viernes 03 de febrero de 2023 - Edición Nº2507
Impulsobaires » Politica » 3 dic 2022

Contrapoder

Cristina se enfrenta a su momento más duro

Esta vez no alcanzará la metáfora "pelotón de fusilamiento". Tampoco la presunta convulsión social, que se pretenda utilizar a la manera de presión para los jueces, como la movida del gremio de ATE y la pueblada proyectada por el trasnochado dirigente Luis D'Elia. Será el largo brazo de la Justicia el que está por llegar el próximo martes para Cristina Kirchner. Expertos judiciales independientes y los propios defensores kirchneristas creen que la vicepresidenta será condenada a entre 5 y 7 años el martes próximo por la Causa Vialidad.


Por: Jorge Joury

En términos de lo que puede ocurrir, es muy probable que cuando el caso Vialidad tenga una condena firme, la vicepresidenta ya haya cumplido los 70 años, que celebrará el próximo 19 de febrero. Podrá, entonces, gozar del beneficio de la prisión domiciliaria. 
Aún así, para hacer efecto un arresto domiciliario, deberá analizarse primero si cuenta con fueros al momento de una condena firme.

Como vicepresidenta, tiene fueros que la protegen con inmunidad de arresto, al igual que el Presidente. Para ser eventualmente detenida deberá ser sometida a juicio político. Si entonces tuviera fueros parlamentarios como senadora o diputada, la Cámara legislativa que integre deberá decidir sobre su desafuero.

Hay 15 toneladas de pruebas en voluminosos expedientes que ponen un pie firme en la causa y sepultan cualquier posibilidad de absolución. Si los pronósticos se hacen realidad, CFK pasará por primera vez una navidad negra y seguramente sentirá en la propia piel que a futuro hasta sus hijos pueden quedar atrapados en la telaraña que ella misma tejió.

Tanto en el Instituto Patria, como en el entorno de los propios abogados defensores, jamás admitirán en voz alta el peor desenlace, pero paladean que el veredicto de los jueces Rodrigo Giménez Uriburu, Andrés Basso y Jorge Gorini será una suerte de latigazo. 

La mayoría de los juristas que evaluaron la letra fina de la causa, coinciden en que Cristina tendrá una condena de aproximadamente la mitad del pedido de doce años que reclamaron los fiscales Luciani y Mola. Es decir, podrían tocarle de entre cinco y siete años.

En lo que tiene que ver con los argumentos de la condena, esos mismos especialistas creen que el Tribunal posiblemente no convalide la figura de la asociación ilícita, una de las teorías planteadas por los fiscales cuando acusaron a la Vicepresidenta de liderar una verdadera “matriz de la corrupción” junto al resto de los acusados.

Lo que sí quedaría en pie como uno de los pilares fundamentales, es el argumento del “fraude al Estado”, donde estaría probado que la obra pública de la provincia de Santa Cruz fue direccionada hacia la empresa de Lázaro Báez para generar ganancias propias a través de terceros y provocando un quebranto por sobreprecios a las arcas públicas. La pena en estos casos, va de dos a seis años de prisión según el Código Penal.

Lo que también se mantendría firme de la acusación es la inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos, porque toda condena a funcionarios públicos cometidos durante el ejercicio del poder de turno implica la inhabilitación como pena accesoria.

No obstante, Cristina no irá a prisión. Es más, hasta podrá ser candidata electoral a cualquier cargo. Esto es porque debe haber condena firme para las dos instancias, y la decisión del TOF 2 tiene dos posibilidades de apelación: la Cámara de Casación y la Corte Suprema de Justicia, recursos que seguramente ejercerá la defensa de la Vicepresidenta si hay condena, o los mismos fiscales si el veredicto termina en absolución para Cristina.

Es probable que el martes el clima sea tenso frente a los tribunales de Comodoro PY. Daniel Catalano, titular de la Asociación de Trabajadores del Estado, es el dirigente que amenazó con una protesta, además de paralizar al Estado. Este hombre estudió para ser director técnico de fútbol y quizás por eso se siente dueño de la pelota. O del Estado, en realidad.“Si la tocan a Cristina... paramos el Estado. Los trabajadores no vamos a permitir un Lula en nuestro país. Basta de lawfare y persecución política”, publicó en Twitter.

Catalano es  uno de los principales exponentes del sindicalismo K, tiene 48 años, dos hijos, trabajó en la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENNAF) y el 9 de noviembre pasado fue elegido secretario adjunto de la CTA kirchnerista que conduce Hugo Yasky.

En 2020, Catalano, un confeso simpatizante de Hugo Chávez, se puso al frente de un grupo de ATE Capital para disolver un cacerolazo opositor ante el departamento de la Vicepresidenta. Es uno de los máximos promotores del regreso de su líder política a la Casa Rosada: “Cristina es la mayor dirigente, la principal militante y la mejor estadista que tiene la Argentina. Es lo mejor que nos pasó y por eso la queremos. El futuro es con ella. El 2023 es con Cristina Fernández de Kirchner”, dijo hace tres meses.

Si recorremos el largo y espinoso camino de las sospechas, la fortuna de los Kirchner siempre estuvo bajo la lupa. Le  hizo ruido a la justicia y a gran parte de los argentinos la manera vertiginosa de apilar bienes y efectivo, menos a los fanáticos que aún se niegan a admitir que se perdieron miles de millones de dólares que hoy podrían estar en viviendas, cloacas, agua potable y pavimento.

Una encuesta de la Universidad de Buenos Aires, señala que el 80% de la población cree que Cristina es culpable. Ella lo sabe, pero le sigue hablando al 20% de fanáticos que creen en su relato y que el dinero fue un milagro del derrotero de "dos abogados exitosos", como ellos mismos de auto titularon en su momento.

En su libro "El orígen", Mariana Zuvic pinta de cuerpo entero a los Kirchner. Dice que llegaron a San Cruz con una mano atrás y otra delante, en un auto viejo. Pero entre 1977 y 1982,  compraron veintiuna propiedades. Coincidió con la aplicación de la circular 1050 por parte del BCRA a partir de 1980, durante la gestión de José Alfredo Martínez de Hoz. El estudio jurídico de Néstor y Cristina... era exitoso de un modo perverso. Se  dedicaba a cobranzas y recupero de deuda. “Ese mecanismo que aplicaban con sus clientes más chicos creció de forma exponencial de la mano de Finsud SA y la circular 1050. Pero la verdad es que, a través de Finsud, Néstor Kirchner lavó plata de la dictadura. Su primera fortuna la amasó de esa forma, como un testaferro de los militares. Luego descubrió el negocio de la obra pública cuando llegó al gobierno en Santa Cruz", aclara la diputada de la CC- ARI.

La investigación del fiscal Luciani, hace foco en que  con esta metodología los K se apropiaron del equivalente a 20 veces el territorio de la capital federal, además se servirse de cifras obscenas que están en hoteles, departamentos, estancias y cuentas en paraísos artificiales. Todo es producto de las debilidad de los Kirchner por invertir a través de testaferros que no solo fue Báez. Hasta extendieron sus tentáculos en el exterior. Por ejemplo, compraron lujosos condominios en Miami y Nueva York . La primera parte de esa operación fue comandada directamente por Néstor Kirchner, que le encargó el trasiego del dinero a su entonces secretario privado Daniel Muñoz , quien murió de cáncer seis años después que el expresidente, en 2016. Muñoz había creado con su esposa, Carolina Pochetti, varias empresas en paraísos fiscales y una amplia estructura de testaferros. Cuando Muñoz murió ya estaba siendo investigado por la Justicia local.

Hasta el propio dirigente social Juan Grabois sorprendió en su momento al asegurar que le hace “ruido” el patrimonio de la familia Kirchner y planteó que la Vicepresidenta y su hijo Máximo tienen “los usos y costumbres de la burguesía argentina”.La sospecha de la corrupción siempre estuvo en el ADN de la familia K. El escándalo de los cuadernos de las coimas también comprometió a Néstor y Cristina, acusados de recibir millones de dólares por parte de los empresarios beneficiados con contratos de obras públicas. El último en referirse a la recaudación fue el exfuncionario Claudio Uberti, quien sostuvo que el día que murió el ex presidente "en el departamento de Juncal en Recoleta, donde vive actualmente Cristina, había 60 millones de dólares encanutados".

Años atrás, Néstor Kirchner había dejado expuesta su devoción por el dinero y las cajas fuertes, en un video que reveló el programa Periodismo Para Todos (PPT) de Jorge Lanata. "Cuando veo estas cajas.. ¡Éxtasis!", expresó el por entonces gobernador de la provincia de Santa Cruz, quien de inmediato miró al camarógrafo y le dijo: "¿No me habrás filmado, no?". Sí lo había hecho. Y algo parecido quedó grabado, cuando el ex ministro de Economía de Carlos Menem, Domingo Cavallo, le envió 600 millones de dólares en concepto de regalías petroleras. "Tengo 600 millones", dijo creyendo que era el corte de su anuncio al pueblo santacruceño, pero un camarógrafo lo dejó grabado. Y hoy se puede encontrar en Youtube.

Ese dinero cayó en un agujero negro, hasta hoy inexpugnable. Paralelamente, nunca se dio una cifra exacta de lo colocado en el exterior, ni se precisó en qué banca extranjera está. Tampoco hay información sobre los intereses y los intermediarios que participaron de la operación.

Kirchner fue siempre de la idea de que para ganar elecciones hay que hacer caja, pero también la hizo en beneficio propio. Cuentan que un día el ex presidente preguntó qué había que hacer para sentarse en igualdad de condiciones en la misma mesa con los empresarios más poderosos del país. Y alguien le aconsejó: "si tenés 5 mil millones de dólares en negro, sos Pablo Escobar Gaviria. En cambio, si blanqueas 1.200, ya estás en condiciones de sentarte a discutir con ellos", le respondieron. No hace falta hacer más historia para comprender el final de la película.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la Universidad Nacional de La Plata. El 22 de noviembre de 2017, el Concejo Deliberante de La Plata lo declaró "personalidad destacada en el periodismo".
 

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias