mayo, fue explicado desde el oficialismo como que ese gesto quedaba para el Congreso, como si fueran actos contradictorios y no complementarios. Un llamado a los jefes de partidos con representación parlamentaria y a la Corte hubiera ofrecido otra imagen, la de los tres poderes reunidos contra la violencia, una forma de dar respuesta política e institucional a este tipo de acciones.El acto en la plaza fue la postal de otra embestida contra los fiscales, la justicia y los medios independientes, haciéndolos responsables de lo que le pasa a Cristina. Un ejemplo de ello, son los dichos del ministro del Interior, Wado de Pedro, quien señaló en las redes sociales que el ataque a la Vicepresidenta no fue obra de "un loco suelto ni es un hecho aislado. Son tres toneladas de editoriales en diarios, televisión y radios dándole lugar a discursos violentos. Son los que sembraron un clima de odio y revancha, y hoy cosechamos este resultado: el intento de asesinato a Cristina Fernández de Kirchner", enfatizó en un mensaje publicado en su cuenta personal de la red social Twitter.  

Desde la plaza se criticó el funcionamiento del Poder Judicial -con sus jueces, fiscales, defensores y códigos- como una conspiración, un acto de venganza contra la política más poderosa del país y quien conduce la coalición de gobierno.

El atentado que vivió Cristina, logró alinear a todo el peronismo en su defensa y Máximo aprovechó la oportunidad para poner en marcha el operativo clamor. En plaza de Mayo la multitud coreó varias veces el "Cristina presidente". El rumor con más fuerza es que en el suspendido acto del PJ en Merlo se iba a poner de manifiesto el anticipo del escenario electoral del 2023. Además, con las embestidas hacia la oposición, lo que se está haciendo es  invitar a Mauricio Macri a subirse al ring con Cristina y librar con ella la batalla final.

Si el gobierno logra evitar las PASO con una ley, Juntos estará en problemas en razón de que su unidad cruje por ambiciones personales que tomaron estado público. Esto aceleraría la candidatura de Macri. Si no hay Paso, Macri podría convertirse en el candidato histórico.

Detrás de su movida, lo que se puede leer es que la vicepresidenta no quiere terminar con una condena y evitar el mismo final del menemismo. No porque tenga miedo de estar presa, sino porque sería manchar su página en la historia.

En el kirchnerismo tienen en claro que la "persecución judicial" que denuncia Cristina es acaso una mejor estrategia de campaña que los pésimos indicadores de la gestión que le impedirían mostrar "logros" del actual gobierno, con un Presidente sin gestión y con casi el 90% de imagen negativa.

Además, CFK es consciente que no tiene herederos. Ni su hijo tiene chapa, ni Axel Kicillof y Wado de Pedro tampoco. Y en cuanto a Massa, su futuro pende de un hilo, si logra llegar con aguas tranquilas en la economía. Cristina tiene muy en claro, que para el kirchnerismo podría ser un fin de ciclo si gana otro partido", finalizó el periodista.

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias