18/05/2024 - Edición Nº2977

Mundo

Nueva York

A 18 meses de la invasión rusa a Ucrania: “las cifras por sí solas cuentan una historia horrible”, dicen en debate de ONU

25/08/2023 | Las Naciones Unidas siguen comprometidas con la soberanía y la integridad territorial de Ucrania en medio de ataques indefendibles contra civiles e infraestructuras, dijo hoy (por ayer 24 de agosto de 2023) un alto funcionario de las Naciones Unidas al Consejo de Seguridad, mientras los oradores hacían balance del impacto de la guerra en los niños de Ucrania en el trigésimo segundo aniversario de la destrucción de ese país.


por Redacción


Rosemary DiCarlo, Secretaria General Adjunta de Asuntos Políticos y de Consolidación de la Paz, señaló que hoy (por ayer) se cumplen 18 meses desde que la Federación de Rusia lanzó su invasión a gran escala de Ucrania y dijo que “las cifras por sí solas cuentan una historia horrible”. Citando cifras confirmadas de al menos 9.444 civiles muertos -incluidos 545 niños- y casi 17.000 heridos, añadió que "las cifras reales probablemente sean mucho más altas". Y, desde la retirada de Moscú el 17 de julio de la Iniciativa de Granos del Mar Negro, los combates no han hecho más que intensificarse.

Al detallar los ataques de la Federación Rusa contra los puertos, el patrimonio cultural y la infraestructura civil de Ucrania, lamentó que la ONU todavía no tenga el acceso necesario para verificar las acusaciones de violaciones contra niños en el territorio de Ucrania bajo control de Moscú o en la propia Federación Rusa. Los ataques contra civiles e infraestructuras civiles son "indefendibles", subrayó, subrayando el compromiso "inquebrantable" de la ONU con la soberanía, la independencia y la integridad territorial de Ucrania dentro de sus fronteras internacionalmente reconocidas.

Kateryna Rashevska, experta jurídica del Centro Regional de Derechos Humanos, informó a continuación que agentes de la Federación Rusa han llevado al menos 19.546 niños a ese país desde Ucrania desde el 18 de febrero de 2022. Entre otras violaciones, se les impone la ciudadanía rusa y se les prohibido hablar y aprender el idioma ucraniano o preservar su identidad ucraniana. "Dejar a los niños ucranianos en Rusia significa seguir violando sus derechos", subrayó, e instó al Consejo a "ayudar al regreso de los niños ucranianos".

También informó al Consejo Mykola Kuleba, director ejecutivo de Save Ukraine, quien dijo que, cuando la Federación Rusa comenzó “su guerra de genocidio contra nuestro país” en 2014, más de 1 millón de niños ucranianos terminaron en los territorios ocupados de Crimea. y Donbas y luego fueron deportados a Moscú. Robados y convertidos en armas, miles de ellos ahora luchan contra su patria. "Tenéis el poder de ayudar a estos niños", subrayó, instando al Consejo a actuar para reunificar a las familias.

En el debate que siguió, muchos oradores destacaron el impacto de la violencia en la población civil, instando a un cese de las hostilidades y a la reanudación del diálogo. Otros destacaron las ramificaciones globales del conflicto y pidieron la reanudación de la Iniciativa de Granos del Mar Negro. El tratamiento de los niños, sin embargo, ocupó un lugar central.

El representante de la Federación de Rusia dijo que la tragedia de Kiev comenzó cuando “Occidente eligió a Ucrania como peón para luchar contra Rusia y debilitarla”. Citando la guerra iniciada por el “régimen de Kiev” contra sus propios ciudadanos de habla rusa en 2014, destacó que su país se vio “obligado a salir en defensa de las mujeres, los niños y los ancianos, que estaban siendo destruidos por Ucrania después de que ese país y Occidente se negó rotundamente a cumplir los acuerdos de Minsk”.

Sin embargo, el representante de Ucrania destacó que la Federación Rusa ha aplicado una política de secuestro masivo y adoctrinamiento por la fuerza de niños ucranianos desde 2014. “La agresión de Rusia tiene que ver con el futuro de Ucrania, y no hay futuro sin niños”, observó, y pidió que las Naciones Unidas agencias y funcionarios para monitorear e informar adecuadamente sobre los secuestros masivos de niños de los territorios ocupados de Ucrania a la Federación de Rusia y Bielorrusia.

El representante de Albania se unió a otros al afirmar que Moscú “no ha logrado convencer al mundo de que sus campos de reeducación y adopciones forzadas son, como se describe, acciones humanitarias”. Recordó que, basándose en pruebas contundentes sobre la deportación ilegal de niños, la Corte Penal Internacional emitió órdenes de arresto contra el Presidente y Comisionado para los Derechos del Niño de la Federación de Rusia.

El representante de Japón, igualmente, subrayó que por mucho que Moscú intentara engañar al mundo, “estamos unidos en nuestra voz de que la agresión de Rusia contra Ucrania no es más que una flagrante violación de la Carta de la ONU”. Mientras las familias están siendo destrozadas por las deportaciones ilegales, instó a una paz justa y duradera para Ucrania y destacó una reciente conferencia con ese fin celebrada en Arabia Saudita con la participación de más de 40 países.

El representante de los Emiratos Árabes Unidos también expresó alarma por los informes de secuestros de niños y traslados forzosos en Ucrania, e instó a las partes en el conflicto a facilitar la reunificación de esos niños con sus familias y a que los Estados cooperaran con la Agencia Central de Búsquedas de la Agencia Internacional. Comité de la Cruz Roja (CICR). También pidió un cese de las hostilidades y una solución diplomática acorde con el derecho internacional.

En ese sentido, el representante de Mozambique, recordando la experiencia de África en la mediación y resolución de conflictos, subrayó el carácter indispensable del diálogo y la diplomacia. El representante de Ghana también subrayó que abrazar el diálogo y la diplomacia sigue siendo la mejor opción de Moscú para resolver sus preocupaciones de seguridad declaradas. El representante de China subrayó que "la seguridad de todos los Estados es indivisible" y añadió que la crisis de Ucrania demuestra que provocar enfrentamientos en bloque y buscar una seguridad absoluta "no funciona".

El representante de Ecuador, por su parte, cuestionó si las autoridades de la Federación Rusa han pensado en la posición del país ante la comunidad internacional una vez termine el conflicto. Subrayó que hoy los Estados no se miden por su poder nuclear, el territorio que arrebatan a sus vecinos o el miedo que infunden. Más bien, se los mide por su cultura cosmopolita, instituciones democráticas, tolerancia, creatividad artística, progreso tecnológico y respeto por la ley y los derechos humanos.