viernes 03 de febrero de 2023 - Edición Nº2507
Impulsobaires » Politica » 2 dic 2022

Se picó

Un homenaje al abrazo entre Perón y Balbín repleto de faltazos y polémicas

A toda orquesta hace unos días se anunció un conversatorio conmemorando el cincuenta aniversario del abrazo entre el ex presidente Juan Domingo Perón y el líder radical Ricardo Balbín que sus partidarios lo consideran como un auspicio de unidad nacional. El evento se realizó ayer en la Cámara de Diputados de la Nación, pero reinaron los faltazos y la polémica. La unidad desunida.


Por: Redacción


Según un flyer firmado por la Comisión de Homenaje a Ricardo Balbín y con el logo de la Cámara de Diputados de la Nación se invitaba para el día de ayer en el Congreso a un evento denominado “Conversatorio Político Nacional”, a 50 años del abrazo Perón – Balbín: el gesto político que marcó una época y aún sigue vigente”.

En el programa se anunciaba una apertura, a cargo de la presidenta de la Cámara de Diputados de la Nación, Cecilia Moreau, y la presencia del ministro del Interior, Eduardo De Pedro, el presidente de la UCR nacional, gobernador de Jujuy, Gerardo Morales; la diputada radical Karina Banfi; el diputado kirchnerista José Luis Gioja; el diputado kirchnerista Leopoldo Moreau; el ex diputado radical Rafael Pascual; la diputada nacional Roxana Bertone; el ex ministro de Trabajo radical Juan Manuel Casella; y el diputado provincia Emiliano Balbín. La moderación estaría a cargo de Andrés García, titular de la Comisión de Homenaje Permanente a Balbín.

Día previos se armó fuerte revuelo entre históricos radicales platenses, varios de ellos de extracción balbinistas, molestos con la presencia de tantos kirchneristas y en especial por la participación de Leopoldo Moreau, ex radical y una de las espadas más picantes de la vicepresidencia Cristina Kirchner: “que esté Cecilia (Moreau) en la invitación es pertinente por su cargo institucional como presidenta de la Cámara de Diputados, pero no parece un buen gesto que también esté Leopoldo, sobre todo por sus posturas tan radicalizadas en el kirchnerismo después de haber construido su carrera política en la UCR”.

Pero el tema no quedó en esa sola crítica, que a decir verdad fue en otras palabras y mucho más duras pero por decoro y respeto a la situación se intentaron suavizar, sino que el descontento también es contra el diputado Balbín, nieto de Ricardo Balbín y organizador del evento, y mucho más con la Comisión de Homenaje Permanente, a quienes varios radicales del Comité de la Sección Primera, -que casualmente se llama Casa Radical Ricardo Balbín-, manifestaron su enfado: “fueron sectarios, hacen todo como quiere y son excluyentes”, se quejó un conocido dirigente que en el pasado ocupó cargos partidarios altos en la JR de esa sede.

La cuestión es que el clima de enojo fue creciendo, y una noche antes se empezó a conocer que la diputada Banfi y el gobernador Morales no iban a asistir, y tampoco otros referentes radicales como por ejemplo Pascual. Eso es lo que se comentaba en los pasillos radicales.

Y la situación tomó un tono mucho más polémico porque además el radicalismo, como parte de Juntos, ayer manifestó su descontento en la sesión de Diputados con la titular del Cuerpo, Cecilia Moreau, en lo que terminó todo en una gran polémica.
Además, y volviendo al cónclave balbinista, entre radicales de La Plata también decían: “no invitaron a nadie del Pro, por ejemplo, y un detalle no menor es que tampoco estaba en la nómina de invitados el intendente Julio Garro, que es platense tanto como lo era Balbín, un verdadero despropósito”.

La cuestión es que el homenaje se hizo repleto de faltazos, tal es así que de todos los anunciados el que ofició de vocero fue Casella, que terminó encabezando el evento que intentó imitar el abrazo, pero consiguió lo contario: muestras de desunión.
"Hoy no veo condiciones para un acuerdo, pero hay que encontrarlas. Debemos tener presente la necesidad de coincidir, porque los problemas estructurales de la Argentina requieren soluciones colectivas, no individuales", llegó a opinar Casella luego del evento y respondiendo a pocos requerimientos mediáticos.

Un radical del Comité de la Sección Primera, que ya peina canas y ocupó importantes cargos partidarios, razonó anoche ante este portal a modo de lamento: “el momento políticamente generado por los odiadores seriales ultra K no era el mejor para compartir nada con esa casta” y agregó “hoy no están dadas las cosas para mezclarse con esos reyes del cambalache político argentino”, aunque elogió el sentido del abrazo de hace cincuenta años entre los dos grandes líderes de la política argentina de la segunda mitad del siglo pasado.

En tanto, exultante por el faltazo de radicales de fuste, el referente de Radicales para la Libertad y ex presidente de la Juventud Radical de La Plata, Ricardo Ferrer Picado, razonó al respecto: “afortunadamente fue un muy mal acto y pésimamente organizado y con escasa concurrencia pese a los resortes logrados de la Cámara de Diputados bonaerense y la presidencia de la Cámara baja nacional. hoy no fueron ni la diputada nacional Banfi, ni el presidente del partido Gerardo Morales ni el ex presidente de la Cámara de Diputados Rafael Pascual, para no ser parte de la entrega y el pretendido acto K Moreau para apropiarse de la figura de Balbín y legitimares a costa de JxC y la credibilidad del radicalismo vehiculizado por una comisión de personas que no saben quién fue Balbin. Nuevamente los hechos hablan por sí mismos y se confirma que hay dignidad”.
 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias