15/06/2024 - Edición Nº3005

Politica

Contrapoder

El coraje de convertirse en el jefe de todos

11/04/2023 | La decisión fue tomada hace poco más de una semana. Pero antes era necesario fabricar el microclima que le diera la suficiente centralidad en los medios. Y lo logró. El anuncio oficial de Horacio Rodríguez Larreta de convocar a elecciones concurrentes en la ciudad de Buenos Aires implica, en los hechos, más allá de un formato electoral inesperado, la decisión de no convertirse en otro Alberto Fernández, dejar de estar a la sombra de su padre político y consolidarse definitivamente como el jefe de todos.


por Jorge Joury *


Lo que hizo en definitiva, fue dejar en claro un gesto de autoridad y, sobre todo, de autonomía política. El mandamás del gobierno porteño, le gritó al electorado que no quiere ser el chirolita de nadie y pretende tomar distancia del mal ejemplo en la tortuosa relación política entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Hablando en criollo: salió a pelear de manera absoluta el liderazgo del partido amarillo.

Larreta sabe que para lo que viene, en caso de que le toque sentarse en el sillón de Rivadavia, habrá que buscar consensos principalmente, con el peronismo, pero demostrar también que tiene lo que hay que poner para que no le tuerzan el brazo.

Para Mauricio Macri fue una "profunda desilusión" porque pensaba que uno de sus hijos dilectos no lo iba a desautorizar de esta manera. No obstante, el anuncio de que se vote de manera separada pero el mismo día a presidente y jefe de Gobierno, más allá de que pueda mejorar las chances de Martín Lousteau -que carece de un presidenciable competitivo- encolumna a todos los adversarios de Larreta y reordena la grilla de pesos pesados de Juntos por el Cambio. Tanto el radicalismo, como Elisa Carrió, la jefa de la CC, le dieron sus bendiciones, lo cual le da músculo político de unidad a la coalición opositora.

El mensaje de Larreta también tiene como destinatarios a Patricia Bullrich, María Eugenia Vidal y al primo Jorge. Pero, en verdad, cristaliza lo que estará en juego el 13 de agosto: el liderazgo de Juntos por el Cambio. El jefe de Gobierno decidió ir al encuentro de un destino de confrontación que la decisión del ex presidente de no competir le había negado y le dejó picando dudas en cuanto al camino que le toca recorrer.

Macri quería mostrar que quiere ser más juez que parte del futuro de Juntos por el Cambio y rechazó la idea de las elecciones concurrentes.

Ahora, en las escuelas porteñas, con boleta electrónica y dos urnas, es donde se dirimirá la conducción de una coalición política que -en caso de ganar- deberá enfrentar reformas y un ajuste de enormes proporciones para establecer un orden fiscal. Ya no habrá lugar para un poder bifronte, ni disidencias. Ahora, ni Macri ni  Cristina, podrán ordenar las fichas y los tiempos políticos de cada una de sus coaliciones.

Mientras arde la interna del PRO, Larreta tiene que esperar que los melones se acomoden  sobre la caja del camión.

La diferencia entre Patricia y él, es que el jefe de Gobierno porteño cree que debe buscar los votos en el centro y en el peronismo, lugar desde donde viene, mientras la ex ministra de Seguridad está convencida que los hallará en la cantera de la derecha más dura, donde compite con Javier Milei.

La decisión de Larreta ya no tiene vuelta atrás. La familia del PRO vive durante estas horas su peor momento de zozobra interna y brotan las especulaciones por los poros de la caparazón amarilla.

La idea de Macri era que la Ciudad tuviera un solo candidato del PRO a jefe de gobierno en las boletas de Rodríguez Larreta y de Bullrich. Obviamente, él prefiere a su primo, Jorge y que Martín Lousteau fuera solo en la boleta de la UCR, además que todo se vote en las mismas fechas con listas sábanas.

En cambio, Larreta plantea la elección concurrente a nivel nacional y en la Ciudad,  con boleta única. En ese escenario, Lousteau y el candidato del PRO competirán mano a mano para ver quien es el candidato a jefe de gobierno por Juntos en la Ciudad. 

Larreta aceptaría a Jorge Macri como candidato si en las encuestas mide mejor que Fernán Quirós y Soledad Acuña, quienes aún se mantienen en carrera. “ En este contexto, ahora hay que ver quien es el candidato del PRO”, es la frase que recorre todos los rincones del edificio inteligente de la calle Uspallata.

Patricia Bullrich y María Eugenia Vidal se alinean detrás de la estrategia de Macri. Mismas fechas y boletas sábanas.

La UCR y la Coalición Cívica dejaron en claro que respaldan las elecciones concurrentes. Además,  se oponen a que Macri mantenga su liderazgo en el espectro opositor. 

Macri acusa a Larreta de querer entregar CABA. Es de la creencia que si la elección en la Ciudad se hace con boleta única, el candidato del PRO podría ser derrotado por Lousteau y perder el control del gobierno porteño que dominan con celo desde hace 16 años. 

En cambio, tanto Larreta como sus asesores están convencidos que cualquier candidato del PRO, ya sea Jorge Macri, Quirós o Acuña pueden vencer a Lousteau. Y que la elección con boleta única le restará chances al candidato que presente Javier Milei en la Ciudad.

El plazo de la Justicia Electoral establecía que Rodríguez Larreta debía hacer pública su decisión antes del viernes. Y así lo hizo, considerando que si no podía imponer las condiciones en el distrito que gobierna, se convertiría a futuro en un candidato presidencial débil.

También sabe que con las elecciones con boleta única en la Ciudad si el representante del PRO pierde las internas con Lousteau, su candidatura presidencial recibiría un mazazo demoledor. La de Larreta es una demostración de fuerza por donde se la mire. Tiene en claro que Balcarce 50 está a un paso y hay que izar las banderas del coraje. Es a todo o nada. A matar o morir.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la Universidad Nacional de La Plata. El 22 de noviembre de 2017, el Concejo Deliberante de La Plata lo declaró "personalidad destacada en el periodismo".