miércoles 08 de febrero de 2023 - Edición Nº2512
Impulsobaires » La Plata » 13 oct 2022

Lo que viene

Matemática aplicada a la interna radical de La Plata: ¿cómo entender lo que pasa?

Lo que se juega en la interna radical de La Plata de la que el microclima político habla es una pregunta interesante en esta semana. Se aguarda una batalla fuerte de confirmarse la confrontación entre Pablo Nicoletti y Sergio Panella. Qué es ganar, para qué sirve ganar y cómo afectará a Juntos. Números que asustan y otros que parecen ironías.


Por: Redacción

Según la versión del padrón de afiliados de hace una semana atrás, para el 13 de noviembre están habilitados para votar 32.868 afiliados distribuidos en ocho secciones electorales de La Plata. Las más populosas son la Quinta (Los Hornos, Altos de San Lorenzo, Villa Elvira, Barrio Aeropuerto y zona sur) y la Sexta (Tolosa, Ringuelet, Gonnet, City Bell, Villa Elisa y localidades vecinas); pero la Séptima (Olmos, Abasto, Melchor Romero, y el resto de la zona oeste) tiene un registro bajo (+/- 2.500 electores) aunque podría ser la clave en cuanto a participación. En tanto, los comités de menor caudal son la Primera (microcentro); Segunda (Terminal de Ómnibus / Barrio Hipódromo); Tercera (Parque Saavedra); Octava (La Loma), y Novena (Hospital San Martín / Barrio El Mondongo).

Teniendo en cuenta un promedio de las últimas contiendas podría participar de piso 15% de afiliados y de techo 22%, lo que determinaría que la concurrencia a las urnas sería entre 4900 y 7200 afiliados aproximadamente.

En ese marco, las secciones Quinta y Sexta están conteniendo a más de la mitad de la masa de afiliados, lo que no se traduce en que representarían en participación efectiva entre 2500 y 3500 afiliados, aunque podrían estar cerca de esos números. Pero una sección clave termina siendo la Séptima, que tiene un padrón chico y si no se la controla detenidamente la concurrencia a las urnas podría ser bastante superior a la media, o sea que para algunos esquemas de participación no sería una exageración pensar en 35 a 40% de participación.

Ahora bien, cada una de esas secciones electorales representadas por un comité elige además de sus autoridades locales a tres delegados a la Junta Central, que es el máximo organismo de conducción partidaria y que además de manera directa elige presidente y vicepresidente, y a ellos se les suma un delegado de la Juventud Radical y otro de la Organización de Trabajadores Radicales.

La lista favorita es la que encabeza Pablo Nicoletti, y allí comulga su propio espacio Evolución Radical, y logró incorporar al ex concejal Guillermo Duva (Abasto), a la Corriente de Opinión Nacional de Federico Storani, al diputado Claudio Frangul y al Rapaca, espacio que hoy conduce la UCR y tiene como principales figuras al concejal y presidente de la Junta Central radical, Diego Rovella, y al diputado Miguel Bazze. Además, hay otros grupos menores que se anexaron.

Según sus armadores representan el 90% del partido radical platense en espacios.

Por otro lado, aparece el ex diputado Sergio Panella, que representa al espacio Adelante, que a nivel provincial se encolumna con el presidente de la UCR bonaerense, Maximiliano Abad, y en el plano local coinciden el secretario general de la Municipalidad, Raúl Cadaá, el ex concejal Raúl Abraham, y muy posiblemente el sector Avancemos, representado por Pablo Juliano, hombre de confianza de Abad y del diputado Facundo Manes.

Ahora bien, teniendo en cuenta que además de Panella, Rovella, Bazze, Duva y Frangul eran parte de Adelante y ahora se inclinan por el candidato de Evolución en términos matemáticos exclusivamente se podría decir que restan aporte electoral al “abadismo” y se lo anexan a Nicoletti, por lo tanto la ecuación estaría bastante resuelta (Storani en la última contienda estaba apoyando a Nicoletti o sea que sigue en el mismo lugar). Entonces ¿qué se espera de Panella?.

Con esos apuntes vamos a ver las preguntas básicas para saber como se puede leer un resultado luego de una interna:

    Si el espacio “Evolución” y agregados dice que representan el 90% del Partido Radical deberían representar el 90% de los votos, o sea depende la concurrencia serían entre 4.500 y 6500 electores. Si consiguen ese nivel la coalición es un éxito.

    Panella hoy tiene la conducción de dos comités (Tercera y Novena) y seis delegados, por lo tanto para que su participación en la elección interna sea exitosa al menos debería mantener lo que consiguió en la última contienda. 

    Teniendo en cuenta que en la elección interna de hace menos de un año en donde se enfrentaron Diego Rovella y Pablo Nicoletti consiguieron 4.077 votos el primero y 3.137 votos el segundo, o sea 7.214 votos se entiende que la UCR deberá aumentar esa participación electoral para que la movilización sea un éxito, sino podría ser un fracaso.

    Si Nicoletti consigue más de dos tercios del plenario de la Junta Central y además tiene influencia sobre la mayoría de esos delegados habrá logrado un éxito.

    Si Panella consigue al menos seis delegados al plenario de la Junta Central podría decir que consiguió un buen objetivo porque luego podrán ser determinantes ya que sería un polo de poder importante porque posiblemente ningún otro grupo del radicalismo local tenga seis delegados. En ese marco el poder está no tanto en la cantidad total de delegados que luego cada grupo de la coalición ganadora tendrá, sino la relación entre lo que tiene y el total, y allí de no haber coincidencia determinará el resultado el factor de la nómina que perdió la contienda.

La interna radical de La Plata se jugaría con enorme aparato, y las cifras que se escuchan desde distintos campamentos ubican un promedio de entre 54 a 76 dólares por afiliado, ese promedio no se debe al afiliado que concurre libremente sino a la enorme estructura que se mueve detrás del traslado de electores. O sea, mover la interna radical con aparato tendrá un costo impresionante.

Las internas de la UCR se inscriben en prácticas populistas desde hace largos años, porque todo el manejo punteril obedece a esa referencia. 

En tanto, hay que ver cómo repercute la participación electoral en la relación con el Pro y otros espacios de Juntos. Si la UCR logra movilizar alrededor de siete mil afiliados (aunque sea por aparato y en gran parte por ayudas de todo tipo) podría tener una relación de fuerza importante ante sus socios sobre todo porque en pocos meses se deben discutir las listas electivas. Ahora bien, si el radicalismo moviliza menos que en la última interna su situación ante el Pro sería de más debilidad que la actual.

De haber confrontación seguramente será muy hostil con acusaciones de altísimo tono, sobre todo muchas que no tendrán una explicación razonable según lo que viene trascendiendo.
 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias