21/06/2024 - Edición Nº3011

La Plata

Lo que dejó una contienda

Interna radical platense: una novela de bajo rating, costosa y llena de extras

16/11/2022 | El radicalismo de La Plata está en baja hasta en el interés público con respecto a los escándalos, y así quedó confirmado luego del proceso de la última contienda interna en donde, a diferencia de otras veces, no tuvo centralidad mediática.


por Redacción


Hasta la elección interna de hace casi dos años, las noticias vinculadas con la interna radical tenían más seguidores o eran más buscadas en los diferentes medios, pero en esta última oportunidad hay coincidencia entre varios analistas platenses de la realidad que quedó en un plano muy inferior.

Incluso en Impulso Baires, un medio caracterizado históricamente por seguir de cerca el acontecer radical, la interna no tuvo el interés de otras oportunidades y eso se refleja en que rara vez coticen entre las primeras en consultas.

La interna del pasado domingo, en donde votaron menos de siete mil afiliados sobre un total de casi 33 mil, se desarrolló con la movilización de fuerte y muy costoso aparato en los barrios y localidades, y las pruebas son contundentes. Por ejemplo, entre las secciones Quinta (Villa, Elvira, Altos de San Lorenzo y Los Hornos), Sexta y Séptima, votaron alrededor de 4.850 personas sobre un total de 6.680 electores, o sea un 73% lo hizo en lugares en donde la movilización es la característica central en gran medida, lo que queda un movimiento de menos del 30% para distribuir entre los comités del Casco Fundacional.

Ni todo el 73% es aparato, ni todo el resto es espontaneo, pero lo cierto es que si no hubiese sido por la enorme cantidad de recursos inyectados el día de la elección el trámite no hubiese sido superior a unos 2.000 o 2.500 votantes, lo que habla en sí mismo de la baja expectativa en el radical tradicional sobre su propio Partido, o dicho de otro modo, el bajo vínculo entre un afiliado radical y los que se atribuyen calidad de referentes.

Y como el clientelismo terminó siendo una de las variables más importantes para determinar la participación del domingo, también constituye la cuestión central para entender semejante escándalo en el que concluyó la contienda cuando incluso a mitad de semana todavía se siguen tirando porcentajes de una lista a la otra para ver quién “acertó” más en la cuenta.

Pero ese clientelismo terminó involucrando a los socios de Juntos que fueron a buscar los propios radicales para que los auxilien, y hasta se involucraron de manera directa referentes de la Universidad pública lo que hace que el cuadro sea realmente escandaloso.

Hay un clásico que se repite y es que en interna hay referentes radicales que tienen como costumbre histórica de pedir “auxilio” a otros sectores, en este caso pudo haber sido el Pro, también al peronismo kirchernista con militancia o relación en la universidad pública, o hasta incluso la Coalición Cívica o ex referentes de esa fuerza.

La nómina que ganó la contienda con un 60%, encabezada por el hasta ahora funcionario comunal Pablo Nicoletti, terminó el domingo cantando contra sus socios del Pro, repartiendo críticas ácidas contra el titular del Comité Provincia, Maximiliano Abad, y lo propio realizaron contra el diputado nacional, Facundo Manes.

Así es que la conducción de Nicoletti comenzó estallada, y por lo bajo algunos de sus socios más moderados atribuyen a una fuerte influencia del ex ministro del Interior, Federico Storani, en una especie de cruzada “anti Pro” en la que el nuevo jefe partidario local es parte importante, ya sea con acciones concretas que demuestran esa tendencia o de aplaudidor de declaraciones del ex jefe de la Junta Coordinadora Nacional.

A todo esto, entre el cuerpo de delegados en el plenario del Partido, la primera minoría como línea interna es “Adelante”, con ocho representas que responden al tándem “abadista” compuesto por Sergio Panella y Raúl Cadaá, mientras que seis están relacionados con los diputados Miguel Bazze y Diego Rovella, tres con Nicoletti (Evolución Radical), dos con Storani (Corriente de Opinión Nacional), dos con el dirigente Ignacio Gando, uno con sectores vinculados con la UNLP, uno con el diputado Claudio Frangul, y otro con el ex concejal Guillermo Duva.

De esa manera los dos datos centrales son la fuerza que tendrá en ese plenario el “abadismo” con los delegados de Panella y Cadaá (8), lo mismo con los del Rapaca de Bazze y Rovella (6), y llama la atención la poca fuerza propia de Nicoletti, que solo será respaldado por tres delegados de manera directa. Y ahí no se entiende cómo un dirigente con tan pocos delegados propios en lugar de buscar puentes de diálogos terminó rompiendo todo antes de asumir.